martes, 28 de marzo de 2017

Está pasando:

Legislación hipotecaria

El Tribunal de la UE pone coto al desahucio del avalista familiar

  • Dos resoluciones del Tribunal de Justicia de la Unión Europea extiende la protección al consumidor sobre quien avala una empresa ajena
  • Tribunales españoles han anulado avales sobre la compra de casas por abusivos
Imprimir
TJUE

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en Luxemburgo. (Getty Images.)

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha dictaminado que los avales hipotecarios de un particular a una empresa están protegidos por la directiva europea sobre cláusulas abusivas. Los jueces comunitarios abren así la vía para anular ese tipo de avales, o sus condiciones más draconianas, si los contratos favorecen de manera abusiva a las entidades financieras. El fallo pone en peligro también la ejecución de avales entre particulares, muy habituales en la compra de vivienda.

En poco más de un año, y gracias a un caso italiano y otro rumano, el Tribunal de Justicia europeo ha revolucionado el tratamiento de los avales hipotecarios, muchos de los cuales quedarán a partir de ahora protegidos por la directiva europea sobre cláusulas abusivas. Hasta ahora, se asumía que los avalistas de una empresa respondían a una relación profesional y, por tanto, no estaban cubiertos por las normas sobre protección del consumidor.

Esa interpretación dejaba a la intemperie a numerosos avalistas cuya relación con la empresa sólo era familiar o amistosa sin ningún interés comercial. Pero el Tribunal de Justicia europeo ha terminado con esa laguna al calificar a ese tipo de avalistas como consumidores.

Los jueces comunitarios señalaron en noviembre de 2015 y acaban de reiterar (el 14 de septiembre) que la directiva europea (93/13) sobre cláusulas abusivas protege a las personas que avalen el crédito de una empresa de la que no sean gestores ni accionistas principales.

En esos casos, la nueva jurisprudencia europea considera que el avalista actúa en calidad de consumidor y los tribunales nacionales, por tanto, pueden anular el aval si consideran que el contrato no le informaba adecuadamente de los riesgos o si concede una ventaja desproporcionada a la entidad financiera.

El abogado Juan Ignacio Navas, socio-director del despacho de Navas & Cusí, califica como “altruista” ese tipo de avales sin interés económico por parte del avalista. Y asegura que se dan con frecuencia, sobre todo, en el ámbito de las pequeñas y medianas empresas.

“Tenemos ahora el caso de un empleado que avaló 10 pólizas de crédito de su empresa”, señala Navas, que menciona la necesidad de mantener el puesto de trabajo como único motivo del avalista.

Navas, por su parte, cree que la nueva jurisprudencia no sólo afectará a las garantías de los créditos a empresas sino que se extenderá todo tipo de avalista particular. “Cabe interpretar que se aplique a todos los avales altruistas, aquellos que avalan sin mediar ningún interés”, señala Navas.

El abogado recuerda que multitud de créditos hipotecarios se firmaron con esos avales altruistas: “El primo, el hermano, la hija, los padres o el amigo, personas unidas por una relación de afectividad, no de interés”.

Fuentes jurídicas subrayan que en ese tipo de contratos “el avalista se jugaba algo tan importante como su vivienda sin ganar nada a cambio y lo hacía por la presión ejercida por las entidades financieras”.

Comparte esta tesis Ignacio Para, socio de V Abogados, si bien aclara que de momento un caso claro que podrá beneficiarse es el de la pareja de un empresario que haya presentado sus bienes inmobiliarios como aval sin tener relación directa con la empresa.

De hecho, otros juristas, como el socio de Jausas Jordi Ruiz de Villa, advierten que las resoluciones del Tribunal europeo solo garantizan que se revisen las condiciones de estos avales bajo la óptica de la protección al consumidor y que incluso en el caso de que el contrato incluya alguna cláusula abusiva, un juez podría optar solo por anular esta, o por modificar la comisión cobrada, por ejemplo, sin necesidad de anular todo el aval.

Con todo, algunos juzgados españoles ya han declarado nulos determinados avales hipotecarios al considerar que incluyen cláusulas abusivas con lo que las resoluciones del Tribunal europeo pueden ayudar a poner coto al desahucio de ese familiar o amigo avalista.

Peligro para la banca

El potencial perjuicio de ver anulados los avales porque incluyan cláusulas abusivas puede multiplicarse para la banca, que concede el crédito basándose en estas garantías adicionales, si afecta no ya a los avales para créditos a empresas, sino a los de compra de vivienda. Ya hay dos sentencias del Juzgado de lo_Mercantil de San Sebastián que anulan avales de este tipo al incluir la entidad (Kutxabank) una cláusula que le permite ir contra la garantía del avalista antes incluso de ejecutar la vivienda para la que dio la hipoteca. Jordi Ruiz de Villa, socio de Jausas, advierte que, a falta de ver si instancias superiores lo ratifican, el golpe para la banca puede ser brutal.



Buscador de bolsas y mercados

Ibex35

Nasdaq

Eur / USD

seguir a cinco días

Recibe más contenido de Cinco Días. Suscríbete a nuestras newsletter aquí

Cinco Días

Cinco Días

Cinco Días

BLOGS

La confianza en Europa cotiza al alza.

El puente

Alexis Ortega

Los perfiles que más se demandarán en 2017

El blog de trabajo y empleo

Euribor empleo

<

1 de 3

>
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00

Webs de PRISA

cerrar ventana