sábado, 25 de marzo de 2017

Está pasando:

La comunicación dentro de la empresa se transforma

“Tu jefe te ha añadido a la conversación”

  • El mayor uso de redes sociales con fines corporativos lleva a una conexión permanente con el trabajo, que el ejecutivo debe gestionar.
Imprimir
“Tu jefe te ha añadido a la conversación”

(Thinkstock)

Los ciudadanos residentes en España son, dentro de la Unión Europea, los que más utilizan los servicios de mensajería instantánea a través del smartphone. Un estudio de la Comisión Nacional de Mercados de la Competencia, publicado el año pasado, revelaba que el 83% de los usuarios de estos tipos de dispositivos, lo utilizan, al menos, una vez a la semana. Programas como Whatsapp o Telegram ya son, para buena parte de la población, la principal vía de comunicación con su entorno.

A nivel corporativo, sin embargo, el correo electrónico sigue dominando las comunicaciones entre trabajadores, y entre estos con sus superiores. Es la herramienta digital más instalada en las compañías, según un informe del instituto de economía digital ICEMD, perteneciente a ESIC, que también revela que las redes sociales internas son utilizadas por apenas el 38% de las empresas, y los servicios de chats instantáneos, por un 53%. Herramientas que, a medio plazo, amenazarán al correo electrónico como la primera forma de comunicación dentro de las compañías. Y es que, quien más y quien menos, ya se ha topado con una notificación cada vez más habitual: el jefe “ha creado un grupo de conversación”.

“El email acabará desapareciendo”, afirma Virginio Gallardo, socio director de la consultora de recursos humanos Humannova, y profesor del máster en Dirección de Recursos Humanos en las Organizaciones de la Universidad Pompeu Fabra. El traslado, del email al smartphone, de las conversaciones relativas al día a día de la empresa, como ideas para nuevos proyectos o propuestas para mejorar un departamento determinado, conduce a una conexión constante, las 24 horas al día, los siete días de la semana, con el trabajo. Gallardo lo llama la “revolución del talento conectado, porque modifica de forma sustancial la relación entre el jefe y empleado”.

  • Libertad horaria

Twitter, una vía de aprendizaje

Aplicaciones como Slack o Yammer, propiedad de Microsoft, están diseñadas expresamente para su entorno laboral. Adiferencia de Whatsapp, no solo permiten conversaciones en grupo, sino que funcionan como discos duros en la nube. Los documentos que se intercambian los participantes son accesibles después desde otros dispositivos, como ordenadores, aunque Whatsapp sirve como un inicio más que aceptable para este tipo de entornos.

En cuanto a las redes sociales externas, como Twitter o Facebook, Virginio Gallardo explica que su función es, sobre todo, de aprendizaje y como vía de innovación. “Allí puedes ver lo que hace la competencia, ver tendencias de mercado, y compartirlo después con los compañeros”. Ahí, el directivo debe actuar como guía, para mostrar qué tipo de cuentas pueden resultar más interesantes para su seguimiento. “Aquellos cuyo sector está más expuesto a la digitalización, adaptarán antes estos roles”, añade el experto.

Una relación que, según el experto, se aleja de la concepción jerárquica tradicional, el “ordeno y mando”, para pasar a una comunicación horizontal y democrática, donde cualquiera puede expresar sus ideas. “Las redes sociales internas son un cambio fundamental, porque están directamente relacionadas con los usos de comunicación y los nuevos ritmos a los que tienen que funcionar las empresas para ser competitivas”.

Ritmos que no entienden de horario. Los trabajadores deberán convivir con este tipo de conversaciones en sus vacaciones o en su tiempo libre. “Es un hecho que los profesionales son más activos en estas herramientas fuera de su jornada laboral: cuando van en el autobús, o mientras ven la televisión... Esto lleva a invadir nuestro espacio personal, y a reducir nuestra capacidad de conexión”, constata Gallardo. El ejecutivo, que adquiere un papel de gestor de unas comunidades que también tiene que liderar, deberá ser el que establezca una serie de normas básicas para que las conversaciones sean, por un lado, eficientes, centradas en el tema que quiere tratarse, y por otro, respetuosas con los horarios, en la medida de lo posible.

“El directivo tiene que ser un arquitecto de conversaciones, que forme un entorno que favorezca la participación, y que vele por la productividad y la eficiencia de los contenidos que se tratan en el grupo”, explica el profesor de la Universidad Pompeu Fabra, para quien, la cuestión horaria, tiene mucho que ver con la cultura y la actividad de las propias empresas. “La tendencia es a que los horarios desaparezcan. Dependerá de cada empresa, y de su cultura, que los trabajadores perciban enviar un mensaje un sábado por la noche como algo antinatural. En una tecnológica, por ejemplo, no se toma como tal. El líder tiene la capacidad para implantar unos códigos, pero el trabajador también tendrá que gestionarse sus tiempos y adaptarse a esta realidad”, expone Gallardo.

Sobre todo, en un mercado laboral que se dirige hacia un modelo en el que predominarán los trabajadores independientes, o freelances, para quienes las redes serán la principal vía de conexión con su entorno profesional, ya sean colegas, clientes o proveedores. “El éxito profesional dependerá, cada vez más, de cómo gestiones tus redes y tu presencia en las redes. Y el directivo tiene la obligación de entender que la red ya forma parte de su entidad profesional”, cierra Gallardo.



seguir a cinco días

Recibe más contenido de Cinco Días. Suscríbete a nuestras newsletter aquí

Cinco Días

Cinco Días

Cinco Días

BLOGS

Rajoy dice no a la Europa de Merkel

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

La semana en los mercados

El blog del Euribor

Euribor

El IBEX "aguanta el tipo"

El puente

Alexis Ortega

EL PAPEL DEL MERCADO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

<

1 de 3

>
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00

Webs de PRISA

cerrar ventana