jueves, 23 octubre 2014

Está pasando

España intensificó en 2012 el ajuste de su economía y destruyó 850.000 puestos de trabajo; con ello desde el inicio de la crisis se han perdido 3,55 millones de ocupados

Cinco años con 2.000 empleos menos al día

  • El drama del paro no encuentra freno. El año pasado 850.500 personas perdieron su trabajo en España, según los datos de la Encuesta de Población Activa del último trimestre, publicada por el INE. La cifra de parados en España queda en 5.965.400, y solo la fuerte caída de la población activa permite que los parados queden por debajo de los seis millones. La pérdida de empleos en el cuarto trimestre ha sido superior a la del año pasado. En las empresas de titularidad pública y en las administraciones públicas se han perdido 74.500 empleos en los últimos meses del año, frente a los 288.700 que se han perdido en el sector privado
Temas relacionados:

Cola de parados en una oficina del Inem

BLOOMBERG

El pasado año fue nefasto para el empleo. Sin paliativos. España, lejos de recuperarse como muchos llegaron a vaticinar, intensificó el ajuste de su economía y destruyó otros 850.500 empleos en todo el ejercicio, al tiempo que ganó 691.700 parados más. Ha sido el segundo peor año desde que empezó la crisis a finales de 2007. Solo fue peor 2009, año en el que desaparecieron 1,2 millones de empleos.

En cualquier caso, todo esto arroja una media estremecedora: la crisis se ha llevado por delante 3,5 millones de empleos desde 2007, lo que supone prácticamente 2.000 empleos destruidos cada día durante cinco años seguidos.

Las cifras conocidas ayer -incluidas en la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística- dejan al mercado laboral español en una posición inquietante. Al término de 2012 había en España un total de 22,9 millones de personas de entre 16 y 64 años que estaban en disposición de trabajar. Es lo que se llama población activa. De todos ellos, 16,9 millones tenían un empleo y los 5.965.400 restantes estaban parados.

Esto supone que el 26,02% de la población activa está desempleado, una tasa de paro histórica jamás alcanzada por la economía española. O lo que es lo mismo, más de uno de cada cuatro españoles que quiere trabajar, no puede hacerlo porque no encuentra dónde.

A esta fotografía del mercado de trabajo hay que añadir otro elemento para entender qué está pasando. Se trata del fuerte descenso que ha registrado la población activa, sobre todo en el último trimestre de 2012, cuando se redujo en 176.000 personas.

Esto ha impedido que España llegara a los seis millones de desempleados (porque hay menos personas que debe absorber un mercado laboral que no genera empleo y que, por lo tanto, se contabilizan como parados). Y, sin embargo, y paradójicamente, ha aumentado la tasa de desempleo un punto porque el volumen total sobre el que se calcula dicha tasa ha disminuido con la citada merma de población dispuesta a trabajar.

Pero ¿por qué se ha producido este intenso descenso de la población dispuesta a trabajar? Fundamentalmente, por desánimo de quienes buscan empleo y no lo encuentran. De hecho, casi la mitad de los seis millones de parados son de larga duración, lo que significa que llevan más de un año desempleados.

Es más, según las cifras facilitadas ayer por el INE, este desánimo ha afectado casi en exclusiva al colectivo de extranjeros. De hecho, en 2012 la población activa de este colectivo se redujo en 175.600 personas, al tiempo que entre los españoles se registraron 16.800 personas más en disposición de trabajar. A este fuerte aumento de los extranjeros que han dejado de buscar trabajo, la EPA añadía ayer otros 169.200 inmigrantes que abandonaron España el pasado año, según esta encuesta.

¿Dónde se está produciendo esta sangría de la ocupación? La pérdida de empleos en 2012 se repartió de forma parecida entre los mismos sectores que en 2011, pero con más intensidad. Así, el sector servicios destruyó 480.200 puestos de trabajo el pasado año, más de la mitad de todo el empleo desaparecido en todo el ejercicio. Esto intensificó el ritmo de ajuste de ocupación en estas actividades del -1,58% en 2011 al -3,6% en 2012.

