viernes, 19 de diciembre de 2014

Está pasando

Pendientes un año más de la llegada de extranjeros

Temas relacionados:

Continuismo, mantenimiento de la tendencia. Así ve el sector turístico el recién comenzado ejercicio 2013: sin grandes cambios respecto al año anterior. La mayoría de fuentes consultadas confían en que, este año sí, la demanda interna tocará fondo para empezar a repuntar en 2014, mientras que el comportamiento del turismo extranjero, el auténtico motor del sector, no aflojará el pistón. Baleares y Canarias volverán a ser los destinos más atractivos para el turista de fuera, mientras que Barcelona seguirá acaparando las llegadas en el subsector del turismo urbano.

Más allá de estas consideraciones, la industria tendrá que lidiar con el aumento en los precios de los billetes aéreos, que la consultora Advito (vinculada a la agencia Vibo Viajes) sitúa entre un 2% y un 3% en Europa.

La Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur) asegura en su informe de perspectivas del sector para 2013 que más del 80% de los empresarios turísticos creen que experimentarán "una leve caída de ingresos" en el presente ejercicio (la proporción se reduce a un 55% si se pregunta solo a los hoteleros). Desde el lobby turístico estiman que 2013 se cerrará con una caída del PIB turístico del 1%, frente a la reducción del 1,6% con que se saldó 2012. "Creemos que 2014 será el año de la recuperación en números positivos, camino que se empezará a andar en esta campaña", sentencia José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur.

"Se seguirán acortando las estancias", dice De Villiers, de Amadeus

57,7millones de turistas extranjeros atrajo España el pasado año, cifra a la que contribuyó decisivamente el llamado efecto 'primavera árabe'.

43.327millones de euros es la cifra que alcanzaron los ingresos turísticos del exterior en 2012, un 0,7% más que el año anterior, según datos de Exceltur. El sector confía en mantener o superar esta cantidad.

80% de los empresarios turísticos creen que experimentarán este año "una leve caída de ingresos", según una encuesta realizada por Exceltur.

El turismo nacional, constreñido por la fuerte reducción del gasto que asola al país, no levantará cabeza. "Es probable que sigan acortándose el número de estancias y que muchos turistas españoles continúen optando por alojamientos extrahoteleros", indica Paul de Villiers, director general de Amadeus España. "En cualquier caso, seguirán teniendo tirón aquellas modalidades de viaje que permitan un control del gasto, como son los paquetes vacacionales o los cruceros", abunda.

El portal de reservas de viajes Travelzoo habla de turismo de crisis para referirse a los nuevos hábitos de turismo que están surgiendo en el país debido a la situación económica. "Se ha detectado un descenso general en las tarifas hoteleras en destinos como Madrid, Barcelona y Málaga", indican desde la compañía.

Las llegadas internacionales, por contra, podrían superar los 57,7 millones de visitantes registrados el año pasado. Aunque, tal y como recuerda Zoreda, el impulso exterior no se nota en todas las regiones: son Canarias y Baleares, además de algunas zonas playeras de la Península, las zonas del país que absorben este mercado. Se espera que el gasto medio por turista, que creció en 2012 gracias en buena medida al desembolso de los visitantes rusos, se mantenga en niveles similares o incluso que suba ligeramente.

Desde Exceltur descartan la idea de que puedan subir los precios hoteleros en 2013, más allá del caso puntual de algún establecimiento de Baleares, por ser la comunidad autónoma que más turismo extranjero capta. Los proveedores e intermediarios deberán seguir haciendo un esfuerzo por mantener o incluso reducir sus precios a costa de un menor margen.

Tercer año de la 'primavera árabe'

Parece fuera de duda que España se beneficiará por tercer año consecutivo del efecto primavera árabe. "Hasta hace un mes, las reservas en Egipto y Túnez estaban repuntando, alimentadas por grandes ofertas, pero los recientes acontecimientos en El Cairo [enfrentamientos callejeros entre simpatizantes de la oposición y la policía, que se han saldado con decenas de muertos, y la declaración del estado de emergencia en tres ciudades] nos hacen pensar que los países europeos volveremos a captar el turismo dirigido al Magreb", señala Zoreda.

El secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Taleb Rifai, cifró recientemente en siete millones la cantidad de pasajeros desviados el año pasado de los países árabes hacia destinos europeos, entre ellos España.

