viernes, 18 abril 2014

Está pasando

X Cumbre sindical de Comisiones Obreras

El congreso más austero y previsible de CC OO

  • Toxo será reelegido el sábado y dirigirá una Ejecutiva muy reducida por la crisis
  • La ausencia de división interna augura menos polémicas que en anteriores congresos

(REUTERS)

Ignacio Fernandez Toxo, actual secretario general de CC OO y único candidato a dirigir el sindicato en el X Congreso Confederal que se celebrará en Madrid desde mañana, jueves, al sábado.

El 24 de junio de 1972 los diez miembros de la dirección del sindicato Comisiones Obreras, que entonces era una organización ilegal, eran detenidos en el convento de los Padres Oblatos, en Pozuelo de Alarcón (Madrid), donde estaban reunidos clandestinamente. Tras ser interrogados fueron encarcelados acusados de reunión ilegal y asociación ilícita en grado de dirección de CC OO. Permanecieron en prisión preventiva hasta un año y medio después. Tras el juicio a finales de diciembre de 1973 fueron condenados a entre 12 y 20 años de cárcel. Un año después, el Tribunal Supremo les rebajó las penas y el 25 de noviembre de 1975, tras la muerte de Franco, el Rey Juan Carlos les indultó. Este caso se conoció judicial y mediáticamente como el Proceso 1.001.

Desde entonces y en honor a esta primera dirección de CC OO, encabezada entre otros por Marcelino Camacho y Nicolás Sartorius, todos los congresos confederales del sindicato, que se celebran cada cuatro años, han contado simbólicamente con 1.001 delegados. Pero la crisis no respeta nada, y por primera vez este año, el sindicato ha decidido, por ahorro de costes, que sean solo 750 los delegados de toda España que asistirán al XCongresoConfederal de CC OO, que empezará mañana y terminará el sábado, con la elección de su nueva dirección.

Esta austeridad también se reflejará en otros aspectos del congreso como su lugar de celebración: también por primera vez, el sindicato no alquilará ningún centro de convenciones para la reunión, sino que lo hará en el auditorio de su sede madrileña de la calle Lope de Vega, donde están la mayoría de las federaciones. Y su duración también se acorta, pasando de tres días y medio a dos y medio.

Pero donde más afectará este ajuste de costes será en la propia estructura del equipo directivo que salga del congreso para los próximos cuatro años. Así,la Comisión EjecutivaConfederal pasará de tener 23 secretarios y 21 vocales (45 con el secretario general) a un total de once o trece miembros, más el secretario general, que casi con toda seguridad y sin oposición volverá a ser el gallego ex líder del metal, Ignacio Fernández Toxo, que es el único candidato al cargo.

Esta reducción a la mitad del equipo directivo tiene sus razones de ser internas y económicas. Por un lado, ya no será necesario integrar a todas las familias que existían hasta la llegada de Toxo, que a lo largo de los últimos cuatro años se han ido integrando en la dirección confederal sin plantar cara a Toxo, como sí hicieron con su predecesor, José María Fidalgo, hace cuatro años.

Lejos queda por tanto la incertidumbre con la que se vivió el anterior congreso en el que la corriente crítica, liderada por Agustín Moreno y la representada por el ex secretario de Madrid, Rodolfo Benito protagonizaron una férrea oposición a Fidalgo, que hicieron que este perdiera por apenas ocho votos. De aquella noche de abril de hace cuatro años salió un sindicato divido en tres corrientes que había que integrar en la ejecutiva y por ello aumentó su número considerablemente.

Ahora, sin aparentes guerras internas y con problemas económicos derivados del recorte de más del 30% de las subvenciones públicas de los presupuestos y la caída de ingresos por la menor aportación de los afiliados parados, la ejecutiva reducirá su tamaño.

De hecho, fuentes del sindicato explican que el criterio de eliminación de puestos podría ser, sobre todo económico, ya que desaparecerían los secretarios que eran asalariados del sindicato y conservaría sus puestos aquellos que son liberados de alguna empresa, que les paga el sueldo. Según distintas fuentes, al igual que ya ha ocurrido en algunas instancias del sindicato, un expediente de regulación de empleo (ERE) planea sobre el equipo dela Confederacióndel sindicato, por lo que este tipo de decisiones cobraría un sentido.

En cualquier caso la falta de división interna se traducirá también en un debate de ideas más homogéneo, donde no es previsible ningún conflicto de entidad de cara a la estrategia de los próximos años. Aunque hay quien en privado cree que “se debería abrir un debate de renovación del papel del sindicalismo en la sociedad y, sobre todo, de su escasa presencia en la empresa”. Pero estas mismas fuentes no confían en que este debate se produzca.

Algunos toman posiciones para 2017

La composición de la nueva dirección es una incógnita, aunque algunas fuentes cercanas a Toxo confirman que casi con toda seguridad conservará a su leal número dos, el secretario de Acción Sindical, Ramón Górriz; quien también podría asumir la secretaría de Formación Ocupacional.

Pero, ¿quién se colocará en los puestos clave para controlar el sindicato? Distintas fuentes apuntan que el actual secretario de Comunicación, Fernando Lezcano, podría asumir también la secretaría de Organización, desde la que dispondría de más poder interno.

Según unas fuentes –que creen que Lezcano se estaría preparando para optar a la sucesión de Toxo en 2017–, el actual secretario de Comunicación habría exigido conservar su puesto de portavoz del sindicato junto a la organización interna. Pero otros consideran que la portavocía no está asegurada. De ser así, Empar Pablo, podría optar a la secretaría de Comunicación.

A la nueva dirección también podría incorporase el ex secretario de la Unión de Madrid, Javier López, como secretario de Institucional, puesto que históricamente ha sido clave en la estrategia del sindicato y ahora está ocupada por Laura Pinyol, sin especial relevancia. Asimismo, emerge para este mismo cargo la figura del secretario de Seguridad Social y Previsió Social, Carlos Bravo. Otra de las personas fuertes de CC OO, Rodolfo Benito conservaría su secretaría de Estudios y podría asumir alguna otra responsabilidad. Asimismo, Paloma López, también vinculada a la corriente alternativa de Benito en el anterior congreso, conservaría su secretaría de Empleo, desde la que negocia todas las reformas del mercado laboral.

LOS ESPECIALISTAS

El asno y el buey

El GEFE

María Graciani

Legislatura desaprovechada

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00