martes, 30 septiembre 2014

Está pasando

El mayor plan urbanístico en marcha en Madrid

De la Operación Chamartín a la Operación Méndez Álvaro

Obras de urbanización en el desarrollo de la Operación Méndez Álvaro, la pasada semana; al fondo, sedes de Arnaiz Consultores y Repsol.

PABLO MONGE.

Ni Operación Chamartín, ni Eurovegas, ni Ciudad de la Justicia...: Operación Méndez Álvaro. El mayor plan urbanístico planteado ahora mismo en el centro de Madrid con visos de ser una realidad en el corto medio plazo es el ideado sobre cuatro parcelas que ocupan en total una superficie equivalente a algo más de diez campos de fútbol, situadas entre la estación sur de autobuses y la de trenes de Atocha, a lo largo de la calle Méndez Álvaro. Casi 17 años después de que el proyecto sobre dichos terrenos fuera ideado, el plan va tomando forma.

Las antiguas naves ocupadas por Bayer, Zardoya, Algisa y otras empresas situadas en la zona han desaparecido en los últimos meses, como también han dejado de existir un pequeño conjunto de casas bajas que alojaban a vecinos de toda la vida. Ahora camiones, grúas y excavadoras no paran de trabajar en la preparación de los terrenos para urbanizarlos, en frente de la nueva sede de Repsol en Madrid.

A pesar de que no hay un movimiento urbanístico como este en el centro de la capital, ni un mal cartel explica qué, quién, por qué y para qué está operando en Méndez Álvaro. La falta de información al respecto ha disparado la rumorología entre los vecinos de la zona. “En una obra cercana encontraron huesos de dinosaurio, pero los escondieron para no pararla”, dice un vecino. “Van a construir un hotel NH, un colegio, dos torres de oficinas y un Carrefour”, dice otro. “No, no” le corrigen, “será un Mercadona”.

El plan sobre dichos terrenos se ideó a mediados de los años noventa. El Pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó en el año 2000 el desarrollo del Plan Especial de Reforma Interior (Peri) del ámbito denominado como Méndez Álvaro Norte I, presentado en 1997. El proyecto de urbanización fue aprobado definitivamente en 2007.

Al frente del planteamiento se encuentra la Junta de Compensación del área integrada por los propietarios de los terrenos afectados: Adif, Anida (la inmobiliaria de BBVA), Ayuntamiento de Madrid, y otras pequeñas empresas. El grupo Zardoya Otis, que tenía una fábrica en la zona, vendió su parcela a la inmobiliaria Nozar, en la actualidad en situación concursal.

De acuerdo a fuentes consultadas en dicha junta de compensación, los dueños de los terrenos habrán invertido en total cerca de 25 millones de euros cuando finalice el periodo de expropiación y urbanización. Las previsiones de las mismas fuentes son que durante este año se termine la urbanización de la mayor parte de los terrenos afectados y que en 2015 se derriben las últimas naves que se mantienen en pie. “Al mismo tiempo que se va urbanizando hay que inscribir el proyecto de compensación para lo cual el Ayuntamiento tiene que aprobarlo definitivamente”, explican. Entonces la junta de compensación podrá ir vendiendo los terrenos ya urbanizados a promotoras, fondos, grupos comerciales u hoteleros. “Pero”, precisan, “aunque ya se ha hecho lo más difícil, el trámite de aprobación definitiva por parte del Ayuntamiento es un proceso largo”.

Este diario ha solicitado en el Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda el informe técnico del plan Méndez Álvaro. En el mismo se indica que el se contempla la edificabilidad para uso residencial de una superficie total de 176.075,5 metros cuadrados y otra para uso terciario de 58.539,5 metros cuadrados.

De las cuatro parcelas que componen el nuevo ordenamiento, la más alejada de la calle Méndez Álvaro es propiedad del Ayuntamiento. “Es verdad que ahí se había planteado la construcción de un colegio, pero hace poco han levantado un instituto al lado, así que no creo que el Ayuntamiento levante otro colegio”, consideran las fuentes consultadas en la junta de compensación. Las otras tres parcelas, que dan a la calle Méndez Álvaro, cuya urbanización finalizará este año, acogerán edificios de viviendas y de oficinas. “No parece que el espacio reservado para otro uso distinto del residencial pueda acoger un gran centro comercial”, indican, “pero sí locales comerciales, tiendas y supermercados”, añaden.

La lentitud burocrática que suele pesar sobre desarrollos urbanísticos en Madrid, en el caso del de Méndez Álvaro casi ha sido una suerte. “Si todo se hubiera agilizado y si los permisos de urbanización se hubieran entregado hace unos años, es posible que entonces fracasaran los proyectos”, comentan en la junta de compensación. “Imagina que hubiésemos vendido los terrenos ya urbanizados entre 2007 y 2008, todavía a precios de boom... las promotoras a cargo de esas obras seguramente habrían quebrado”, dicen.

En la actualidad la promoción residencial más cercana a los terrenos del nuevo desarrollo, al lado de la sede de Repsol, es Residencial Nebulosa, de la inmobiliaria Vía Célere. Es una promoción de 142 viviendas, con zonas comunes con pista de pádel, piscina, gimnasio. Los precios varían entre los 209.000 euros para viviendas de un dormitorio y los 438.347 euros €para las de cuatro.

LOS ESPECIALISTAS

¿Qué mira el BCE?

La ventana a los mercados

Cortal Consors

JAPON: ECONOMIA REAL Y ECONOMIA FINANCIERA

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

¿Corre peligro Cañete?

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00