jueves, 17 abril 2014

Está pasando

Oportunidades para el ahorro conservador

Los fondos que son capaces de hacer sombra a los depósitos

  • Los fondos de inversión más conservadores ya han agotado parte del potencial que ofrece la renta fija pero siempre hay productos que descatan entre el resto y que ofrecen atractivo para tomar el relevo de los depósitos.

Monetarios: Farolillo rojo en rentabilidad y poco margen de maniobra

Han quedado a la cola de rentabilidad al cierre de 2012, con una ganancia media ponderada del 2,14%, que se desinfla al 1,42% tomando la rentabilidad de los tres últimos años, según los datos de Inverco. Los fondos monetarios han sufrido una dura reconversión después de que acontecimientos como la quiebra de Lehman Brothers revelaran que sus carteras incluían activos con más riesgo de lo imaginado. Desde 2008, su volumen de patrimonio ha caído en España el 55%, pese al alza del 6,22% de 2012.

La legislación establece ahora que el rating mínimo de los activos en los que puede invertir un monetario es de A2, lo que limita las opciones a los activos más seguros y, en consecuencia, de rentabilidad menos atractiva. Además, en estos fondos de ganancia más modesta, el impacto de las comisiones -que pueden rondar el 1%- se deja notar especialmente. Aun así, siempre hay excepciones y los mejores fondos monetarios lograron codearse el pasado año con los depósitos más rentables. Los fondos Dinercam y Renta 4 monetario -gestionados por Banco Caminos y Renta 4, respectivamente- obtuvieron rentabilidades del 4,2% y 3,99%.

Renta fija a corto: Todas las cautelas tras el rally desatado por Draghi

Los fondos de renta fija a corto plazo arrojan de media una rentabilidad a cierre de 2012 muy similar a la de los fondos monetarios, del 2,76%. Pero en esta familia se advierte en mucha mayor medida el grado de ganancia que arroja una gestión acertada, especialmente en un año en el que -gracias al esquema de compra de deuda propuesto por Draghi en el verano, a cambio de un rescate- los precios se han recuperado notablemente. Así, a medida que se ha relajado la aversión hacia la deuda soberana española y europea, con las caídas consiguientes en rentabilidad, ha subido el valor, y los precios, de las carteras.

Sin embargo, buena parte de ese recorrido de ganancia ya está hecho. "En renta fija española ya se ha perdido una oportunidad desde el momento en que la rentabilidad del bono ha pasado del entorno del 7% al 5% y en deuda corporativa es difícil que veamos este año rentabilidades similares a las de 2012", señala Fernando Luque, analista de Morningstar. Y no hay que obviar la posibilidad de que el actual entorno favorable para la deuda vuelva a torcerse, lo que haría de nuevo perder valor a las carteras de renta fija.

Renta fija a largo: Ganancia media del 7% sin perder de vista los tipos de interés

La mejoría del mercado de deuda en la segunda parte del año queda patente en la rentabilidad lograda por los fondos de renta fija de la zona euro a largo plazo, que han ganado de media un 7,09%, por encima de lo cosechado en familias de fondos que, a priori, por su componente de renta variable, podrían haber sido más rentables, como la renta variable mixta euro o la renta fija mixta internacional.

El fondo más rentable de deuda a largo de la zona euro en 2012, gestionado por Mutua Madrileña, logró una ganancia del 36%. Y solo hay un fondo en esta categoría en pérdidas, de Banco Sabadell, con números rojos del 2,61%. Con tipos de interés en mínimos, tras un fuerte recorrido a la baja, los gestores advierten de los riesgos que persisten en los fondos de deuda. "A largo plazo se asume un riesgo de tipos de interés importante", advierten desde Morningstar. En todo caso, según apunta Paula Mercado, directora de análisis VDOS Stochastics, y como recomendación general, "el nivel de riesgo de mercado no va a ser ya similar al de los últimos años. No se va a cuestionar ya la continuidad del euro. La situación está más controlada y es menos inestable".

Renta fija mixto: Puente desde el que acercarse a la Bolsa

Los fondos de renta fija mixta ofrecen al inversor una vía por la que, desde las posiciones más defensivas de la deuda, añadir dosis de renta variable con las que aspirar a mayores rentabilidades que las que, de entrada, se pueden obtener en la inversión conservadora. Y siempre partiendo de la premisa, nunca del todo infalible, de que la inversión en Bolsa resulta rentable en el largo plazo.

El fondo más rentable de esta categoría fue en 2012 el Mediolanum Mercados Emergentes, de la gestora del mismo nombre y que cosechó una ganancia del 17,9%, seguido a distancia por el RV 30 Fond, de Banco Caminos, con una ganancia del 8,78% que sin embargo se diluye a un 0,20% anual al tomar como referente la rentabilidad en los tres últimos años.

La inyección de dosis de inversión en renta variable fue en cualquier caso garantía para que los mixtos de renta fija de la zona euro batieran en rentabilidad a los de renta fija pura a largo plazo. Su rentabilidad media ponderada en 2012 fue del 5,03%, con solo cuatro fondos de esta categoría en pérdidas en el año.

Garantizados: Producto estrella para la banca y rival natural del depósito

Son el gran comodín de la banca cuando se trata de poner fondos de inversión en el escaparate de las oficinas. La ventaja para la entidad financiera es evidente: consigue atraer un ahorro que va a estar cautivo previsiblemente hasta el momento en que se ejecute la garantía -un plazo que puede oscilar entre los tres y cinco años-, con el consiguiente ingreso por comisiones y sin que sea necesaria una gestión activa. Una vez diseñada la estructura financiera con la que garantizar el capital invertido -basada en el uso de derivados- resta esperar a que la apuesta de revalorización se cumpla.

Los garantizados son, eso sí, una de las fórmulas de inversión que más se ajustan al perfil conservador de un depósito. Su versión más parecida dentro de la gama de fondos. Para Juan Manuel Vicente Casadevall, experto de Kessler y Casadevall EAFI, los garantizados podrían disfrutar de una nueva época dorada puesto que son el vehículo que mejor podría canalizar el trasvase de ahorro que pueda llegar a los fondos a raíz de la limitación de rentabilidades en los depósitos. Los mejores garantizados de renta fija han llegado a ganar cerca del 30% en 2012.

Retorno absoluto: Gestión ambiciosa aunque con resultados modestos

La filosofía de los fondos de retorno absoluto obedece en teoría al mejor de los mundos: lograr una rentabilidad sostenible en el tiempo e inmune a los vaivenes de los mercados financieros, aunque se trate de una ganancia moderada. En definitiva, lanzan la promesa de que, pase lo que pase, el fondo no perderá dinero en un plazo determinado de tiempo. Los garantizados también parten de la premisa de asegurar lo invertido pero sin una gestión activa. En los de retorno absoluto, por el contrario, el gestor debe emplearse a fondo para ser más rápido que el mercado.

Este tipo de fondos arroja sin embargo rentabilidades que a veces no se corresponden con lo ambicioso de su planteamiento. "Los resultados son un tanto decepcionantes, no son productos que estén dando una rentabilidad brillante y en los que además las comisiones rondan el 2%", explica Fernando Luque, analista de Morningstar.

Obtuvieron una rentabilidad media en 2012 del 3,85% y de apenas el 0,96% anual en los tres últimos años. El fondo más rentable del pasado año, gestionado por Banca Privada de Andorra, consiguió una rentabilidad del 14,5%.

LOS ESPECIALISTAS

Legislatura desaprovechada

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00