jueves, 24 julio 2014

Está pasando

Ley de apoyo al emprendedor

El Gobierno permitirá crear empresas con un solo euro de capital social

  • La nueva norma permitirá ir aportando el capital poco a poco
  • El Ejecutivo quiere incentivar todas las vías de financiación extrabancarias

Alejandro Meraviglia

El tejido empresarial español, en cifras

Objetivo: generar actividad y empleo. Esa es la máxima con la que una comisión interministerial trabaja desde hace semanas para tener listo antes de Semana Santa el anteproyecto de ley de apoyo al emprendedor. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, primero y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría después, confirmaron que será una de las reformas que se ponga en marcha antes, vistas las escalofriantes cifras de paro.

Además, fuentes cercanas al proyecto admiten que desde Bruselas se ha insistido al Ejecutivo español para que agilice los trámites que siguen siendo necesarios para constituir una empresa. España es el 150 país del mundo donde es más fácil iniciar una actividad empresarial, o lo que es lo mismo, que se encuentra en el furgón de cola de esa clasificación. Con la futura ley de emprendedores se quiere poner fin a esa situación. Así, a partir de su entrada en vigor se podrá constituir una sociedad con un euro de capital social, algo que ahora no es posible con la regulación española y, sin embargo, sí funciona en otros países.

Mientras que en España el capital social mínimo que se requiere para crear una sociedad limitada es de 3.000 euros, la UE permite la constitución de empresas con solo un euro con ciertas cautelas. Fuentes cercanas al proyecto explican a CincoDías que esos límites consistirán en que los propietarios de la empresa no puedan repartir dividendo ni conceder créditos a terceros mientras la compañía no esté convenientemente capitalizada. “Se trata de facilitar la creación de empresas y que el no disponer de dinero no sea un impedimento. Por eso, se permitirá que cualquier empresario pueda ponerse en marcha con un euro y después vaya desembolsando el capital social restante poco a poco, ya que existen datos que confirman que los primeros cinco años de actividad es cuando existe más riesgo de fracaso”, explican las mismas fuentes. Unida a esta nueva exigencia, la ley tratará de reducir todas las licencias administrativas que después hacen falta, una vez constituida la sociedad, para poder desarrollar la actividad.

La ley de unidad de mercado ha tratado ya de poner cierto orden para que una misma actividad no deba ser autorizada en cada una de las 17 comunidades autónomas, pero lo cierto es que muchos expertos coinciden en que de muy poco sirve que se permita la creación de empresas online sin apenas trabas, si después la concesión de licencias se eterniza en el tiempo y es muy cara. El anteproyecto de ley apostará por la sustitución progresiva de esas licencias por meras declaraciones de responsabilidad de los nuevos empresarios. Este mecanismo, no obstante, también tiene sus peros, ya que obliga a las administraciones a poner en marcha servicios de inspección muy potentes.

Una vez creada la nueva empresa, ¿cuál es el problema que más preocupa y al que deben enfrentarse los emprendedores? Las asociaciones de autónomos lo tienen claro: la financiación.

Ingresos futuros

La futura ley también tiene previsto actuar sobre ello. De hecho, contempla un impulso a las entidades de capital riesgo, la sociedades de garantía recíproca e incluso prevé la creación de fondos de capital riesgo mixtos público-privados.

Además de los incentivos y exenciones fiscales que tiene previsto incluir la ley para el inicio de la actividad emprendedora, el Gobierno pretende generar un mercado de pagarés donde las pequeñas y medianas empresas puedan obtener financiación, a través de pequeñas emisiones de deuda, ahora que los canales tradicionales de crédito se encuentran todavía cerrados para la inmensa mayoría. No ha prosperado, en cambio, la idea de generar un portal administrativo controlado y regulado donde las pymes que quieran vender su negocio pudieran ofrecerse a sus potenciales compradores.

Sí parece haber gustado, y mucho, una propuesta realizada por los registradores de la propiedad. Se trata de avanzar hacia una ley de garantías mobiliarias. “Es pasar de la hipoteca inmobiliaria a la mobiliaria, donde las garantías no tienen nada que ver con viviendas, suelo o cualquier otra clase de inmueble, sino con ingresos futuros, licencias, o subvenciones, entre otros”, explican fuentes de los registradores. En el sector del taxi, por ejemplo, comienzan a suscribirse créditos donde la garantía que aporta el titular es solo la licencia, lo cual le permite no tener que aportar su casa, que probablemente ya estará hipotecada. Pero es que se puede hacer casi con todo. Los agricultores pueden aportar como garantías las cosechas futuras, los farmacéuticos, su licencia o los clubes de fútbol los ingresos por venta de camisetas. Los defensores de este sistema han remitido su propuesta al Ejecutivo y ésta ha tenido tanto éxito que el Gobierno ya ha pedido más información. Todo con tal de que quien tenga una idea, pueda llevarla a efecto.

¿Qué es una sociedad de garantía recíproca y cómo funciona?

P¿Qué es una sociedad de garantía recíproca?

R Es similar a una entidad financiera, aunque solo concede avales para que con ellos las empresas obtengan después la financiación que necesitan, asegura Juan Manuel Santos-Suárez, presidente de Avalmadrid.

P¿Quiénes pueden acceder a esos avales?

R Cualquier pyme o autónomo con un proyecto económico viable y sólido que requiera un crédito.

P¿Qué se valora para conceder los avales?

R Los avales son tanto para inversión, como para financiar circulante, por lo que se analizan la solidez y viabilidad del proyecto.

P¿También conceden garantías o avales a empresas ya en activo?

R Son los principales clientes. Más del 70% de la actividad se dirige a compañías ya consolidadas y gracias a esos instrumentos dos nuevas empresas nacen cada día.

P Las sociedades de garantía recíproca (SGR) no conceden el dinero directamente

R No. Nuestra labor es valorar la solvencia de quien solicita financiación y concederle un aval que acredite su capacidad de pago del préstamo que finalmente obtenga. Una vez que ha obtenido esa garantía, puede acudir con ella al banco que estime oportuno y si no tiene ninguna preferencia, nosotros le asesoramos.

P¿Qué ventajas tiene el aval de una sociedad de garantía recíproca?

R En un entorno como el actual, conseguir una financiación con condiciones muy favorables y unos plazos más ventajosos, ya que las sociedades de garantía recíproca trabajamos siempre a medio y largo plazo. Aunque sea para financiar circulante, las amortizaciones suelen ser a más de siete años.

P¿Qué ocurre si no se paga el crédito?

R El banco exige a la SGR el pago, por lo que no tiene que provisionarlo ni consume recursos propios. Ahí radica la clave de que con avales concedan mejores créditos.

LOS ESPECIALISTAS

El turismo, los millennials y la innovación

Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Artículo "El futuro del pasado" - José Manuel G. Bravo - El País

Talento en movimiento

Observatorio Internacional de Propiedad Intelectual

Comisión desahuciada

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

EL FUTURO SERA MEJOR (AUNQUE LOS MERCADOS NO OPINEN LO MISMO)

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00