Está pasando

Entrevista a Luis Garicano, responsable económico de Ciudadanos

“El déficit bajaría en 2017 al 3% con el pacto entre Ciudadanos y PSOE”

  • "El complemento salarial y el ingreso mínimo vital se revisarán a la baja"
  • "El acuerdo es asumible para el PP. La prueba es que para atacarlo se inventan cosas"
  • "PP y PSOE por sí solos no eliminarían las diputaciones porque tienen empleados a miles de familiares"
  • Enviar a LinkedIn
  • Enviar a Google +
Gobierno

El responsable de Economía de Ciudadanos y catedrático de Economía y Estrategia de la London School of Economics. (Pablo Monge)

Antes de que se abrieran las negociaciones poselectorales entre el PSOE y Ciudadanos, el responsable económico de la formación naranja, Luis Garicano (Valladolid, 1967), y el exministro socialista Jordi Sevilla iniciaron ya un diálogo sobre las reformas que necesita España. La conversación continuó cuando ambos profesores formaron parte de los equipos negociadores que alcanzaron el pacto con el que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, acudirá hoy al debate de investidura con el único apoyo asegurado de Ciudadanos.

Garicano, catedrático de Economía y Estrategia de la London School of Economics, llega a la entrevista con Cinco Días inquieto tras olvidar su ordenador en el taxi, pero no lo necesita para defender que el programa pactado es totalmente asumible para el Partido Popular y tiene los ingredientes para mejorar la economía española. Garicano es consciente de que Sánchez tiene pocas posibilidades de ganar la investidura, pero no se resigna a la convocatoria de nuevas elecciones. Alerta de que la ciudadanía presionará para que, al final, haya un acuerdo de Gobierno. Por cierto, las gestiones dieron resultado y Garicano recuperó el ordenador que alberga los secretos de la negociación de un pacto de legislatura que hoy no cuenta con suficientes apoyos.

Podemos asegura que el programa acordado entre PSOE y Ciudadanos es de derechas y, el PP, de izquierdas. ¿Usted cómo lo definiría?

Es un acuerdo bastante centrado. Equilibrado.

En el programa electoral de Ciudadanos, el complemento salarial garantizado (una paga a trabajadores con sueldos bajos) tenía un coste de 7.800 millones. El PSOE cifraba su propuesta de ingreso mínimo vital para hogares sin recursos en 6.450 millones. El acuerdo de investidura pactado contempla ambas medidas con un presupuesto conjunto de 7.000 millones. ¿Cómo se explica?

Deberemos elaborar un complemento salarial garantizado y un ingreso mínimo vital que será la mitad de ambicioso del inicialmente previsto. He visto que el PP dice que la medida tiene un coste de 30.000 millones y no sé de dónde saca esa cifra.

Rebajar el ‘IVA cultural’ y gravar más a los ricos

El pacto entre PSOE y Ciudadanos contempla un cambio que afecta al llamado IVA cultural y que implica que el tipo general que se aplica a entradas de cine o teatro pase al reducido. Ello supone una rebaja del 21% al 10%. Se trata de una medida que el sector ha reclamado con insistencia y que Pedro Sánchez y Albert Rivera se comprometieron a atender en los últimos Premios Goya. Luis Garicano, que en su primera propuesta fiscal con Ciudadanos rechazaba esta medida, entiende que hay motivos para que el IVA cultural tenga un trato similar a los servicios en hostelería y restaurantes, que también aplican el gravamen reducido. El acuerdo también contempla estudiar un impuesto sobre la riqueza y armonizar el impuesto sobre sucesiones y donaciones con un rango de tipos mínimos y máximos. Garicano asegura que no habrá ninguna subida fiscal a la clase medida y defiende establecer un mínimo exento en torno al millón de euros en impuestos como el de sucesiones. Sin embargo, ese límite no figura en el acuerdo y es posible que el PSOE baraje un umbral menor.

