lunes, 24 de noviembre de 2014

Está pasando

CINCO DÍAS

El Gobierno ha presentado hoy en el Congreso de los Diputados las cuentas públicas para el año 2014, en las que sigue haciendo hincapié en la austeridad y contención del gasto disponible para los ministerios, que cae el 4,7 %, hasta alcanzar 34.584 millones de euros. El Ejecutivo no prevé subir los impuestos y las pensiones crecerán el 0,25%. Estas son algunas claves:

Pensiones

Las pensiones contributivas subirán un 0,25% en 2014, el mínimo previsto en la nueva reforma del Gobierno. Así lo establece el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el próximo año, que el Gobierno ha presentado hoy en el Congreso de los Diputados.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha reconocido, en todo caso, que la previsión del 0,25% de subida de las pensiones para el próximo podría cambiar durante la tramitación parlamentaria del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2014 en función de cómo quede finalmente el factor de sostenibilidad, que se tramitará en paralelo a las cuentas.

El proyecto de ley de reforma de las pensiones, que aún está pendiente de su aprobación en el Congreso de los Diputados, contempla un cambio drástico en los criterios para la revalorización de las pensiones. Tiene en cuenta diversos aspectos como los ingresos y gastos del sistema cada año, y los de déficit o superávit del propio sistema de la Seguridad Social tomando como referencia las medias de once ejercicios.

Así, la fórmula del Gobierno, el llamado factor de sostenibilidad, pasa por marcar una revalorización mínima de las pensiones del 0,25% anual (la cual se ha establecido para el año siguiente) y una máxima: el IPC más el 0,25%.

Según el ministro, “si en el trámite parlamentario hubiera modificaciones se llevaría a la tramitación de los Presupuestos, como se hacía en términos generales cuando la evolución de las pensiones dependía del IPC de noviembre”, que también se publicaba en pleno debate sobre las cuentas

El Gobierno prevé un gasto en pensiones contributivas de 112.102,61 millones de euros, un 5,4% más que el año anterior. Esta cifra es el resultado de sumar la revalorización anual del 0,25%, más la previsión del aumento del número de pensionistas y la variación de la pensión media.

El texto de los PGE establece que si se añaden, además, las prestaciones contributivas y no contributivas, el gasto destinado por la Seguridad Social será de 127.483,8 millones de euros, lo que supone un incremento del 4,9%.

En el ámbito no contributivo, el crédito destinado en el ejercicio 2014 para las pensiones contributivas de vejez e invalidez se eleva a 2.166,14 millones de euros, excluido País Vasco y Navarra. En este gasto también se incluye una revalorización del 0,25%.

La aportación del Estado para financiar complementos de pensiones mínimas será de 7.633 millones de euros, incluidos los gastos de gestión.

En el Régimen de Clases Pasivas del Estado, en el que se integran las pensiones de los funcionarios, el gasto previsto es de 12.383,2 millones de euros.

Para los perceptores de las ayudas del Fondo de Asistencia Social (FAS) que hayan optado por no integrarse en las pensiones no contributivas, se ha presupuestado un gasto de 14,7 millones de euros.

El gasto por el pago de pensiones e indemnizaciones que tienen su origen en la Guerra Civil, lo que se conoce como pensiones de guerra, la cantidad destinada en 2014 será de 259,7 millones, un 8,7% menos.

Por tipos de pensión, las de jubilación son las que más gasto suponen, con 77.864,1 millones de euros, seguidas de las de viudedad (20.374,9 millones), las de incapacidad (11.936,2 millones) y orfandad (1.657,2 millones).

Baja un 16,3% la dotación para incapacidad temporal

La dotación asignada en los Presupuestos de 2014 para proteger las situaciones de maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo y riesgos durante la lactancia natural descenderá a 2.177,9 millones de euros, un 5,7% menos que en 2013.

Por su parte, se destinarán un total de 4.878,3 millones de euros (-16,3%) al pago de subsidios por incapacidad temporal, prestaciones que concede la Seguridad Social a través de las entidades gestoras o de las mutuas por bajas laborales derivadas de enfermedades comunes o profesionales, y accidentes no laborales o laborales.

En 2014, el Gobierno ha previsto un crédito de 23,5 millones de euros para financiar la pérdida de ingresos derivada del sistema por cese de actividad de los autónomos.

