sábado, 29 de noviembre de 2014

Está pasando

Los paros indefinidos desde mañana podrían desconvocarse para negociar

¿Qué quieren los trabajadores de Metro de Madrid?

  • Desde hace meses los usuarios del transporte público de Madrid viven con la agenda de las huelgas de los trabajadores del metro en la cabeza. Muchos madrileños, antes de planificar sus traslados, consultan sistemáticamente si ese día habrá o no paros del metro en las horas punta.
Temas relacionados:

Pasajeros en el metro de Madrid durante los paros del 4 de enero

REUTERS

El conflicto laboral de estos trabajadores se remonta a hace dos años y medio, cuando los días 29 y 30 de junio de 2010 protagonizaron lo que se denominó en Madrid como una "huelga salvaje", ya que sus trabajadores no respetaron los servicios mínimos y dejaron a los millones de usuarios madrileños sin su principal medio de transporte durante dos días. En aquella ocasión protestaban por la decisión de la Comunidad de Madrid de aplicar a estos trabajadores el recorte salarial del 5% decretado por Zapatero para todos los empleados públicos, exceptuando los de los las sociedades mercantiles estatales. Metro de Madrid es una sociedad mercantil regional y la entonces presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, decidió incluirla en el recorte salarial.

Tras este primer y sonado encontronazo, los trabajadores y la dirección del metro solucionaron ese conflicto, pero con el paso de los meses surgieron otros de carácter económico y se agravaron tras la retirada de paga extra de Navidad a todos los empleados públicos en julio.

Esta situación ha provocado más de una veintena de paros parciales en las horas punta del metro desde el pasado 17 de septiembre.

Pero ¿qué es lo que piden los 7.600 empleados del metro?, ¿por qué protestan? La cuestión comenzó siendo estrictamente económica pero el cruce de acusaciones y reproches entre los representantes sindicales y la dirección política de Metro y la Consejería de Transportes ha enrarecido y enconado las posturas de ambas partes.

La demanda sindical está perfectamente cifrada en términos monetarios. Según explica el portavoz de CC OO en el comité de empresa, Ignacio Arribas, en primer lugar, reclaman que la empresa abone una subida salarial del 1,2% correspondiente a la cláusula de compensación del IPC de 2011, más la subida de sueldos inicial pactada en el convenio vigente hasta el 31 de diciembre de 2012, del 1,5% (ya que solo se abonó el 0,5% de lo pactado) y más la cláusula de revisión salarial de 2012 (0,9%). En total, esto supondría 16 millones de euros.

Esta es precisamente la cantidad aproximada que según el portavoz de UGT en Metro, Teodoro Piñuelas, se ahorrará la empresa con la retirada de la paga extra decretada en julio.

Esta paga es también otro de los puntos de conflicto. La dirección de Metro acusa a sus trabajadores de "manifestarse por quitarles la paga extra como a los demás". Pero Arribas se defiende y precisa que lo que en realidad demandan en este punto es que, dado que tienen 15 pagas extras, en lugar de 14 y se les calcula la paga a retirar sobre una catorceava parte del salario bruto, este último se calcule solo con los conceptos fijos y no con los incentivos, como son, en su opinión, los días festivos trabajados.

En este escenario, los empleados se enfrentan a una nueva oleada de paros a partir de mañana, con la novedad de que en esta ocasión la convocatoria es indefinida. Esto significa que, según lo aprobado mayoritariamente en asamblea el pasado 3 de diciembre, los paros parciales se producirán entre las 06.00 y las 09.00 horas y las 17.30 y las 20.30 a diario y hasta que se resuelva el conflicto.

Sin embargo, todo apunta a que estos paros se desconvocarán en la asamblea de hoy, ya que esta es la condición indispensable por parte de la dirección de Metro para sentarse a negociar una solución al conflicto. De momento, el Sindicato de Conductores, mayoritario en el suburbano, se descolgó el lunes de estos nuevos paros indefinidos. Y otras fuentes sindicales presentes en el comité aseguraron que esperan que la mayoría de los empleados acuerde dicha desconvocatoria.

El consejero delegado de Metro, Ignacio González Velayos, confía también en esta desconvocatoria, "porque estamos dispuestos a negociar sobre todo". Si bien advirtió que "el 35% del presupuesto ya es gasto de personal y esto no se va a aumentar". En ese sentido, Peñuelas respondió: "También hablaremos de todo pero si no se arregla lo que nos deben, volveremos a la carga".

Los reproches de la empresa

Los responsables de Metro de Madrid no comparten las quejas sus trabajadores y les acusan de "estar fuera de la realidad" con sus reivindicaciones. Según la información que facilita Metro, esta empresa del sector público cuenta con 7.600 trabajadores, el 99% de ellos con contrato indefinido y el 65% con un sueldo anual de 38.000 euros brutos. Estas fuentes añaden que los recién ingresados comienzan ganando 29.200 euros si son personal de estación (jefes de vestíbulo) y como conductor, 31.130 euros brutos al año.

Además, en Metro aseguran que la inmensa mayoría de sus empleados han visto incrementadas su retribuciones entre un 17% y un 19,42% en los últimos cuatro años.

Y destacan algunos beneficios sociales, similares a los de otras empresas, como el régimen de permisos, el acceso a anticipos y préstamos; o gratuidad de los viajes en metro y facilidad de transporte al puesto de trabajo.

A los 16 millones que Metro debe a sus trabajadores por subidas salariales pactadas y no abonadas, más los 17 millones de ahorro por la retirada de la paga de Navidad, los sindicatos suman "la degradación del servicio". Se quejan también de que el conocido como tarifazo -subida del 11% del precio de los billetes del metro en mayo pasado (la mayor en 10 años), más un 2% por el alza del IVA en octubre-, lejos de traducirse mejoras del servicio al público, lo ha empeorado notablemente. El recorte de trenes en horas punta (hasta el 50% a partir de las 23.00 horas) alarga en 10 o 20 minutos el tiempo de espera. Y denuncian el cierre de 21 vestíbulos recién remodelados o que la dirección conozca fallos técnicos en trenes y no lo solucione. Es más, en CC OO calculan que el precio de los billetes volverá a subir en marzo alrededor del 8% para que el usuario pase de pagar el 40% actual al 50%.

A los 16 millones que Metro debe a sus trabajadores por subidas salariales pactadas y no abonadas, más los 17 millones de ahorro por la retirada de la paga de Navidad, los sindicatos suman "la degradación del servicio".

Se quejan también de que el conocido como tarifazo -subida del 11% del precio de los billetes del metro en mayo pasado (la mayor en 10 años), más un 2% por el alza del IVA en octubre-, lejos de traducirse mejoras del servicio al público, lo ha empeorado notablemente. El recorte de trenes en horas punta (hasta el 50% a partir de las 23.00 horas) alarga en 10 o 20 minutos el tiempo de espera. Y denuncian el cierre de 21 vestíbulos recién remodelados o que la dirección conozca fallos técnicos en trenes y no lo solucione. Es más, en CC OO calculan que el precio de los billetes volverá a subir en marzo alrededor del 8% para que el usuario pase de pagar el 40% actual al 50%.

LOS ESPECIALISTAS

¿REBAJANDO EXPECTATIVAS MACRO EN CHINA?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00