¿Esto significa que reformularán a la baja sus propuestas?

Sí, para que encajen en los 7.000 millones presupuestados. Ese es el pacto.

El pacto con el PSOE contempla elevar el gasto social y reducir el déficit. Y todo ello sin subidas fiscales de calado y con reducciones como la del IVA a las entradas de cine o teatro. ¿Cuadran los números?

Rebajar el IVA cultural tiene un coste de solo 150 millones. La posibilidad de introducir el complemento salarial garantizado radica en eliminar duplicidades. Eso es crucial. También se suprimen bonificaciones en la Seguridad Social y exenciones en el impuesto sobre sociedades.

En el mejor de los casos, Bruselas puede dar un año más de margen y ampliar a 2017 la obligación de bajar el déficit por debajo del 3% del PIB. ¿Es posible cumplir ese objetivo con el pacto firmado por PSOE y Ciudadanos?

Si las dos partes se toman el acuerdo en serio y se aplica, yo creo que se puede reducir el déficit por debajo del 3% del PIB en 2017. La clave será la reforma de la administración.

¿Cuál es el margen para renegociar con Bruselas la senda de la consolidación fiscal?

El problema es que Bruselas está viendo que no cumplimos. El déficit en 2015 se situó en torno al 5% del PIB y España ha perdido credibilidad porque el Gobierno insistió en que no se superaría el objetivo. Bruselas iniciará en breve un procedimiento sancionador, que no conllevará una intervención, pero sí una monitorización de cada medida.

Entonces, las posibilidades de renegociar son escasas.

España ha perdido credibilidad, pero a cambio de reformas puede haber capacidad de negociación. La Comisión Europea se muestra flexible si los Estados miembros acuerdan reformas que eleven el crecimiento potencial, sean sustanciales y se pongan ya en marcha. Lo ideal sería que para octubre, cuando se informa del Presupuesto de 2017, se hubieran puesto en marcha las reformas.

Bruselas pide ajustes adicionales y el acuerdo no los incluye. De hecho, incluso es posible que el déficit estructural aumente.

Ante Bruselas será importante mostrar que la consolidación del gasto deriva de la reforma administrativa. Eliminar las diputaciones supone suprimir un nivel de la administración e implica una reducción del gasto estructural. Además, es una medida que va mucho más allá y supone atacar la corrupción, eliminar ineficiencias y desmontar redes clientelares. La eliminación de diputaciones es muy importante y demuestra la necesidad de un partido como Ciudadanos. Sin Ciudadanos, ni PP ni PSOE eliminarían las diputaciones porque tienen empleados a miles de militantes y de familiares en esas redes clientelares.

Rajoy no puede comportarse como un ganador. Tiene a la mayoría en contra”

¿Con qué otros elementos se puede negociar en Bruselas?

Un aspecto clave de este acuerdo es que se eliminan todas las bonificaciones y exenciones en la Seguridad Social. Son más de 7.000 millones que se orientan hacia políticas activas de empleo. Hay que tener en cuenta que el déficit estructural de España es del 2,8% del PIB y ello con un paro estructural del 18%. El país no debe asumir ese paro estructural y debe aspirar a rebajarlo. Si se situara en el 10%, España no tendría déficit estructural. Todo el acuerdo que hemos alcanzado está impregnado de una idea: dar herramientas para ayudar a la gente a salir adelante.

¿A qué se refiere?

El complemento salarial, por ejemplo, es un beneficio que incentiva el empleo porque lo reciben los asalariados. El ingreso mínimo vital también se ha vinculado a la búsqueda de empleo. Hay que pasar de un Estado de bienestar puramente asistencial –que es el que defiende Podemos y que consiste en dar cheques– a un Estado de bienestar que ayude a la gente a salir adelante.

