viernes, 25 abril 2014

Está pasando

Los expertos creen que todavía no es tarde para entrar en renta variable

¿Qué puede hacer el minorista para no perderse las subidas de la Bolsa?

  • Los analistas aconsejan asumir riesgo y recomiendan tomar posiciones aprovechando los recortes y no perder el tren frente a los institucionales.
Temas relacionados:

El Ibex se comportará dos dígitos mejor de lo que lo haga Europa este año". La frase es de Ignacio Cantos, director de inversiones de la gestora de patrimonios atlCapital. Sin embargo, recoge el sentimiento del mercado y de los analistas que creen que 2013 será el año de la Bolsa española.

Desde hace varios meses, los informes de las firmas de análisis, tanto extranjeras como españolas, apuestan por la renta variable española para este año. "Hay un cambio de tendencia en las recomendaciones de inversión en España por parte de los grandes bancos internacionales como HSBC, Barclays y Morgan Stanley al igual que en los medios de comunicación como Wall Street Journal", explicaba hace unos días Alfonso de Gregorio, director de gestión de Gesconsult.

Aunque en las últimas jornadas este entusiasmo se ha frenado, el Ibex sube alrededor de un 7% desde el 2 de enero, uno de lo mejores comportamientos de Europa en lo que llevamos de año. De hecho, hay más de una decena de valores del selectivo que registra ganancias superiores al 10% en este período. Los bancos Bankinter y Popular, con revalorizaciones respectivas del 28% y del 21% y las constructoras FCC y Sacyr, que acumulan desde primeros de año ganancias del 17% y del 12%, respectivamente, son de las más alcistas.

Fuera del Ibex, las subidas son más llamativas. Sin contar valores que están siendo presa de la especulación como Banco de Valencia y Bankia, que avanzan cerca de un 87% y un 53% en el año, hay otras muchas compañías que registran revalorizaciones espectaculares. Este es el caso de la Seda de Barcelona, con un repunte del 51%, o Natra y Cementos Portland, también presentes en el ránking de los más alcistas.

Sin embargo, los gestores señalan que el pequeño inversor no está siendo partícipe de estas subidas. "Los grandes gestores y los grandes inversores, los que tienen más conocimiento del mercado y los que crean tendencia entran primero y forman lo que se conoce como el banco de peces. Este banco se empieza a mover en un sentido y cuando los particulares entran es cuando el banco ya ha cambiado su dirección", asegura Julián Coca, gestor de renta variable de Inversis Banco.

"La inmensa mayoría de los particulares llega tarde. Cuando quiere entrar en Bolsa es porque ya ha subido mucho y cuando se sale es cuando ya ha bajado demasiado. Es un tema digno de estudiar en el que entran muchos intereses de terceras partes implicadas, como las propias casas de análisis, las cuales recomiendan entrar en Bolsa o en determinados valores cuando ellos quieren salirse para que el precio no baje demasiado durante ese periodo de distribución", explica Jorge Maestro, asesor de inversiones independiente y miembro de CFA Spain.

Y es que tal y como recuerdan los gestores, el inversor particular es reticente a entrar en Bolsa partiendo de la experiencia previa. En los últimos diez años hay muchos ejemplos de decisiones que han llevado a muchos inversores a perder dinero. Uno de los casos más sonados fue el de Terra y el pinchazo de la burbuja tecnológica que afectó a muchos pequeños inversores. Terra salió a Bolsa en noviembre de 1999 a un precio de 11,81 euros por acción. La demanda fue tan elevada que las acciones se dieron por sorteo ( a un máximo de 25 acciones por cada accionista).

La locura se desató en torno a esta puntocom que empezaba a cotizar en la Bolsa española, donde además se creó un índice de valores tecnológicos, llamado Nuevo Mercado (actualmente no existe prácticamente ninguna de las compañías que formaban este índice). El 14 de febrero de 2000, las acciones de Terra marcaron un máximo de 157,6 euros y muchos inversores compraron cerca de ese precio. Dos meses después empezó la crisis de las puntocom en EEUU, arrastrando a Terra en su declive. Finalmente, en mayo de 2003, su matriz, Telefónica lanzó una opa de exclusión pagando 5,25 euros por acción, un 55% menos que el precio de salida a Bolsa, dejando a muchos accionistas insatisfechos y en la ruina.

Burbuja inmobiliaria

El sector inmobiliario también tuvo casos sonados de desplomes. La inmobiliaria Astroc fue uno de los más graves. La compañía que presidía Enrique Bañuelos debutó en Bolsa en 2006, lo que le servió para embolsarse unos cientos de millones de euros en la operación. Su declive empezó muy pronto dejando con pérdidas a miles de accionistas.

Astroc fue la Terra -filial de Telefónica en Internet'- de las inmobiliarias, cuyo ascenso y caída marcó una etapa en la Bolsa y arrastró a todo el mercado. Las relaciones y los intercambios de activos y acciones entre Astroc y las sociedades patrimoniales a Bañuelos ocasionaron al constructor pingües beneficios y más de un quebradero de cabeza con las autoridades.