La industria también destruyó más ocupaciones el pasado año. En concreto, perdió 142.800 trabajadores (un 5,6%) frente a los 96.500 perdidos en 2011 (-3,6%).

Por su parte, la construcción fue el único sector productivo que frenó algo su ajuste de empleos, pasando de un recorte de la ocupación del 19% de 2011 al 16% en 2012. Si bien en términos absolutos el sector del ladrillo fue, tras los servicios, el que más puestos de trabajo perdió (203.000), dejando el número total de ocupados en esta rama de actividad en poco más del millón de trabajadores, cuando en 2007 alcanzó los 2,8 millones de trabajadores.

Solo la agricultura volvió a crear empleo en el último trimestre de 2012, al registrar 63.700 nuevos ocupados, lo que supuso un fuerte avance de casi el 9%. Si bien este aumento no fue suficiente para colocar al sector en saldo positivo en términos anuales. Así en el ejercicio pasado el empleo agrario cayó un 3%, con 24.400 ocupados menos. En 2011, la agricultura sí consiguió crear 400 empleos.

Otro colectivo que salvó los muebles en 2012 fue el de los trabajadores autónomos, que incrementó su número en 53.300 el pasado año, un 1,8% más. Pero también este colectivo tuvo un comportamiento desigual, ya que mientras que los autónomos sin asalariados registraron un fuerte avance, del 5% (96.600 más en el año); aquellos que tienen mini empresas y cuentan con algún trabajador a su cargo y son, por tanto, empleadores, disminuyeron en 19.100, tras recortarse un 2%.

Menos fijos y menos temporales

En cuanto a los perfiles de las personas que ocupaban los empleos desaparecidos, eran en mayor medida hombres (-569.000) que mujeres (-281.500). Y afectó por igual a trabajadores con contrato fijo que parcial.

No obstante, ha sido en el último trimestre del año cuando se ha intensificado tanto la destrucción de empleo (363.300 puestos de trabajo menos frente a los 97.000 ocupados perdidos en el tercer trimestre); como la caída de la población activa, que se ha visto recortada en 176.000 personas; y en este caso, la mayoría españoles (-126.400).

Respecto a este último colectivos, a la justificación del desánimo reinante puede añadirse otro motivo: el adelanto de muchas jubilaciones ante el anuncio del Gobierno de que endurecerá inminentemente el acceso al retiro parcial y al anticipado.

A pesar de este negro horizonte, los responsables gubernamentales confían en que las reformas y los ajustes que han adoptado este año "terminen teniendo su efecto" y, por ello, mantienen sus previsiones de que la economía española empiece a recuperarse lenta y paulatinamente a lo largo de 2013 para empezar a crear empleo en el último trimestre del presente ejercicio o en el primero de 2014. Así lo aseguraba ayer, entre otros, el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, quien justificó la intensificación de la destrucción de empleo en el último trimestre "en consonancia con el retroceso del PIB del 0,6%" y por haber recibido el mayor efecto de los recortes presupuestarios en dicho periodo.

Los recortes de plantilla llegan al sector público

La destrucción de empleo en el cuarto trimestre se ha cebado de nuevo con el sector privado, pese a los cálculos que apuntaban a una atenuación de este ajuste y su desplazamiento al sector público. De hecho, en el tercer trimestre de 2012 desaparecieron más puestos de trabajo públicos que privados. Pero esto no ha tenido continuación, ya que entre octubre y diciembre se perdieron 288.700 empleos privados frente a 74.500 públicos)

Esta inesperada intensificación de la pérdida de ocupados del sector privado no ha evitado, sin embargo, que 2012 fuera el primer año que concluyó con un recorte de la plantilla general de los empleados públicos de toda España.

Este ajuste -facilitado por la posibilidad legal de que todo el sector público hiciera despidos colectivos recogida en la reforma laboral- fue además de cierta intensidad (5,5%, con 219.900 empleados menos).

Contratos en las empresas

La plantilla total de las Administraciones estatal, autonómica y local ha quedado en 2,8 millones de ocupados, tras descender un 7,1% en 2012. Sin embargo, este recorte de plantillas no ha sido de la misma intensidad en las empresas públicas, que en 2012 perdieron apenas 1.900 trabajadores; lo que supuso un ajuste mucho menor, del 1,2% en todo el ejercicio. Es más, las empresas públicas incluso generaron 13.200 puestos de trabajo en el segundo semestre del año pasado.

