jueves, 24 abril 2014

Está pasando

Supondrá un alivio para la devolución del rescate

El BCE accede a la petición de Irlanda de reestructurar la deuda bancaria

  • El Banco Central Europeo habría accedido a la petición del Gobierno irlandés de reestructurar la deuda bancaria del país, de modo que se alivie la factura que paga el Estado por el rescate concedido en 2010 por Bruselas y el FMI. La decisión de Draghi, que no ha querido confirmar en rueda de prensa, ha estado precedida del inicio de la liquidación definitiva del Anglo Irish Bank.
Temas relacionados:

"El acuerdo está hecho", señalan fuentes que cita la agencia Reuters y de la ratiotelevisión irlandesa RTE. Esto supondrá un alivio para la deuda pública irlandesa, que debe pagar 3.100 millones de euros anuales por el coste del rescate de Anglo Irish. Aun así, Mario Draghi ha evitado confirmar el acuerdo en la rueda de prensa celebrada hoy y se ha limitado a señalar que el BCE "ha tomado nota de la operación sobre esta cuestión".

El Ejecutivo de Dublín convocó anoche una sesión extraordinaria del Parlamento nacional para explicar la situación y redactar una ley urgente que respalde la disolución del Anglo y la entidad financiera Irish Nationwide. Desde su nacionalización en 2009, ambas entidades se encuentran en proceso de cierre definitivo a través de una compañía estatal llamada ahora Irish Bank Resolution Corporation (IBRC), que tras su liquidación pasará a formar parte del llamado "banco malo" irlandés.

El Gobierno irlandés lleva meses pidiendo al BCE que acepte reestructurar un préstamo concedido hace tres años al Ejecutivo de entonces para salvar el Anglo Irish Bank, la entidad prestamista preferida por los constructores durante el "boom" de este sector.

El BCE concedió un préstamo de 31.000 millones de euros a través de la emisión de los llamados documentos de reconocimiento de deuda (IOU, en sus siglas en inglés), unos pagarés usados por Dublín para recapitalizar ambas entidades, pero que le obligan a pagar cada año, hasta 2023, un interés del 8%.

El próximo 31 de marzo Irlanda debería hacer frente a unos de esos pagos anuales, que asciende a 3.100 millones de euros, motivo por el que ha propuesto al BCE canjear los pagarés con deuda del Estado a largo plazo, cuyo vencimiento oscilaría entre los 25 y 40 años.

Hasta la fecha, el BCE se había mostrado, no obstante, reticente a la idea de permutar los pagarés por los bonos del Estado, ya que esta operación podría contravenir la normativa que impide a la entidad comunitaria financiar directamente a los gobiernos.

Dublín ha insistido en la necesidad de que el BCE alivie de alguna manera la aportación del Estado al saneamiento del sistema financiero, al tiempo que insta a la UE a que cumpla con el ofrecimiento de un nuevo pacto de reestructuración de su deuda bancaria de 64.000 millones de euros, vista como un lastre para la política económica.

El Ejecutivo del conservador Enda Kenny arguye que la recapitalización directa permitirá separar la deuda bancaria de la soberana, con el consiguiente efecto positivo para cumplir con los objetivos de déficit marcados en su programa de ayuda, que, según los inspectores, está en el "buen camino".

LOS ESPECIALISTAS

TIEMPO DE REFLEXION...PASADO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00