miércoles, 26 de noviembre de 2014

Está pasando

Recortará la deuda de 4.400 millones a 2.200 millones de dólares

Repsol vende a Shell activos de GNL por 5.100 millones

  • La operación proporciona a la petrolera española plusvalías de 3.500 millones

Antonio Brufau, Presidente Ejecutivo de Repsol, junto a Peter Voser, Consejero Delegado de Shell, en la sede de Repsol, tras la firma del acuerdo de venta de activos de GNL.

Repsol ha acordado  la venta de todos sus activos de gas natural licuado (GNL), excepto la planta de regasificación de Canaport, en Canadá, a la petrolera anglo-holandesa Shell por 6.653 millones de dólares (unos 5.092 millones de euros).

Tras un largo proceso de negociaciones, finalmente ha sido Shell la que se ha llevado el gato al agua, tal como adelantó Cinco Días el 29 de enero. En un hecho relevante remitido a la CNMV, Repsol ha informado que, del importe total, Shell abonará 4.400 millones de dólares en efectivo y otros 2.253 millones en compromisos financieros (1.756 millones) y deuda (497 millones) ligados a los activos adquiridos.

Según la misma nota, la transacción proporcionará a Repsol unas plusvalías antes de impuestos de 2.679 millones de euros (sin contar la deuda vinculada a los activos vendidos) y una rebaja de su deuda de 4.400 millones a 2.200 millones de euros.  De hecho, el atractivo de la venta eran tanto los ingresos y plusvalías que se pudieran obtener como el recorte de la deuda que implicaba.

Más de 5.000 millones de desinversiones en un año

Con la operación acordada ayer, Repsol ha alcanzado un volumen de desinversiones de más de 5.000 millones de euros en tan solo un año, una cifra que se sitúa muy por encima de los objetivos del plan estratégico 2012-2016. Un plan anunciado en la primavera del año pasado, que estuvo marcado por las consecuencias de la expropiación de YPFpor parte del Gobierno argentino y que establece unos ingresos por venta de activos entre 4.000 y 4.500 millones de euros en todo el periodo.
Tras el expolio de la filial argentina, las agencias de calificación situaron el rating de Repsol al borde del bono basura y precisamente el plan de desinversiones es una de las estrategias para evitar una nueva rebaja de la calificación.
Según Repsol, con los ingresos provenientes de la venta de activos de GNL, Repsol reforzará el crecimiento orgánico de su área de upstream, en la que, tras la transformación del downstream, la compañía viene desarrollando con éxito una intensa actividad exploratoria durante los últimos años. De hecho, en los países en los que Repsol ha vendido sus activos de GNL, la compañía mantendrá una importante actividad en exploración y producción.
Concretamente, en Perú, donde Repsol focaliza una de sus mayores apuestas estratégicas, la compañía acaba de realizar un importante descubrimiento, denominado Sagari y ubicado en el bloque 57, con unas estimaciones preliminares de recursos de hasta dos TCF (trillones de pies cúbicos en sus siglas en inglés) de gas. Este hallazgo refuerza el potencial de esta zona de Perú, donde también se ubica el campo Kinteroni, descubierto por Repsol, uno de los cinco mayores descubrimientos del mundo en el año 2008.

El presidente de la petrolera española, Antonio Brufau, selló ayer en Madrid el acuerdo con el máximo ejecutivo de Shell, Peter Voser, que debe ser ratificado hoy por el consejo de administración. En esta misma reunión se aprobarán también las cuentas del año pasado de la petrolera que, según la información remitida a la CNMV, incluiría ya esta operación, que tiene “efectos económicos desde el 30 de septiembre”. 

De esta manera, las provisiones que tendrá que incluir en dichas cuentas por la deficitaria planta de Canaport, que Repsol no ha logrado vender (tiene un 75% de la misma), se verán sustanciadas por los ingresos de la venta. Repsol indica en una nota de prensa que “en aplicación de criterios de máxima prudencia financiera, ajustará la valoración de los activos norteamericanos en sus libros, registrando un provisión neta de 1.300 millones de dólares”. Eso sí, el acuerdo incluye el suministro de GNLpor parte de Shell durante 10 años.

Por tanto, la operación se contabilizará como cerrada el año pasado, a pesar de que aún tardará muchos meses en ejecutarse, en tanto se superan los trámites pertinentes, como los derechos de tanteo que tienen algunos socios. 

El paquete vendido lo integran la planta de licuefacción de Camisea, en Perú, con otro 20% y las participaciones de algo más del 20% que tiene en los distintos trenes de licuación de la planta de Atlantic LNG, en Trinidad y Tobago. También están incluidos el 25% de la central de ciclo combinado de Bahía de Bizkaia Electricidad, de 800 MW, todos los contratos de comercialización de GNL y la flota de buques metaneros de Repsol, con sus créditos y deudas vinculadas.
Repsol ha recibido más de una docena de ofertas por estos activos.

Entre las interesadas han figurado la rusa Novatek, la china Sinopec, aliada de Repsol en Brasil, la india Gail y las francesas Total y GDF Suez. De hecho, Shell, de la que solo se habló muy al principio, logró mantenerse a la sombra, aunque algunos analistas la consideraron la candidata más adecuada, pese a haber impuesto condiciones muy duras.

LOS ESPECIALISTAS

DEL IMPULSO MONETARIO AL CRECIMIENTO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Preparación para la reunión de la OPEP

La ventana a los mercados

Cortal Consors

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00