sábado, 25 octubre 2014

Está pasando

Si falla la previsión, peligra la deducción por vivienda en el IRPF

Hacienda fía todo el ejercicio fiscal al aumento de los ingresos por IVA

  • La posibilidad de cumplir las previsiones de ingresos este año depende en buena medida del IVA, cuya recaudación aumentará, según las previsiones del Gobierno, un 13,2%. Si las estimaciones fallan, Hacienda guarda en la recámara medidas de ajuste adicionales como la supresión o reducción de la deducción por vivienda para aquellos que compraron su casa antes del primero de enero de este año.
Temas relacionados:

El Gobierno anunció el martes que la previsión de ingresos de 2012 se cumplió y los españoles pagaron en impuestos 168.700 millones. Sin embargo, alcanzar esa cifra ha sido doloroso para el bolsillo de los ciudadanos. Hacienda erró en sus primeras previsiones y a mitad de ejercicio aprobó una batería de medidas que incluían la mayor subida del IVA desde que se introdujo el impuesto en 1986 y un incremento de los pagos fraccionados de las grandes empresas. Gracias a estas y otras alzas tributarias, se alcanzó el objetivo de ingresos.

Para el año que acaba de empezar, la Agencia Tributaria calcula que la recaudación tributaria subirá un 3,7% y alcanzará los 174.099 millones. Este incremento se explica, sobre todo, por el aumento de la recaudación esperada del IVA, que hasta septiembre seguirá acumulando el efecto de la subida de tipos. El principal impuesto indirecto debe aportar este año 54.657 millones, 6.364 millones más que en 2012. Y todo ello en un contexto de crisis económica y de una caída de la demanda nacional del 2,9%.

Hasta el momento, los ingresos adicionales esperados por el aumento del tipo general del 18% al 21% y del tipo reducido del 8% al 10% se han cumplido. Sin embargo, Moncloa prevé que en 2013 la economía solo caiga un 0,5%, un escenario que puede calificarse de optimista en la medida en que la mayoría de organismos internacionales vaticinan un retroceso más severo del PIB y, sobre todo, tras constatarse que la UE ha entrado en recesión.

Si el Ejecutivo falla en las previsiones y los ingresos no evolucionan al ritmo esperado, cabe esperar nuevas subidas impositivas. Sin embargo, Hacienda ya ha gastado la mayor parte de sus balas tras elevar los tipos del IRPF, del IVA y eliminar deducciones del impuesto sobre sociedades. Una posibilidad que el Gobierno ya estudió es eliminar o reducir la deducción por vivienda para aquellos que compraron su casa antes del primero de enero de este año y que no se vieron afectados por la supresión de este beneficio fiscal. Adoptar esta medida aportaría unos 5.000 millones a las arcas públicas, sin embargo, este ahorro se produciría en 2014, cuando se presenta la declaración correspondiente a 2013. Esta medida estuvo encima de la mesa del Consejo de Ministros, aunque finalmente se descartó.

Lo que parece probable es que tarde o temprano España seguirá los pasos de Francia y establecerá una tasa sobre las transacciones bursátiles. Hacienda está esperando a conocer el resultado que arroja esa medida en el país vecino -que la implementó en agosto- para adoptar una decisión definitiva.

Retroceso en Sociedades y leve subida en Renta

Para salvar el ejercicio fiscal de 2012, el Gobierno aprobó un incremento de los pagos fraccionados que abonan las grandes empresas en el impuesto sobre sociedades. Esta medida no supuso, en sentido estricto, un aumento de los impuestos. Provocó que las sociedades desembolsaran en 2012 un mayor porcentaje del tributo que liquidarán este año. Con los últimos datos publicados que alcanzan hasta noviembre, las sociedades adelantaron 3.444 millones adicionales por el aumento de los pagos fraccionados, un dinero que dejará de recaudarse este año. Ello explica que Hacienda estime una caída del impuesto sobre sociedades del 3% para este año.

Respecto al IRPF, el mayor impuesto por recaudación, los ingresos avanzarán un 2,2%, pese a que el paro aumentará. La subida se explica por el incremento fiscal a las rentas del ahorro o el nuevo impuesto sobre loterías, que aportará a las arcas públicas 824 millones.

Por otra parte, los ingresos derivados de los impuestos especiales -que gravan el alcohol, el tabaco o la gasolina- mostrarán una evolución desigual, aunque, en conjunto, la recaudación de los tributos especiales alcanzará los 19.956 millones, la cifra más alta de su historia. Supone un incremento del 7,7% respecto al año anterior y se debe a la buena evolución que experimentará el impuesto sobre hidrocarburos tras la supresión del tipo cero que aplicaban los biocarburantes.

LOS ESPECIALISTAS

¡BEACON! Tecnología de corto alcance para móviles

Tu ADN Digital

Luis Ferrándiz, Eduardo Vázquez y Nacho Prada

Rajoy no sueña con Europa

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

¿LES GUSTA EL ORO?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00