"Hay también gran incertidumbre en torno a los efectos que puedan tener las guerras en Malí y Siria, pues el conflicto repercute en sus países colindantes", añade De Villiers. Al margen del posible trasvase de turistas que pudiera originar esta situación, De Villiers destaca que España "ha sabido hacer las cosas bien fidelizando a quienes optaron por venir aquí en 2011, cuando comenzaron los conflictos y la inestabilidad de la llamada primavera árabe".

Sin ayudas públicas

"Hay una cierta contradicción en asegurar que el turismo es el principal sector del país, que potencia la solvencia de España y que contribuirá a su salida de la crisis, como suele decir el Gobierno, y a la vez aumentar el IVA, imponer tasas turísticas y reducir las partidas presupuestarias de las que se puede beneficiar el sector", opina Zoreda.

En este último aspecto, el de la contribución estatal al negocio, el vicepresidente ejecutivo de Exceltur se siente agraviado. No es de recibo, sostiene, que se esté ayudando a la industria automovilística con el plan PIVE, que fomenta la compra de coches gracias al abaratamiento de las tasas, y que en cambio no se tomen medidas similares con el turismo.

"El Imserso es nuestro plan PIVE, y se está recortando su presupuesto", señala. En un momento en que la demanda interna se encuentra bajo mínimos, los viajes nacionales para los mayores que organiza el instituto dependiente de la Seguridad Social podrían contribuir a mantener muchos empleos.

El escaparate de Iberoamérica

El recinto ferial de Ifema bulle estos días de actividad. El miércoles arrancó Fitur, el certamen de referencia en el sector turístico y una de las citas de mayor afluencia del calendario ferial. Cerca de 9.000 empresas e instituciones han acudido este año a Fitur en representación de 167 países. Los organizadores esperan recibir unas 200.000 visitas.

En la presente edición de la feria gana peso el mercado latinoamericano, cuya presencia en Fitur ha aumentado exponencialmente en los últimos años. En plena expansión económica de Iberoamérica, este hecho responde, según los organizadores, a la oportunidad de negocio que brinda Fitur como puerta de acceso a destinos receptivos en los mercados europeo y asiático.

Para Ana Larrañaga, directora del evento, "la situación estratégica de España, unida a la identidad cultural e idiomática, ha consolidado a Fitur como el principal centro de negocio para la industria turística iberoamericana". De hecho, añade, "su condición de hub para el mercado iberoamericano le ha merecido un carácter diferenciador como valor añadido por su capacidad para generar flujo comercial hacia los mercados europeos y asiáticos". En este sentido, Fitur cuenta con actividades paralelas, como el foro Investour Américas, dirigidas a generar negocio.

La industria turística fue la más exportadora en 2012

El turismo fue capaz de generar unos ingresos procedentes del extranjero de más de 43.000 millones de euros, según las estimaciones de la Alianza por la Excelencia Turística (Exceltur). Se convirtió de nuevo, así, en el sector más exportador y generador de divisas.

A pesar de la mayor llegada de extranjeros (57,7 millones de visitantes), el PIB turístico caerá, según las previsiones del lobby turístico, al cierre de 2012, al 1,6%. Ello se debe al hundimiento de la ya maltrecha demanda interna, que cayó por encima del 3% en términos del PIB turístico. Las pernoctaciones nacionales en alojamientos reglados se hundieron un 7,3% (132,7 millones), situándose en valores de 2004.

José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur, indica que los meses en los que la subida del IVA que forzó el Gobierno el año pasado, implementada en septiembre, desencadenó un final de año mucho peor de lo esperado. Un efecto que se notó tanto entre turistas nacionales como internacionales. Pese a las varias conversaciones mantenidas con el Gobierno, el lobby turístico no logró persuadirle de que no tocara los impuestos indirectos, aunque sí se comprometió a volver a bajarlos en cuanto la situación económica mejore.

Desde el punto de vista empresarial, el año fue malo. El 77% de las empresas turísticas consultadas por Exceltur cerraron 2012 con caídas de ventas, y el 68,2% empeoraron sus resultados respecto al año anterior tras aplicar fuertes recortes de costes y capacidad que han afectado al empleo. El ejercicio se salda con 23.279 afiliados menos a la Seguridad Social.

Con todo, el secretario general de la OMT, Taleb Rifai, destacó la semana pasada la buena salud de que goza el turismo en España, y auguró un crecimiento "importante" también en el presente ejercicio. En su opinión, el balance español entre ingresos y gastos en turismo es, con unos 30.000 millones: "El mejor.

LOS ESPECIALISTAS

¿SUBIDA DE TIPOS EN USA EN ABRIL?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00