jueves, 23 octubre 2014

Está pasando

Aprueba un paquete de medidas para introducir competencia entre las petroleras

El Gobierno simplifica los trámites para abrir nuevas gasolineras

  • Los centros comerciales y los polígonos industriales podrán contar con más surtidores
  • El Ejecutivo prohíbe las recomendaciones de precios
  • La CNE aprecia una "estrategia común" de fijación de precios de carburantes entre las principales petroleras

(EFE)

Cola de automóviles a la entrada de una gasolinera el día antes de la subida del tipo general del IVA. EFE/Archivo

La iniciativa adoptada por el Consejo de Ministros se produce después de analizar los informes elaborados por la Comisión Nacional de Competencia y la de la Energía (CNE), que constataron “el mayor nivel de precios antes de impuestos de los carburantes en España respecto a Europa y la reducida competencia efectiva del mercado de distribución de los carburantes”. Dos acusaciones muy graves que ha hecho suyas el ministro de Industria, José Manuel Soria, y han provocado gran malestar entre las principales petroleras.

En el ámbito minorista, los propietarios de estaciones de servicio (que no suelen ser las petroleras de la bandera o marca que figura en el surtidor) se han quejado históricamente de los abusos que a la hora de firmar los contratos ejercían las grandes operadoras sobre ellos, lo que en la práctica les obligaba a fijar unos determinados precios.

Se trata de los denominados contratos en exclusiva en los que el distribuidor minorista (gasolinera) terminaba convirtiéndose en un mero revendedor con descuento fijo o comisionista de la petrolera que le suministraba el carburante. De este modo, “se fomentaba el alineamiento de precios entre estaciones de servicio abanderadas, reduciéndose así la competencia intramarca”, según denuncia Industria. Estos contratos en exclusiva solo podrán tener a partir de ahora una duración máxima de un año, prorrogable por otros tres si existe acuerdo entre las partes.

Polígonos industriales e ITV

Otra de las medidas aprobadas busca eliminar barreras administrativas y simplificar los trámites que se necesitan para la apertura de nuevas gasolineras.

Tal y como explicó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se trata de ampliar el número de puntos de venta de combustibles en los centros y parques comerciales, los establecimientos donde se realiza la inspección técnica de vehículos (ITV) y las zonas o polígonos industriales.

Para ello, Industria aclara que la actividad de suministro de combustible al por menor será compatible con el uso de suelo para actividades comerciales en estas áreas y la superficie de la gasolinera no computará como superficie útil de venta al público, lo que aumentará el atractivo para que opten por la instalación en este tipo de áreas. Así, el Gobierno anunció que se establecerá un procedimiento único en todas las comunidades autónomas para poder abrir más estaciones de servicio, un sistema que coordinará todos los trámites necesarios, que además deberán resolverse en un plazo máximo de ocho meses, agilizando la concesión de las licencias. Otra de las principales novedades que habrá que ver cómo es recibida por los principales operadores que ya están en el mercado es el anuncio de que se limitará, “de manera transitoria”, el crecimiento en número de instalaciones a las grandes petroleras de cada provincia (en España Repsol, Cepsa y BP copan buena parte del sector).

Con la finalidad de que los costes de distribución sean lo más bajos posibles, se profundiza en el régimen de supervisión de las instalaciones logísticas y de almacenamiento que tendrán obligación de permitir el acceso de terceros en condiciones transparentes, objetivas y no discriminatorias.

Por último, el departamento que dirige Soria explicó que en el actual escenario económico y de precios de los carburantes se considera conveniente revisar los objetivos de consumo obligatorio de biocarburantes en 2013 y años sucesivos, estableciendo unos objetivos que permitan minimizar el precio de los carburantes y asegurar cierta estabilidad al sector. Para el gasóleo, la nueva propuesta sitúa el porcentaje en el 4,1% (anteriormente era del 7%), mientras en la gasolina se reduce de forma más moderada, al pasar del 4,1% al 3,9%. El fin último sigue siendo conseguir en 2020 un grado del 10% de penetración de las energías renovables en el transporte.

Por su parte, la Comisión Nacional de la Energía (CNE) considera que existe una “estrategia de fijación de precios común” para la gasolina y el gasóleo, y advierte de que en enero los precios antes de impuestos de ambos combustibles han recortado diferencias con respecto a otros socios de la UE, hasta situarse en posiciones elevadas.

Tanto para la gasolina como para el gasóleo, el precio mínimo de enero se registró el día 7 y el máximo el 31, y esta circunstancia indica que hay “una estrategia de fijación de precios común para los dos carburantes, con independencia de la evolución del mercado internacional”, afirma el regulador.

Estas consideraciones aparecen recogidas en el informe de enero de la CNE acerca de la distribución de carburantes en estaciones de servicio, en el que además se constata la persistencia del “efecto lunes” y se denuncia que las gasolineras de comunidades autónomas sin 'céntimo sanitario' podrían aprovechar la menor fiscalidad para subir los precios.

En concreto, las provincias que no aplican el tramo autonómico del impuesto de ventas minoristas, que son Aragón, País Vasco y La Rioja, presentan los precios más bajos, si bien tienen los precios más altos si se aplicase el impuesto. Por este motivo, la CNE concluye que las comunidades sin tramo autonómico “podrían estar aprovechando la fiscalidad asimétrica para aplicar precios superiores”.

Por otro lado, el margen bruto de los operadores del sector se mantuvo en enero con respecto al mes anterior y se situó en 13,3 céntimos el litro para la gasolina y en 14,9 céntimos para el gasóleo, asegura el organismo presidido por Alberto Lafuente.

Junto a esto, el informe del regulador indica que los precios antes de impuestos en España son superiores a la media de la UE. En el caso de la gasolina, los precios antes de impuestos superan en 3,6 céntimos por litro la media de la UE, después de que en enero España escalara diez posiciones en la lista de los países más caros y ocupase el quinto puesto.

En el caso del gasóleo, los precios antes de impuestos superan en 2,6 céntimos el litro la media de la UE, y España asciende cinco posiciones en el 'ranking', hasta el duodécimo puesto.

“La carga impositiva sobre los carburantes en España continúa siendo inferior a la de otros países de la UE. Ello continúa explicando el hecho de que los precios finales de los carburantes resulten más económicos”, señala el regulador.

El informe atribuye buena parte de las subidas de enero a la finalización de las exenciones fiscales a los biocombustibles. La gasolina se encareció en 4,1 céntimos, de los que 2,4 céntimos se debieron a la finalización de esta exención.

El precio del gasóleo registró subidas de 2,2 céntimos en enero, las primeras en tres meses. De haberse mantenido el tipo cero para los biocarburantes, el precio medio se habría reducido en 0,4 euros el litro, señala.

LOS ESPECIALISTAS

UNION BANCARIA

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

La amenaza del ébola y la innovación de proceso

Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00