lunes, 27 de febrero de 2017

Está pasando:

Tribuna

Diferencias salariales entre hombres y mujeres

Imprimir

Una de las desigualdades más estudiadas corresponde a las existentes entre hombres y mujeres. Históricamente el paro de las mujeres siempre ha sido superior al de los hombres de manera muy significativa, más permanente y duradero en el tiempo, lo que ha dado lugar a una abundante literatura. Sin embargo, el inicio de la crisis cambió la tendencia y el paro de los hombres fue superior al de las mujeres. Pero, dichos datos, reflejaban una situación coyuntural y, a finales de 2015, las mujeres han vuelto a superar en términos absolutos el paro de los hombres.
Todo ello a pesar de que la tasa de actividad de las mujeres en España es muy inferior al de los hombres (aproximadamente doce puntos porcentuales). Además, las mujeres son mayoritarias en el trabajo a tiempo parcial (73% del total), lo que repercute negativamente en el desarrollo de sus carreras profesionales, su formación, su derecho a una pensión y sus prestaciones por desempleo, como asimismo, sobre la brecha salarial. En efecto, el salario de los hombres españoles es un 19,3% superior al de las mujeres, frente al 16,3% de la Unión Europea, según datos de la Comisión Europea (CE). En concreto, las diferencias salariales entre hombres y mujeres reflejan las desigualdades entre sexos en el mundo del trabajo. La cruda realidad estadística, ha tirado por el suelo la posición de los que defienden la postura de que los efectos del paro son cada vez menos discriminantes en función de género. Estimaban que se había terminado la desigualdad de las mujeres en el mercado laboral por considerar que las mujeres están más formadas que los hombres.
Obviaban, que el aumento del paro de los hombres fue debido a la fuerte desaceleración económica que destruyó empleo, sobre todo, en el sector de la industria manufacturera y la construcción, una actividad con gran presencia masculina (93%). El mismo fenómeno se produjo también en Irlanda, otro país que vivió una burbuja inmobiliaria. En este contexto, existen otros factores que explican las causas de la mayoría del paro de las mujeres. En concreto, la segregación horizontal de los empleos (determinados empleos parecen reservados a las mujeres). Aunque ellas representan casi la mitad de la población activa, mujeres y hombres no se distribuyen de idéntica manera en los diferentes sectores de la economía. Las mujeres están mayoritariamente representadas en el comercio, servicios a las personas, hostelería, es decir, principalmente en el sector servicios con mucho mayor riesgo de perder su empleo y, sobre todo, más precarios lo que permite la persistencia de una considerable exposición de las mujeres al subempleo. Los sectores en los que predominan las mujeres ofrecen salarios más bajos que aquellos en los que predominan los hombres. Otro factor importante: la austeridad presupuestaria. Ha tenido efectos importantes sobre la destrucción de empleo en el sector público. En concreto, ha afectado los puestos de trabajo en el sector de la dependencia, que dependen de la financiación pública, tanto a nivel social como sanitario, sectores mayoritariamente feminizados.
A todo ello, debemos de añadir la segregación vertical (desigualdades de acceso a determinados empleos de responsabilidad). Ellas ocupan minoritariamente los puestos de trabajo con elevada responsabilidad. Las mujeres se enfrentan a un techo de cristal que limita sus perspectivas de carrera profesional, es decir, la existencia de barreras invisibles (construidas por los hombres) que impiden a las mujeres alcanzar niveles jerárquicos más altos en el seno de las organizaciones. Según, el estudio: Mujeres en la alta dirección en España, realizado por investigadoras de la IE Business School, la presencia de mujeres en puestos directivos continúa siendo escasa en las empresas españolas (13% del total).
Una mayor igualdad entre hombres y mujeres produciría beneficios para la economía y para la sociedad en general. Por otro, lado la eliminación de la brecha salarial entre hombres y mujeres contribuiría a reducir los niveles de pobreza y a aumentaría los ingresos que reciben las mujeres a lo largo de su vida. No solo se evitaría el riesgo de que las mujeres fuesen víctimas de la pobreza a lo largo de su vida laboral, sino que también se reduciría el riesgo de pobreza tras la jubilación. No se trata sólo de hacer respetar las leyes que prohíben la discriminación sino, sobre todo, de influir en las normas sociales y las prácticas cotidianas en el trabajo y fuera de él, para ir construyendo entre todos una sociedad más justa e igualitaria.

Vicente Castelló es Profesor Universidad Jaume I y miembro del Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local



seguir a cinco días

Recibe más contenido de Cinco Días. Suscríbete a nuestras newsletter aquí

Cinco Días

Cinco Días

Cinco Días

BLOGS

Por qué no ganará Marine Le Pen

Liberalismo social

Alexandre Muns

Europa marcha atrás a varias velocidades

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

Se van cumpliendo las previsiones

Invertir con éxito

AFI

<

1 de 3

>
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00

Webs de PRISA

cerrar ventana