martes, 23 de diciembre de 2014

Está pasando

El organismo prevé que el paro llegue al 27% este año

El FMI prevé más recesión, paro y déficit para la economía española

  • El PIB español caerá un 1,6% en 2013, una décima más de lo previsto en enero.
  • Para 2014 se espera que la economía crezca un 0,7%, una décima menos.
  • El déficit público alcanzará este año el 6,6% y subirá hasta el 6,9% en 2014 si Rajoy no adopta nuevas medidas

Si las previsiones de enero del FMI ya eran malas, las de abril son peores. El organismo internacional empeora las perspectivas para todas las economías avanzadas y emergentes. En el caso español, prevé que el PIB caiga un 1,6%, una décima más que las estimaciones de enero y dos décimas más que la proyección de la Comisión Europea.

El Gobierno de Mariano Rajoy ya ha anunciado que reelaborará su cuadro macroeconómico en el que apuntaba una caída del PIB de solo el 0,5% para este año. El FMI señala que la recuperación llegará el año que viene, cuando la economía española crecerá un 0,7% en lugar del 0,8% estimado en enero. Más allá de una décima arriba o abajo, el avance del PIB resulta insuficiente para recuperar el maltrecho mercado laboral. De hecho, los expertos calculan que como mínimo la economía española debería crecer más de un punto para empezar a crear empleo neto y la mayoría que, para que se dé esta ecuación el porcentaje debería ser aún mayor.

La institución internacional pronostica que la tasa de desempleo en España cerrará el presente ejercicio en el 27%, un nivel únicamente comparable al previsto para Grecia, para reducir medio punto el paro en 2014, hasta el 26,5%.

Sin decirlo, el FMI sugiere que el Gobierno deberá mantener la subida del IRPF, IBI y la supresión de deducciones en Sociedades

En general, el FMI también empeoró las previsiones de al economía mundial dos décimas este año hasta el 3,3%. Y, sobre todo, calcula un futuro inmediato más negro para el conjunto de la zona euro, cuyo PIB caerá un 0,3% este año frente al 0,1% previsto en enero.

Esto supone una mala noticia para las exportaciones españolas, el único sector que aporta crecimiento. Francia e Italia, al igual que España, también registrarán un descenso de la actividad. El caso francés -un socio comercial de referencia- resulta especialmente preocupante. El FMI había previsto en enero un crecimiento del 0,3% y ahora estima una caída del PIB del 0,1%.

El organismo que dirige Christine Lagarde augura que España registrará el mayor descenso de la actividad de todas las economías avanzadas este año. Además de las proyecciones de crecimiento, el FMI también ha empeorado las previsiones de déficit. Apunta que el desfase fiscal se situará este año en el 6,6% y aumentará hasta el 6,9% en el siguiente. Esta evolución sugiere que España deberá adoptar nuevos ajustes. Y eso es así, incluso si la Comisión Europea relaja la senda de consolidación fiscal. Actualmente, Bruselas exige que España rebaje su déficit del 7% del PIB (sin incluir la ayuda a la banca) registrado en 2012 al 4,5% este año y al 2,8% en 2014.

Probablemente, la Comisión Europea suavizará estos objetivos. En cualquier caso, el FMI señala que el déficit español no bajará del nivel del 3% en el corto plazo. Sus proyecciones alcanzan hasta 2018 y, para ese año, el organismo internacional mantiene que los números rojos se mantendrán en el 5,6% del PIB. Ante esa realidad, el Gobierno de Mariano Rajoy, las comunidades y los ayuntamientos deberán adoptar más medidas como subidas fiscales o recortes del gasto.

El Gobierno presentará este mes su programa de reformas y asegura que no incluirá nuevos incrementos fiscales en 2013. Sin embargo, todo apunta que, para 2014, se prorrogarán aumentos impositivos que en principio caducaba este año como la subida del IRPF, del IBI o la supresión de deducciones en el impuesto sobre sociedades. Y no puede descartarse que el Ejecutivo, ante las presiones de Bruselas, eleve el IVA de algunos productos que actualmente tributan a tipos reducidos.

¿Hay algún dato positivo entre los papeles de Lagarde? Sí. El déficit público primario -que no tiene en cuenta el pago de intereses- iniciará una senda descendente que ya no abandonará. El desfase primario bajará del 7,9% del PIB al 3,5% del PIB este año y continuará reduciéndose hasta situarse en el 1,5% en 2018. La diferencia entre el déficit total y el primario ilustra el peso creciente que tiene el pago de intereses. De hecho, el FMI augura que la deuda pública superará el nivel del 100% del PIB en 2015, una posibilidad que Moncloa rechaza. Para entender la magnitud de la actual crisis, basta recordar que, en 2007, el endeudamiento de la Administración Pública se situaba en el 36,3% del PIB.

 

LOS ESPECIALISTAS

¿SE ACUERDAN DE LOS TIEMPOS COMPLICADOS?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00