viernes, 19 septiembre 2014

Está pasando

La empresa alimentaria no ha podido presentar las cuentas de 2012

El grupo Pescanova presenta preconcurso de acreedores

  • Negocia la venta de activos e inicia un proceso de reordenación de la deuda

(EFE)

Vista general de la Junta General de Accionistas del grupo de empresas Pescanova presidida por Manuel Fernandez de Sousa, en la sede central de Chapela en Redondela.

La multinacional alimentaria Pescanova solicitó a medio día del viernes preconcurso de acreedores ente el decanato de Pontevedra, que tendrá que derivarlo ahora a uno de los juzgados gallegos. La decisión se produjo horas después de que la empresa no presentara las cuentas anuales de 2012 y condicionara la formulación de sus resultados a tener “la certeza de la venta de ciertos activos de la actividad de cultivo de salmón” o a “la renegociación de la deuda” a través del inicio de un preconcurso de acreedores.

Tras comunicar a las 11:30 de la noche del jueves esta situación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ésta decidió suspender, antes de la apertura del mercado, la cotización de la compañía gallega “por concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre el valor”. Al cierre de la sesión del jueves, los títulos de Pescanova cotizaban a de 17,4 euros, con un incremento del 4,5%. 

Silencio en la compañía
Pescanova cerró los nueve primeros mesde del pasado ejercicio 2012 con un beneficio neto de 25 millones de euros,, gracias a la buena marcha de sus ventas en el exterior y de sus proyectos de acuicultura, tal y como en la presentción de resultados aseguraba en noviembre la empresa. La facturación del grupo también creció durante estos nueve meses hasta los 1.149 millones, lo que supone un incremento del 8,9%, debido al aumento del negocio internacional (un 14%) y del nacional (un 2,8%), este último gracias a “la fuerte presencia del grupo en el sector de productos del mar”.

En agosto amplió capital en 125 millones

M.M.

Las tensiones financieras del grupo Pescanova ya se intuyeron a mediados del año pasado cuando la empresa decidió ampliar llevar a cabo una ampliación de capital, cuando la crisis de los mercados atizaba con enorme virulencia. Por ello tuvo que aplicar un enorme descuento en la venta de los títulos. El 10 de julio, la empresa comunicó a la CNMV el incremento del “capital social en un importe nominal de 55.742.784 euros, mediante la emisión y puesta en circulación de 9.290.464 nuevas acciones ordinarias de la misma clase y serie que las acciones actualmente en circulación”. Esto supuso un incremento efectivo de 124,96 millones. Dicha ampliación se realizó para “reforzar sus recursos propios y fortalecer la estructura financiera de la Sociedad, reduciendo su apalancamiento y mejorando sus ratios de endeudamiento” y disminuir así su deuda bancaria contraída, aseguro entonces la firma.
Un mes después, la empresa anunció que, durante el periodo con prioridad a los accionistas, había colocado el 95% de las acciones y posteriormente había abierto un período de adjudicación adicional en el cual se habían presentado solicitudes por valor superior a las acciones que quedaban.

Pescanova poseía, en septiembre de 2012, una deuda de 1.522 millones de euros, de los cuales, 766 millones corresponden a pasivos a largo plazo y 756 millones a corto plazo. Las cifras de 2011 aún eran más negras, al sumar en total 1.633 millones de euros, una deuda que prácticamente se duplicó durante ese ejercicio, según se deduce de los resultados publicados por la compañía a 31 de diciembre de 2011.

En cualquier caso, nadie esperaba que la compañía alimentaria gallega pudiera entrar en preconcurso de acreedores. Sus resultados en 2011 fueron positivos y el auditor no presentó salvedad alguna. 

Durante el viernes, los portavoces de Pescanova se negaron a hacer declaraciones a este periódico y el Grupo Damm, su segundo principal accionista, con un 6,5% del capital, tan solo por detrás de Luxempart, afirmó que “apoya y seguirá apoyando a la compañía desde el Consejo”. La firma cervecera, declaró estar convencida de que “Pescanova podrá solventar esta situación coyuntural por la gran calidad de sus activos y el buen comportamiento de todos sus negocios”.

Damm aumentó su participación en la firma gallega a finales de 2012, desde el 5,728% al 6,183%, según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). De esta forma, la cervecera de Demetrio Carceller adquirió 130.666 títulos y reforzó su posición en Pescanova, en la que participa desde hace año y medio.

LOS ESPECIALISTAS

GameStop se va de España.

USS Enterprise

Carlos Rosales

Los más influyentes en la red en Perú

El Pulso de LatAm

d+i Llorente & Cuenca

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00