sábado, 29 de noviembre de 2014

Está pasando

"Tenemos que adaptarnos al hecho de que nuestros clientes van a tener mucha menos renta"

Roig: “Mercadona tiene que bajar más los precios porque las cosas se van a complicar mucho"

  • Asegura que con esta decisión "nos comprometemos en la recuperación de España"
  • La cadena de supermercados paraliza 'sine die' sus planes de expansión internacional

(Efe)

El presidente de Mercadona, Juan Roig, posa para los medios gráficos durante la presentación hoy en Puçol (Valencia) de los resultados económicos de la compañía correspondientes a 2012.

Sin embargo estuvo muy comedido. No hablo de la productividad de los bazares chinos, no volvió a repetir que la crisis esta siendo como la Segunda Guerra Mundial pero sin balas. No dijo nada parecido. No quiso entrar a valorar la política económica el Gobierno, no dijo nada sobre la reforma laboral. “Ni yo mismo me reconozco”, aseguró medio en broma. Si adoptó una postura tajante y grave cuando dijo, con un tono que no dejaba lugar a dudas, “es mentira, lo desmiento” para referirse a la aparición de Mercadona en los papeles del extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas.

Pero soltó una bomba. Una bomba que a buen seguro ocupará durante las próximas semanas las reuniones de los comités de dirección de las empresas de su competencia. “Mercadona tiene que bajar más los precios”. “Hemos decidido pararnos y reinventarnos. Al igual que hicimos en 2009 vamos a hacerlo ahora. Necesitamos reestructurar la compañía para adaptarnos a un entorno en el que nuestro cliente va a tener mucho menos dinero. La renta disponible de “nuestros jefes” —por nuestros clientes— ha bajado en 2012, va a bajar en 2013 y lo seguirá haciendo en 2014”, dijo, y “tenemos claro que vamos a tener que recortar precios y lograr que el carro de la compra sea más barato”.

240 millones repartidos entre la plantilla por objetivos alcanzados

Roig quiso hacer gala del enorme compromiso social que marcan las relaciones laborales de su empresa. Aseguró que el año pasado se repartieron entre la plantilla un total de 240 millones en concepto de primas por objetivos. “Me enorgullece decir que cualquier cajero o reponedor de la compañía con más de cuatro años de antigüedad dispone de un salario que, incluidas las primas por objetivos, supera los 1.600 euros netos al mes”. Además detalló que la empresa ha compensado a su trabajadores el incremento del tipo del IRPF decretado por el Gobierno el año pasado. Reconoció que esta decisión ha tenido un impacto en las cuentas de 23 millones.
Pero no quiso dejar pasar la oportunidad que se brindó a si mismo hablando de salarios para subrayar que “para poder mantenerlos Mercadona está obligada a ser una empresa de alto rendimiento. Muy atenta a los cambios de los hábitos de consumo y poder interpretarlos”. Reconoció que parte de los errores del segundo semestre del año pasado se debieron a que se tomaron decisiones sin testarlas, “sin pasarlas por el laboratorio”.

Roig no cuantificó en cuanto tiene previsto bajar los precios, pero si aseguró que con esta decisión “nos comprometemos con hechos en la recuperación de España”. 
Cuando acabaron los veinte minutos de preguntas que Juan Roig permite que los medios de comunicación le hagan al año, los portavoces de la compañía se apresuraron a subrayar y de alguna forma a matizar las palabras de su presidente. “Mercadona no ha tomado esta decisión porque se sienta agredido por su competencia. Simplemente nos hemos dado cuenta de que la dureza de la crisis nos ponía en riesgo de dejarnos fuera del mercado y pretendemos evitarlo”.

Para ello la empresa paraliza sus planes de inversión internacional, estaba a punto de cerrar una operación en Italia, y ha decidido concentrar todos sus esfuerzos en asegurar que su adaptación a los nuevos tiempos es la correcta.

Prueba de este esfuerzo son las previsiones que maneja Roig para el ejercicio actual de Mercadona. Su pronóstico es de un descenso de beneficios del 15%, se situarán en torno a los 430 millones de euros con una ascenso en las ventas del 5%, hasta 20.000 millones. Se han presupuestado 60 nuevas tiendas, se construirán dos nuevos bloques logísticos y se invertirá un total de 600 millones.

Estas cifras contrastan con las que la empresa alcanzó en 2012. Ganó 508 millones de euros netos, un 7% más y con una facturación de 19.077 millones, un 7% por encima de los ingresos que logró en 2011. Si bien a superficie comparable las ventas crecieron un 2%.
En total su inversión global del ejercicio fue de 650 millones de euros. Creó 4.000 nuevos puestos de trabajo, elevando la plantilla total de la empresa hasta 74.000 trabajadores. Roig subrayó que la empresa durante los cinco años de crisis ha creado 14.000 empleos.

En base a estas datos, calificó 2012 como un “satisfactorio a todos los niveles”. A pesar de ello reconoció que “en 2012 nos despistamos”. “Hicimos un buen primer semestre. Pensamos que el partido se había acabado en el descanso y en el segundo semestre nos dimos cuenta de los errores que estábamos cometiendo. Básicamente nos equivocamos con los precios, y reaccionamos, “en octubre bajamos de precio 1.000 referencias y absorbimos la subida del IVA, que nos ha costado 25 millones”.

Dentro de la argumentación que desplegó para justificar su idea de que Mercadona ha de reinventarse, puso el acento en la necesidad de potenciar la venta de producto fresco. “Necesitamos vender el doble de productos fresco de lo que hacemos ahora para igualar la venta de productos secos”. Y para ello tenemos que trabajar más en el campo, más con los pescadores y lograr convencerles de que hay que producir de acuerdo con los sistemas del siglo XXI y no como han hecho hasta ahora.

“Hacemos lo que tenemos que hacer, no lo que nos dicen que hagamos”

A pesar de que la renuncia a la expansión internacional, parece una medida tomada a contracorriente de las recomendaciones que desde las mas variadas instancias, incluídas la de responsables económicos del Gobierno, como un resorte de consenso generalizado para salir de la crisis; Roig se ratificó. “En este momento no podemos distraernos. En Mercadona vamos continuar reforzando nuestro compromiso con la generación de riqueza en España a través de los hechos”. “Hemos decidido —continuó— hacer lo que estamos convencidos que tenemos que hacer y no lo que nos dicen que tenemos que hacer”.
Por ello la compañía se dispone durante este año y los venideros a destinar importantes recursos y capacidades al desarrollo de lo que ha denominado “Cadena Agroalimentaria Sostenible”. Un sistema de relación con sus proveeedores en el campo, que una vez este a pleno rendimiento pretende que le otorgue una ventaja competitiva definitiva en la oferta de productos frescos. Inicialmente concentrada en fruta y verdura y pescados. “La carne la dejaremos para una segunda fase”, explicó”.

LOS ESPECIALISTAS

¿REBAJANDO EXPECTATIVAS MACRO EN CHINA?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00