jueves, 24 abril 2014

Está pasando

Consejo de Ministros

Fomento pagará hasta 200 euros del alquiler a los hogares con pocos recursos

  • El programa movilizará casi 2.500 millones y creará 105.000 empleos hasta 2016
  • Apuesta por crear un parque público de viviendas en régimen de arrendamiento

GRA116. BRUSELAS, 26/02/2013.- La ministra española de Fomento, Ana Pastor, hace unas declaraciones tras reunirse hoy en Bruselas con representantes de los partidos españoles en el Parlamento Europeo (PE) y con ponentes del informe que la Eurocámara prepara sobre las Redes Transeuropeas. Pastor afirmó que España "no debe renunciar al Corredor Central" ferroviario, al tiempo que defendió su inclusión entre los proyectos prioritarios de la Red Europea de Transportes junto a otras infraestructuras como el Puerto de Vigo. EFE/Paz Val

PAZ VAL (EFE)

El Ministerio de Fomento certificó el viernes la defunción del anterior modelo de política de vivienda social. Aunque los 250.000 españoles que en la actualidad se benefician del pago de una hipoteca subsidiada por su piso de protección oficial (VPO) seguirán percibiendo esas ayudas, lo cierto es que todos los recursos que movilice el nuevo plan 2013-2016 irán encaminados al alquiler y la rehabilitación.

En total, el departamento que dirige Ana Pastor calcula que en los próximos cuatro años el arrendamiento recibirá subvenciones por unos 1.500 millones y la rehabilitación otros 627. Estos dos programas, sumados a otras iniciativas, darán como resultado un presupuesto de casi 2.500 millones con el que se prevé crear 105.000 empleos hasta 2016.

¿Cuáles son las principales novedades?

En primer lugar que rescata la ayuda directa al alquiler, tal y como adelantó CincoDías. Así, podrán recibirla las personas físicas mayores de edad (no es exclusiva para jóvenes) con un límite de ingresos inferior a tres veces el IPREM, unos 1.600 euros mensuales o 22.365 euros brutos al año. Estos límites, no obstante, serán modulables según el número de miembros y composición que tenga la “unidad de convivencia” que solicite la ayuda. Esta novedad frente al sistema anterior, que concedía la ayuda a título individual, es lo que asegurará que el dinero público llegue a las familias más necesitadas, según informó Fomento en una nota. En términos generales, la ayuda podrá alcanzar el 40% de la renta que pague el inquilino y ésta no podrá ser superior a los 600 euros mensuales. En cualquier caso, el tope será de 2.400 euros por vivienda y año por un plazo máximo de 12 meses prorrogables hasta la finalización del plan. “Tendrán preferencia las personas que hayan sido desahuciadas”, advirtió Pastor tras el Consejo de Ministros.

Beneficiarios

Estos requisitos y cuantías suponen un ligero recorte sobre los cálculos efectuados el año pasado. Pero, a cambio, el Gobierno espera con ello llegar a un mayor número de beneficiarios y evitar el fraude. En lugar de los 80.000 perceptores actuales de la renta básica de emancipación, confía en poder atender las necesidades de 133.000 hogares.

Sin dejar el alquiler, otro de los programas estrella será el de impulso para la creación de un parque público de viviendas para arrendar. Pastor reconoció que aunque existen muchas casas vacías, es necesario seguir financiando la construcción de pisos destinados al alquiler social, siempre sobre suelos de titularidad pública. Para ello, contempla ayudas de hasta 250 euros por metro cuadrado útil de la vivienda con un límite del 30% del coste de edificación: máximo 22.500 euros por piso. El Ejecutivo persigue crear con estas subvenciones dos clases de viviendas: las de alquiler en rotación y las de arrendamiento protegido.

Las primeras para familias con ingresos hasta 1,2 veces el IPREM y las segundas para hogares cuyos ingresos se sitúen entre 1,2 y 3 veces el IPREM. En ambos casos, la renta a pagar también estará topada.

Fórmulas imaginativas para poder rehabilitar

Y si parece que esta vez sí, que esta vez el Gobierno apuesta en serio por el alquiler (el tiempo lo dirá cuando se conozcan los resultados), también a priori se otorga un impulso a la rehabilitación.

En este apartado es evidente que la escasez de recursos económicos ha impedido que las ayudas sean más ambiciosas (apenas 627 millones), tal y como reclamaba la construcción y la CEOE, pero se aprecia algún avance, sobre todo en financiación. La ministra reconoció que anima a las empresas privadas a poner en marcha proyectos de renovación de edificios enteros que supongan una mejora en su eficiencia energética. “No es que se nos haya ocurrido en Fomento”, comentó, se trata de copiar las fórmulas que ya funcionan en otros países, donde los propietarios de las casas no tienen que desembolsar el dinero al inicio de la obra y puedan pagarla en cómodos plazos.

Y es que los principales beneficiarios de las ayudas ahora aprobadas serán las comunidades de propietarios o los dueños únicos de edificios de casas. Se concederán hasta 4.000 euros por vivienda para conservación, 2.000 euros para mejorar la eficiencia energética y 4.000 si la obra aumenta la accesibilidad. En ningún caso se otorgará más del 35% del presupuesto. Todo ello en inmuebles cuya antigüedad sea anterior a 1981. Asimismo, están previstas subvenciones para proyectos integrales de al menos 100 viviendas que oscilarán entre los 2.000 euros por piso para la urbanización hasta los 11.000 por casa si el edificio es demolido por completo. Ypara regular todo esto, el proyecto de ley de Rehabilitación, que flexibiliza las condiciones y situaciones que deben darse para poder acometer obras en las comunidades de vecinos.

LOS ESPECIALISTAS

TIEMPO DE REFLEXION...PASADO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00