sábado, 25 de marzo de 2017

Está pasando:

Alta dirección

Solo el jefe puede acabar con los rumores en la empresa

  • Los cotilleos, aunque no pueden evitarse en su totalidad, se combaten con confianza
Imprimir
Solo el jefe puede acabar con los rumores en la empresa

(Thinkstock)

La empresa que no se ve afectada por los rumores, los cotilleos o los chismes, sencillamente no existe. La comunicación de una organización está compuesta por aquella información que emana de los canales oficiales, “pero también por aquella no confirmada, que circula con tanta rapidez, sino más, que la que está autorizada por la compañía”, explica el profesor de Dirección de Personas del IESE José Ramón Pin. Evitar los rumores, por lo tanto, es imposible. Saber gestionarlos y actuar con rapidez, sin embargo, depende de la propia empresa, “y puede suponer la diferencia entre salir airoso y hacer peligrar el negocio”.

“Cualquier rumor surge de la falta de transparencia y de información clara por parte de la alta dirección. Y sobre todo, por el hecho de que el conocimiento no vaya calando en todas las capas de la compañía”, afirma tajante Joaquina San Martín, directora asociada de la firma de búsqueda y selección de altos directivos Ackermann Beaumont Group. Esta ejecutiva apunta a las principales causas de la rumorología: “Por un lado, una falta de dirección clara, que surge cuando hay vaivenes en la estrategia, en los modelos de negocio o en los resultados económicos. Por otro, los momentos en los que se produce un cambio en el comité de dirección y en el consejo”. En definitiva, apunta San Martín, en aquellos casos en los que la información que debería llegar al conjunto de profesionales se queda estancada y no avanza.

La rumorología, por lo tanto, “se combate con una comunicación eficaz”, prosigue esta experta. De hecho, tal y como afirma Rafael Muñiz, consejero delegado de la consultora de marketing y ventas RMG, “las empresas que no se dejan llevar por el mal de las habladurías pueden incrementar su facturación en torno a un 10% y un 15%”. Merece la pena, por lo tanto, contar con los mecanismos para atajar cualquier posible chisme.

“Un método muy eficaz es tener asentados mecanismos y espacios que potencian la comunicación entre los directivos y el resto de la plantilla, apoyándose en reuniones de evaluación del desempeño, encuestas de clima laboral y otras herramientas que permitan a los mandos conocer las preocupaciones y el sentir de las bases”, continúa San Martín. Así, en el momento en el que se define una nueva estrategia a seguir o un cambio de modelo, el comité de dirección traslada la información hacia abajo, para que llegue a toda la organización.

En una organización opaca en la que no hay confianza las habladurías son mucho más difíciles de frenar

Esto es importante, entre otras razones, “porque el rumor, dependiendo del trato que se le dé, socava o refuerza la confianza, uno de los elementos más complicados de conseguir en una organización”, añade José Ramón Pin. Pero sobre todo, prosigue el profesor de Dirección de Personas de Deusto Business School Jon Segovia, porque tarde o temprano se va a descubrir la autenticidad o falsedad de cualquier información no confirmada. Por esa razón se vuelve necesario responder con rapidez ante cualquiera de estas habladurías: “Si un rumor ofrece una información positiva pero luego no se cumple, genera unas falsas expectativas que acarrean consecuencias negativas”. Si por el contrario el cotilleo supone repercusiones negativas y es falso, aunque finalmente no culmine, si no se ha desmentido cuanto antes “generará un estrés y un miedo que se había podido evitar”, apunta Segovia. Los directivos y consejeros, que en última instancia son los que conocen la fortaleza o debilidad de cualquier rumor, “son los responsables de apagarlo si es falso, y de saber canalizarlo en el caso de que sea verdadero”, profundiza.

Esto obliga, eso sí, a un ejercicio constante que fortalezca la confianza dentro de la compañía, “porque la eficacia de los rumores depende totalmente de ella. Si la firma es transparente, la plantilla no se los creerá. Si por el contrario hay opacidad y falta de confianza, los rumores serán mucho más difíciles de combatir”, asegura Pin.

No debe olvidarse, además, que los rumores suelen nacer, y sobre todo, coger fuerza, en los niveles más bajos de la empresa, “en aquellos que no cuentan con la información suficiente ante una novedad”, recalca San Martín. Por esa razón, que la alta dirección se gane la confianza de los subordinados también es útil para que “estos recurran a los jefes ante la llegada de un chismorreo. Si los profesionales no confían en sus superiores, las habladurías nunca llegarán a los despachos”. “Saber gestionar de la mejor forma posible estos cotilleos solo está al alcance de los verdaderos estrategas del mundo empresarial”, sentencia Muñiz.

Las habladurías también vienen de fuera

Las prestaciones que va a tener el nuevo iPhone, los productos cosméticos de Mercadona que contienen ingredientes cancerígenos, la noticia del establecimiento de Amazon gestionado por robots que el propio Jeff Bezos tuvo que desmentir hace dos semanas a través de su cuenta de Twitter... Los casos de rumorología externos son constantes.

Una de las razones, en opinión de Rafael Muñiz, es que los chismorreos han demostrado ser una de las herramientas más eficientes: “Suponen unos recursos y un gasto mínimos y acarrean unos beneficios o unos daños que pueden ser enormes”. Es decir, el rumor es un elemento más que interviene en la pelea que encarnan las empresas por diferenciarse y superar a la competencia. “El mundo de la Bolsa y de las organizaciones cotizadas es el mejor ejemplo, ya que los rumores están presentes en el día a día”.

Por esa razón, es conveniente, además de combatir y frenar cualquier habladuría o bulo, ir al foco del problema y ver de dónde emana la información, “sobre todo hoy en día, cuando gracias a las redes sociales y a internet, estos casos son mucho más corrientes y se extienden con mucha más rapidez”. Así, conocer las causas por las que un rumor se ha generado, al igual que los interés que hay detrás, ayuda a encarar de una forma más eficaz el problema y las amenazas, “además de dar una ligera idea de qué muros y barreras protectoras usar en el futuro para repeler y anticiparse a cualquier ataque”.



Comentarios Normas

comentarios

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Por qué registrarse?

  • Comenta las noticias
  • Asiste a nuestros eventos
  • Participa en concursos
  • Gestiona comunicaciones, newsletters y alertas
  • Recibe novedades de Cinco Días

seguir a cinco días

Recibe más contenido de Cinco Días. Suscríbete a nuestras newsletter aquí

Cinco Días

Cinco Días

Cinco Días



Booking.com

BLOGS

Rajoy dice no a la Europa de Merkel

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

La semana en los mercados

El blog del Euribor

Euribor

El IBEX "aguanta el tipo"

El puente

Alexis Ortega

EL PAPEL DEL MERCADO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

<

1 de 3

>
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00

Webs de PRISA

cerrar ventana