Baleares es la única comunidad donde ya se generan puestos de trabajo

Por primera vez desde que empezó la crisis, una comunidad autónoma registra una importante creación de empleo. Se trata de Baleares, donde se generaron 14.100 nuevos puestos de trabajo en 2012, un 3,2% más. Junto a esta comunidad destaca lo ocurrido en Canarias, donde tradicionalmente suelen empezar a detectarse los cambios de tendencia en la evolución del mercado laboral, que fue la región española que menos ocupación destruyó el año pasado, con una caída del 1,8%.

Por el contrario, el dato más negativo lo aportó Castilla La Mancha, que fue la comunidad que ajustó empleo con más intensidad al perder el 9% de sus ocupados (-67.700 puestos de trabajo). En Cataluña a pesar de ser la región más turística de España, el empleo tuvo uno de los peores comportamientos de toda España. Concretamente es, después de Castilla La Mancha y País Vasco (-7%), la comunidad que más ocupación destruyó, con una caída del 6,5% (195.400 empleos menos), por ajuste de la industria y el sector público.

Ya hay 1,8 millones de familias con todos sus miembros desempleados

Los hogares con todos sus miembros en paro subieron en 2012 en 258.700, lo que supone un 16,4% más que en 2011, hasta situarse en 1.833.700,

En el último trimestre de 2012, este colectivo se incrementó en 95.800, un 5,5% más respecto al tercer trimestre del año pasado. Al mismo tiempo, los hogares con todos sus integrantes ocupados se redujeron en 511.700 durante 2012, un 5,8% respecto a 2011, hasta un total de 8.334.300 hogares. En los últimos tres meses del ejercicio pasado, las familias con todos sus miembros ocupados bajaron en 187.300 (-2,2%). Es el quinto año consecutivo en el que desciende el grupo de hogares donde todos trabajan.

Los puestos de trabajo a tiempo parcial fueron los únicos que aumentaron

El empleo neto destruido el pasado año se ha centrado exclusivamente en los puestos de trabajo a jornada completa (que se redujeron en casi un millón en comparación con 2011). Por el contrario, el pasado ejercicio se crearon puestos de trabajo a tiempo parcial. En concreto, a finales de año había 140.200 trabajadores de media jornada más que en el mismo periodo de 2011. Y lo mismo ocurrió en el último trimestre de 2012, cuando hubo un ajuste de casi medio millón de empleos de jornada completa y una creación de 110.100 puestos con una jornada reducida. De esta forma, el porcentaje de asalariados con un empleo a tiempo parcial se eleva al 18,6%, alcanzando las medias europeas, que hasta ahora eran muy lejanas.

Así, el único tipo de empleo que se generó en términos netos el pasado año fue a jornada parcial, lo que refleja la debilidad de la nueva actividad económica. En línea con lo que suele ocurrir con este tipo de puestos de trabajo, son empleos ocupados en su mayoría por las mujeres (dos de cada tres creados el pasado año).

Casi un millón de menores de 25 años están desempleados, el 55% de este colectivo

La tasa de paro juvenil -menores de 25 años- se situó en el 55,13% en 2012, 6,57 puntos más que en 2011, lo que hace que el número de jóvenes desempleados se sitúe en 930.200 personas. Así, el total de jóvenes parados aumentó en 46.100 en 2012 respecto a 2011, aunque descendió en 40.000 jóvenes en comparación con el tercer trimestre..

Del total de jóvenes desempleados en 2012, la mayoría, 737.500, se concentra en la franja de 20 a 24 años, al tiempo que en el grupo de 16 a 19 años, los parados suman 192.700. Además, la tasa de desempleo es mayor entre los hombres jóvenes (56,24 %) que entre las chicas (53,8%).

LOS ESPECIALISTAS

¿POR QUE LOS TIPOS DE INTERES REALES SON TAN BAJOS?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

La amenaza del ébola y la innovación de proceso

Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00