viernes, 19 de diciembre de 2014

Está pasando

Los analistas descartan que el comité de sabios pueda resolver la situación

El mercado anticipa otras elecciones en Italia

  • La prima de riesgo italiana ha evolucionado mejor de lo esperado por los expertos
  • Los inversores están pendientes del plan de pago a proveedores

El presidente de Italia, Giorgio Napolitano (segundo por la izquierda) se reunió ayer con el comité de sabios, un grupo de notables que debe presentar propuestas económicas e institucionales para sacar adelante el país.

HANDOUT (REUTERS)

El comité de sabios designado por el presidente de Italia, Giorgio Napolitano, para introducir algo de fluidez en la enmarañada situación política del país se reunió ayer por primera vez. Sus probabilidades de éxito parecen más bien escasas si se tiene en cuenta el alud de críticas y escepticismo que ha recibido la iniciativa. La primera oleada llegó desde los partidos, incapaces a su vez de ponerse de acuerdo para formar un Gobierno estable tras las pasadas elecciones. La segunda oleada llega ahora desde los analistas financieros, que estiman que el comité busca tan solo “ganar tiempo” y que Napolitano deberá convocar elecciones más pronto que tarde.

“Este grupo de notables tiene un plazo de 10 a 15 días para alcanzar un consenso, lo que nos parece cada vez más improbable”, apunta un informe del banco de inversión Nomura. Los partidarios de Silvio Berlusconi “van a aumentar sus presiones para que se convoquen nuevas elecciones porque temen que se forje un consenso de centroizquierda para nombrar un nuevo presidente [Napolitano concluye su mandato el 15 de mayo], porque las encuestas les señalan como el partido que recibiría más votos en unos nuevos comicios y porque cuanto antes se convoquen esas elecciones más difícil lo tendrá la izquierda para reorganizarse, tras el fracaso de Bersani para formar Gobierno”, explica el informe de Nomura.

Las reacciones más airadas contra la creación de la comisión de expertos llegaron desde el partido Pueblo de la Libertad (PDL), del ex primer ministro Silvio Berlusconi, que consideró la iniciativa como una pérdida de tiempo, mientras el Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo, aseguró que el país no necesita “cuidadoras de la democracia”.

Moción de censura al Gobierno portugués

M. M. M.

Portugal vivió ayer una convulsa jornada política, con el debate de una moción de censura presentada por el partido socialista contra el Gobierno conservador de Pedro Passos Coelho. En el debate parlamentario más bronco protagonizado en los dos años de la actual legislatura, los dos grandes partidos lusos mostraron sus profundas diferencias sobre la política económica que debe seguir el país, sujeto a los compromisos del rescate financiero que pidió en mayo de 2011.
Passos Coelho, que llegó al poder en las elecciones anticipadas celebradas un mes después de que el Partido Socialista solicitara la ayuda externa, acusó al ahora principal partido de la oposición de perjudicar la credibilidad del país y crear “inestabilidad” mientras se negocian con la UE mejores plazos para devolver el préstamo. La insistencia del PS en renegociar el rescate implicarían además, según el primer ministro, que Portugal pase por un segundo programa de asistencia con nuevos plazos y fondos.
El país vive además pendiente de la decisión del Tribunal Constitucional que tienen que dictaminar si el presupuesto de 2013, el más restrictivo de la historia reciente del país, se ajusta o no a la Ley Fundamental.
La Bolsa de Lisboa cayó ayer un 3,54%, su mayor caída en año y medio.

Con una posición algo más moderada, el Partido Demócrata (PD) de Pierluigi Bersani, apoyó la solución de Napolitano, siempre que ésta dé paso a un Ejecutivo de cambio, aunque algunos de sus miembros no dudaron en asegurar abiertamente que estos grupos de trabajo “no conseguirán resultados”.

Los analistas de Banco Itaú –primer grupo financiero de Latinoamérica–señalan que con la creación del comité de sabios Napolitano “intenta ganar tiempo para que pueda formarse un Gobierno” pero subrayan que esta solución indica que la “parálisis política continúa en Italia” y que las posibilidades de que el país convoque nuevas elecciones, hacia mitad de 2013, siguen siendo muy altas”.

Reacción amortiguada
El único dato positivo a la convulsa situación política de Italia es que los mercados cada vez reaccionan menos a la inestabilidad. Tras los resultados de las elecciones la prima de riesgo italiana empeoro notablemente, y llegó a estar a menos de diez puntos básicos respecto a la española. Ese estrechamiento se ha ido deshaciendo en las dos últimas semanas y ayer, el bono a 10 años de Italia se negociaba a un tipo de interés de 4,559%, frente al 4,911% que paga el bono español.

“Estamos realmente sorprendidos de la tenue respuesta de los mercados ante el negativo desarrollo de la situación política en Italia tras la incapacidad de Bersani de formar Gobierno”, apuntan desde Nomura, aunque añaden que, a su juicio, la prima de riesgo italiana se deteriorará “por la incertidumbre política”. Los bancos italianos, que durante algunas semanas recibieron duros castigos bursátiles ante el empeoramiento de las perspectivas económicas del país, han registrado una mejor evolución durante las últimas semanas.


Una de las iniciativas de las que más pendientes están los inversores internacionales es el programa de pago a proveedores diseñado por el Gobierno saliente de Mario Monti y que ya ha recibido la aprobación de Bruselas. La liberación de 40.000 millones de euros del Estado hacia el tejido empresarial, que se espera para los próximos días, será clave para la economía nacional.

LOS ESPECIALISTAS

¿SE ACUERDAN DE LOS TIEMPOS COMPLICADOS?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00