lunes, 24 de noviembre de 2014

Está pasando

120 empresas españolas mantienen presencia en Venezuela

Maduro o el reto de capear la inestabilidad económica en un país dividido

  • Las compañías esperan que el Gobierno informe sobre las posibles medidas económicas que adoptará

El presidente electo de Venezuela, Nicolás Maduro.

(AFP)

Más de un centenar de compañías españolas aguardan las posibles variaciones en la políticas económicas tras el cambio de Gobierno en Venezuela. Las elecciones presidenciales del domingo se saldaron con la victoria del candidato del chavismo, Nicolás Maduro, si bien con un margen mucho más estrecho del esperado sobre el candidato opositor, Henrique Capriles.

El nuevo presidente debe gestionar una economía convulsionada, que se refleja en una alta inflación, desabastecimiento en algunos productos, control cambiario y dependencia de los ingresos del petróleo. No solo eso. Maduro afronta también el compromiso de continuar con el socialismo que Chávez construía gracias a la chequera de dólares que le aportaba la estatal petrolera Petróleos de Venezuela. Un sistema caracterizado por nacionalizaciones y expropiaciones de empresas privadas que, según el Gobierno, pasaban a estar al servicio de los venezolanos.

Según la Cámara Venezolana Española de Industria y Comercio (Cavespa), hasta 120 compañías tienen presencia en el país sudamericano. Las mayores organizaciones españolas con sede en Venezuela, ente ellas Telefónica, Repsol, Iberia, CAF y el BBVA, son cautas al expresar opiniones al respecto. La compañía Construcción y Auxiliar de Ferrocarriles CAF, por ejemplo, señala a través de su departamento de prensa expresa que “no opinarán sobre estos temas”.

Así, las firmas consultadas por Cinco Días coinciden en que continuarán operando con normalidad en el mercado venezolano, a la espera de que el Gobierno informe detalladamente sobre las posibles nuevas medidas económicas que adoptará. Hace varias semanas, por ejemplo, el Gobierno cerró las tiendas franquiciadas por Inditex (no eran propiedad del grupo) por tres días por no respetar la política de precios oficial tras la devaluación del bolívar.

De acuerdo con un informe elaborado por Ahorro Corporación, CAF tiene un contrato en Venezuela, “en el que están teniendo retrasos en los pagos (180 millones de euros) por lo que en las cuentas de 2012 ya se reflejaba una provisión de 41,6 millones de euros” Los analistas, por tanto, consideran que el riesgo de este contrato está parcialmente cubierto. El único impacto, aseguran, puede venir de una menor probabilidad de cobro de los 180 millones de euros restantes”.

Telefónica cuenta con 11,7 millones de líneas en Venezuela, de los cuales el 90,4% son clientes de telefonía móvil. En 2012 los resultados en el país supusieron un 5,4% de las ventas y un 7,1% del EBITDA consolidado. La banca española también tiene intereses en Venezuela, donde el Banco Provincial, filial de BBVA, posee una contribución media del 8,2% al margen de intereses, el 5,4% del margen bruto y el 5,8% del margen neto, también según Ahorro Corporación.

Dentro del campo energético, el mayor negocio entre España y Venezuela lo tiene la petrolera Repsol en la exploración y producción del crudo. De hecho, según Ahorro, para Repsol “Venezuela es un país estratégico en la medida que la compañía quiere alcanzar un 16% de su producción total en 2016”. La contribución de Venezuela al resultado operativo del grupo ascendió en 2012 al 6% del total. Según los analistas de Ahorro, la compañía no espera cambios relevantes en la industria del petróleo en Venezuela, tras la toma de posesión del nuevo Jefe de Estado venezolano.

Dificultades para Maduro

Para Maduro, en todo caso, la situación es compleja. Los economistas venezolanos han advertido que, entre otras cosas, el nuevo presidente deberá trabajar para disminuir el 20,1% de inflación que registró el país en 2012. Además afronta el alza de los precios que trajo consigo la devaluación del 32% del bolívar, la moneda local, que entró en vigencia en Febrero pasado, dejando en puerta la posibilidad de que se lleve a cabo una nueva devaluación.

Otra de las metas para Maduro, será cumplir la meta que había trazado Chávez con respecto al crecimiento: un 6% del PIB para 2013, para lo cual deberá mantener los desembolsos para estimular el consumo de los venezolanos y sostener los planes de construcción gubernamentales para impulsar los demás sectores relacionados.

Pero, como resultado del control cambiario vigente desde 2003, Venezuela sufre frecuentes sequías de dólares, lo que reduce la disponibilidad de bienes en una economía mayormente dependiente de las importaciones, impidiendo a las grandes empresas multinacionales repatriar capitales.

Pero el acceso restringido a las divisas no sólo afecta a las grandes empresas, sino también a los consumidores que no pueden ahorrar ni invertir en moneda extranjera debido a que las cantidades de divisas a la que pueden acceder son limitadas. En este sentido Maduro deberá revisar las fuentes de divisas que cada vez registran mayor demanda, ocasionando que el precio de la moneda estadounidense en el mercado paralelo ha logrado cuadruplicar el precio del dólar oficial.

Maduro hereda una Pdvsa con una pesada deuda con proveedores, y que mantiene conversaciones para vender crudo a países como China. La producción de petróleo se encuentra estancada y deberá incrementarla para poder seguir manteniendo la inversión que el Gobierno hace de los petrodólares para políticas públicas relacionadas con la alimentación y educación de los venezolanos.

LOS ESPECIALISTAS

Preparación para la reunión de la OPEP

La ventana a los mercados

Cortal Consors

PENSANDO (ANTES DE TIEMPO) EN LA NAVIDAD

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00