sábado, 25 de marzo de 2017

Está pasando:

A sus coches eléctricos añade un tren de 1.200 km/h

Tesla, la ‘start-up’ que quiere revolucionar el transporte

  • La compañía que fundó Elon Musk se ha revalorizado en más de un 300% en Bolsa durante el año, pese a haber registrado solo un trimestre de beneficios.
Imprimir

HANDOUT (REUTERS)

A Tesla ya se la empieza a comparar con la incipiente Apple que comandaba Steve Jobs, a quien también se suele evocar cuando se trata de describir a Elon Musk, el ‘emprendedor’ multimillonario fundador de Paypal y ahora capitán de una nave que no tiene otro objetivo que revolucionar las formas de transporte conocidas hasta ahora. Y lo de nave no es retórica.

A través de las sociedades hermanas SpaceX y Tesla, Musk ha puesto las bases para ser el protagonista de la tan anunciada revolución del transporte, la búsqueda de alternativas que permitan un medio rápido pero a la vez respetuoso con el medio ambiente. Y también, por qué no decirlo, a través del atractivo que despierta en los medios de comunicación.

Su penúltimo proyecto es un tren supersónico llamado Hyperloop, capaz de viajar a 1.200 kilómetros por hora y de conectar San Francisco con Los Ángeles, separadas por más de 600 kilómetros, en media hora. Un recorrido que recuerda al proyecto de AVE de California, que tiene planeado conectar Sacramento con San Diego. Un proyecto al que no pudieron acceder las empresas españolas que aspiraban a él, pero que inspiró a Musk:“Cuando se aprobó el tren de alta velocidad estaba muy decepcionado.

¿Cómo podía ser que el hogar de Silicon Valley (California) construyera un tren que es uno de los más caros por kilómetro y uno de los más lentos del mundo?”, se preguntaba. Y concibió lo que, para él, debería ser un medio de transporte moderno:uno seguro, rápido, con bajos costes, resistente a las condiciones meteorológicas, autosuficiente energéticamente, resistente a terremotos y respetuoso con el entorno.

Busca comercial en Barcelona

Un anuncio en la bolsa de trabajo de la web de Tesla ha destapado lo que puede ser el primer paso para la primera tienda de la marca en España. Según la oferta, la compañía necesita un comercial para “el lanzamiento del Model S en su mercado. Será responsable de presentar el producto a los compradores y de elevar rápidamente las ventas del Model S”. Además, especifica que “trabajará de forma independiente con un coche de prueba. En seis o nueve meses,será complementado con un pequeña sala de exposición y un servicio técnico”.

Coste: 4.500 millones

Según los cálculos de Musk, la construcción de su tren supersónico tendría un coste total de 4.500 millones de euros y llevaría entre siete y 10 años acabarlo. Tendría una capacidad para 28 pasajeros en cada ‘cápsula’, y transportaría a más de siete millones de personas al año, con cápsulas partiendo de forma continua cada 30 segundos. “Es la solución para ciudades con mucho tráfico y que están separadas por menos de 1.500 kilómetros”, cree Musk, que pone como base un tren que genere corrientes de aire a presión sobre el que se deslizaría.

Pero el Hyperloop no deja de ser un proyecto explicado a lo largo de 57 páginas, que no ha sido probado y cuyo desarrollo no va más allá de las ideas de Musk. Lo que le hace especial es que, casi siempre, lo que Musk se ha propuesto, lo ha conseguido.

Su compañía de automóviles eléctricos se ha revalorizado en Bolsa un 335% en lo que va de año, alcanzando una capitalización bursátil cercana a 18.000 millones de dólares (14.000 millones de euros), pese a haber registrado beneficios solo en el primer trimestre del año. Su modelo 100% eléctrico y de cero emisiones, el Tesla Model S, tiene homologados 500 kilómetros de autonomía en su versión más cara, más del doble de lo que ofrecen los vehículos actuales de este tipo. Está desplegando su propia red de electrolineras, que permiten la recarga de la mitad de las baterías en 20 minutos, y desarrolla un sistema de estaciones robotizadas que sustituirían las baterías agotadas por otras completamente nuevas en apenas 90 segundos.

Mete miedo a los grandes

Tal es la capacidad innovadora de Tesla que las grandes compañías del sector temen quedarse rezagados. Dan Akerson, consejero delegado de General Motors, ha creado un pequeño equipo de trabajo que estudia a la compañía de Musk. Tesla cuenta con una fábrica en Palo Alto, sede de las grandes tecnológicas del país, que da empleo a 3.000 personas, lejos de los más de 30 centros productivos que tiene General Motors en EEUU.

Esta, además, se está viendo obligada a rebajar el precio de su Chevrolet Volt, también eléctrico, por la competencia del Model S, pese a que este tiene un precio cercano a 50.000 euros.

Musk espera vender este año 21.000 de estos automóviles, y este mismo mes se ha entregado la primera unidad en Europa, a un conductor de Oslo (Noruega). Poco a poco, la revolución del transporte también llega a Europa. Como en su día pasó con Apple.



Comentarios Normas

comentarios

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión

¿Por qué registrarse?

  • Comenta las noticias
  • Asiste a nuestros eventos
  • Participa en concursos
  • Gestiona comunicaciones, newsletters y alertas
  • Recibe novedades de Cinco Días

seguir a cinco días

Recibe más contenido de Cinco Días. Suscríbete a nuestras newsletter aquí

Cinco Días

Cinco Días

Cinco Días

BLOGS

Rajoy dice no a la Europa de Merkel

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

La semana en los mercados

El blog del Euribor

Euribor

El IBEX "aguanta el tipo"

El puente

Alexis Ortega

EL PAPEL DEL MERCADO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

<

1 de 3

>
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00

Webs de PRISA

cerrar ventana