Aumenta el gasto en el Fogasa

A las prestaciones económicas del mutualismo administrativo se dedicarán 355 millones de euros en 2014, un 1,5% menos, mientras que a las prestaciones de garantía salarial se destinarán 1.375,6 millones de euros, un 58,4% más, correspondientes en su mayor parte al pago de prestaciones del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa).

El Gobierno explica que este incremento en el crédito del Fogasa se debe a la necesida de agilizar la tramitación de los expedientes cuya gestión está encomendada al organismo.

El gasto en políticas activas aumenta un 7,9%

El presupuesto para 2014 destinado a políticas activas de empleo alcanza los 4.073,52 millones de euros, un 7,9% más que en 2013.

La práctica totalidad de la partida destinada para políticas activas, 4.041,56 millones de euros, un 7,2% más que en 2013, corresponden a lo que el Gobierno denomina programa de Inserción y Estabilidad Laboral, en el que se integran el fomento y la gestión de empleo y la formación profesional.

El resto del montante destinado a políticas activas, 31,96 millones, se asigna al desarrollo de la economía social y la responsabilidad social de las empresas, cuyo presupuesto se multiplica por más de cinco respecto al de 2013 (6,17 millones de euros).

El Gobierno precisa en el proyecto de los PGE para 2014 que se han solicitado ayudas por importe de 500 millones de euros al Fondo Social Europeo (FSE) para financiar el próximo año acciones que inciden en el gasto en políticas activas de empleo.

Más deficit

La deuda pública española se situará en el 99,8% del PIB en el próximo año, según las previsiones incluidas en los presupuestos generales del Estado.

De la suma de la necesidad de financiación neta y las amortizaciones resultan unas emisiones brutas del Tesoro Público en 2014 de alrededor de 243.888 millones de euros en términos efectivos, necesarias para refinanciar los vencimientos de deuda en el año y para cubrir las nuevas necesidades financieras.

En el presente ejercicio, la emisión se situará entre 215.000 y 230.000 millones de euros en términos brutos y en 2012, fue de 249.635 millones.

Para el cierre del próximo ejercicio, el Gobierno espera que la deuda estatal en circulación se sitúe en 826.500 millones de euros (a cierre de agosto eran 741.828 millones).

El Gobierno deja la puerta abierta a realizar una emisión de hasta 7.000 millones en otras deudas y divisas, por si surgieran oportunidades interesantes de financiación en otros instrumentos o en mercados distintos al del euro.

El Ejecutivo prevé que la ratio de la deuda de las administraciones públicas sobre el PIB acabe el ejercicio 2013 en el 94,2%, frente al 85,9% en 2012. La ratio de la deuda del conjunto de las administraciones públicas sobre el PIB se situará en el entorno del 99,8% a finales de 2014. En la anterior previsión, del pasado abril, el Gobierno barajaba del 91,4% para este ejercicio una ratio del 96,2% para el próximo año.

En los Presupuestos el Ministerio de Haciendo explica que a diferencia del año 2012, el incremento en la ratio de la deuda respecto al PIB en 2013 y 2014 viene viene principalmente determinado por las necesidades de endeudamiento de las administraciones públicas, pudiéndose observar un sustancialmente menor impacto de instrumento tales como el Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico (FADE); el Fondo para la Financiación del Pago a Proveedores (FFPP); la parte asignada a España relativa a los préstamos a Grecia, Portugal e Irlanda; y el préstamo para la recapitalización del sistema financiero español llevado a cabo por el Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Coste

El coste medio de la deuda en circulación ha descendido paulatinamente a lo largo de 2013, ya que las nuevas emisiones se han realizado a tipos de interés inferiores a los del año anterior, como consecuencia de un comportamiento más estable del mercado de deuda.

La partida destinada al pago del servicio de la deuda pública queda en 36.590 millones, por debajo de los 38.590 millones de euros presupuestados para el presente ejercicio. Eso sí, la caída de la rentabilidad ya tendrá impacto en el coste de 2013: serán unos 5.000 millones de euros menos según anunció Luis de Guindos el pasado agosto.

El ahorro de este año se debe en buena parte a la labor del Tesoro, que ha logrado sacar partido de los mejores momentos del mercado y se ha financiado a medio y largo plazo a precios atractivos. Incluyendo letras, el coste de emisión del presente año se sitúa en el 2,61% cuando a cierre de 2012 era del 3%

 

LOS ESPECIALISTAS

Preparación para la reunión de la OPEP

La ventana a los mercados

Cortal Consors

PENSANDO (ANTES DE TIEMPO) EN LA NAVIDAD

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00