Pacto por la educación

En sus artículos y sus libros, Luis Garicano hace especial hincapié en la necesidad de reformar la educación para que España dé un salto de calidad y se acerque a los países más avanzados. “La magnitud del impacto de la educación sobre el crecimiento es sencillamente enorme. En realidad, sin educación no hay crecimiento”, defiende en El Dilema de España (Península). La reforma educativa acordada por Ciudadanos y PSOE contempla reformular la financiación de las universidades y aboga por establecer incentivos a los departamentos que logren una mayor integración laboral entre sus alumnos. En secundaria, se contempla una mayor descentralización y se defiende una suerte de MIR para mejorar la calidad del profesorado.

¿En qué aspectos ha sido más difícil alcanzar el acuerdo?

En el ámbito laboral, porque había mucha distancia de partida.

¿El pacto supone derogar la reforma laboral como dice Pedro Sánchez?

No. Nadie puede decir que se deroga y volvemos al marco antiguo. Se mejora la situación. Hay tres elementos clave: políticas activas, contratación y negociación colectiva. En la primera, se asume nuestra visión de que es necesario reorientar completamente las políticas activas.

En contratación, ustedes han renunciado al contrato único.

Se ha buscado un acuerdo intermedio que ha sido establecer un contrato que puede ser el punto de partida para llegar en el futuro al contrato único que proponemos. Se introducen indemnizaciones crecientes o la mochila austríaca y ello es un avance en materia laboral.

Queda la negociación colectiva...

Aquí el PSOE defendía la derogación de la reforma. Se ha buscado dotar a la empresa flexibilidad interna e incentivar la búsqueda de acuerdos. Por ejemplo, se amplía el período de ultraactividad de los convenios a 18 meses, pero no se regresa a la ultraactividad indefinida anterior a la reforma. Creo que es equilibrado.

¿Cree que el pacto firmado con el PSOE es ampliable al PP?

Por supuesto. Creo que la mayoría de votantes del PP verían pocas cosas que rechazar del programa. La prueba de que el acuerdo es asumible para el PP_es que para criticarlo se han visto obligados a inventarse que el pacto permite un referéndum, cuando se dice explícitamente que no cabe esa posibilidad.

¿Cuándo negociarán con el PP?

Nos hubiera gustado sentarnos para discutir el acuerdo. Si la investidura de Sánchez fracasa, deberemos también hablar y el programa pactado con el PSOE puede ser un buen punto de partida. Rajoy no puede comportarse como un ganador porque tiene a la mayoría en contra. No queda otra opción que negociar y llegar a un pacto sin ganadores ni perdedores.

¿No cree que habrá nuevas elecciones?

Creo que se puede llegar a un acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos para acabar con el capitalismo de amiguetes, para reformar el sistema educativo, cambiar las políticas activas de empleo, eliminar agujeros del sistema fiscal. Fíjese, solo si lográsemos una reforma de la educación ya sería un logro tremendo. Pienso que la opinión pública presionará para que haya un acuerdo y exigirá que el PP_se siente a hablar. Y nosotros estaremos allí.

“Solo apoyaremos el acuerdo firmado”

El PSOE lanzó ayer diversas ofertas de pacto a Podemos y al resto de formaciones de izquierda. A grandes rasgos, el contenido no contradice el acuerdo alcanzado con Ciudadanos. La propuesta que el PSOE plantea a Podemos de “incrementar de forma progresiva las pensiones no contributivas en aras a su confluencia con el salario mínimo interprofesional” sí se aleja del acuerdo cerrado con el partido naranja. “El acuerdo que hemos firmado es el que contiene las reformas que necesita España. Confiamos en que el acuerdo íntegro que vaya a la investidura sea el que hemos firmado con PSOE. Esa es la palabra del Partido Socialista. Nosotros solo apoyaremos ese acuerdo firmado con el PSOE y ratificado por sus propias bases”, señala Garicano.

LOS ESPECIALISTAS

PASADO Y FUTURO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

El entorno económico en América Latina

El Pulso de LatAm

d+i Llorente & Cuenca

Ver

© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00

Webs de PRISA

cerrar ventana