El miedo a tomar riesgo en Bolsa está ahora muy presente después de cinco años consecutivos de crisis. Sin embargo, el sentimiento está cambiando. Además, la volatilidad está en mínimos, lo que suele ser tomado en cuenta por los particulares a la hora de invertir en Bolsa. Gemma Hurtado, gestora de Mirabaud, cree que "el inversor particular está muy metido en problemas como para poder descontar que va a venir una mejora. Hay un factor psicológico claro que hace que el inversor español esté cauto. Creo que llegará a cambiar a lo largo de 2013 si se confirman datos económicos buenos y veremos que el sentimiento cambia". Los expertos creen que es el momento de tomar posiciones en Bolsa aunque con prudencia. Jorge Maestro cree que no es tarde para entrar pero recuerda que el que no lo ha hecho ya se ha perdido una subida del 50% en seis meses.

El gestor recomienda usar un stop losses. "El inversor que entre a estos precios debe ajustar su nivel de stop, que nosotros situaríamos como mucho en el 8.300 del Ibex 35 (un 5% por debajo de los niveles actuales). Perder estos niveles implicaría perder los mínimos del año y volvernos a meter por debajo de la gran tendencia bajista iniciada en 2008 (cuando el Ibex caminaba por los 16.000 puntos). La siguiente resistencia en el Ibex 35 la tenemos en los 9.000-9.200 puntos, por lo que a poco que acompañen los mercados y el bono español, podemos ver avances de un 5% adicional a los niveles actuales", explica.

Por su parte, Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonio (grupo Unicaja), cree que es momento de asumir riesgo poco a poco en las carteras como una forma de mejor la rentabilidad de nuestro patrimonio.

"Este apetito por el riesgo que se ve en los institucionales no es compartido por los pequeños inversores, que están anclados en el depósito o en posiciones muy conservadores", añade Romero que, sin embargo, adelanta que "muchos de ellos a los que les gusta la Bolsa están aumentando algo la exposición a renta variable pero de manerta tímida y gradual".

Romero considera que la mejor manera de ir tomando posiciones en Bolsa es con una cartera diversificada en la que tenga cabida el sector bancario, algo de energía con valores como Enagás y empresas del sector consumo básico.

atlCapital se decanta por el sector financiero. La firma de gestión de patrimonios cree que "lo peor ha pasado en este sector". Popular es una de sus apuestas más firmes mientras que no perderían de vista el sector asegurador. Además, a su juicio, hay que tener presentes sectores con fuerte generación de caja aunque no generen crecimiento a corto plazo como petroleras, telecomunicaciones o infraestructuras.

Estar en Bolsa a través de fondos de inversión

Los fondos de inversión de Bolsa española ganan atractivo para aquellos inversores que no quieren perderse el potencial de revalorización del Ibex pero prefieren que sean otros los que tomen las decisiones por ellos e incluso seleccionen su cartera de inversión. Desde Unicorp Patrimonio, aconsejan a sus clientes entrar en fondos de Bolsa española y europea. "Es una manera de diversificar con menos riesgo", asegura Romero. Además, este producto cuenta con un atractivo fiscal. Los fondos de inversión son productos que cuentan con importantes ventajas fiscales ya que no se tiene que tributar por el traspaso de un fondo a otro permitiéndo al partícipe tomar posiciones defensivas si vienen mal dadas. Sin embargo, muchos de los partícipes no están al tanto de estas ventajas fiscales.

"Creemos que el Ibex alcanzará los 9.600 puntos, lo que supone más de 1.000 puntos desde precios actuales. Sin embargo, eso significa que un valor ha subido un 20% y otro ha podido subir solo un 5%. Por eso, nosotros aconsejamos a nuestros clientes que inviertan en renta variable a través de fondos. Es la mejor manera de diversificar la inversión y no complicarse", explica Romero.

El director de inversión de Unicorp Patrimonio muestra su preferencia por varios fondos de renta variable española y europea.

El Fidelity Iberia es un fondo de renta variable española y portuguesa que en 2012 ha registrado una rentabilidad del 21%. Los valores que componen su cartera son algunos de los más rentables del selectivo durante los últimos doce meses ya que aunque el índice cerró 2012 con una caída del 4%, muchos de sus valores vivieron un año de importantes revalorizaciones. Inditex (ganó un 70% en 2012), Amadeus (se revalorizó un 55%), Grifols (110%) o Viscofán (53%) son algunas de estas compañías exitosas en Bolsa y que forman parte de la cartera del producto.

Por su parte, Jorge Maestro, asesor de inversiones independiente y miembro de CFA Spain, hace una lista de ocho fondos de Bolsa que el pasado año batieron al selectivo. Todos ellos lo hicieron entre un 10% y un 14% mejor que el índice de referencia. Se trata del March Valores, Sabadell BS España Bolsa, Eurovalor Bolsa, BNP Paribas Bolsa Española, Aviva Espabolsa 2, CX Borsa Espanya, Eurovalor Bolsa Española.

LOS ESPECIALISTAS

TIEMPO DE REFLEXION...PASADO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00