jueves, 24 abril 2014

Está pasando

Tras las limitaciones del Banco de España

Alternativas de inversión a los depósitos

  • Las limitaciones a los 'superdepósitos' obligarán buscar otros destinos para rentabilizar los ahorros según el perfil del riesgo.
Temas relacionados:

El límite a los 'superdepósitos' invita a buscar alternativas de inversión

En los últimos años de crisis, el depósito bancario ha sido el arma preferida por las entidades financieras para captar liquidez en momentos en los que el grifo del crédito se secó de golpe. Y es que la rentabilidad media que, hasta ahora ofrecían estos productos, rondaba el 4%. "Una rentabilidad alta teniendo en cuenta que el euríbor a un año ronda el 0,5% y también es una rentabilidad muy alta para tratarse de un activo sin riesgo", explica Jorge Maestro, gestor de fondos miembro de CFA Spain. De hecho, era una de las opciones de ahorro e inversión recomendada por los analistas para el año 2013.

Sin embargo, el panorama ha cambiado radicalmente después de que el Banco de España, haciendo uso de las facultades otorgadas por el Memorandum de Entendimiento (MoU) que hizo posible la recepción del dinero para la recapitalización de la banca, haya decidido poner coto a las altas rentabilidades ofrecidas por las entidades. Antes, el supervisor no gozaba de la facultad de interferir en la política comercial de la banca.

A partir de ahora, los tipos de los depósitos a 12 meses tendrán que ser de un 1,75% como máximo, del 2,25% si son hasta 24 meses y del 2,75% por encima de este plazo. En caso de incumplir esta normativa, la penalización será de un aumento del core capital (ahora se requiere un 9%) de entre 75 y 125 puntos básicos.

Algunas entidades ya han decidido adaptarse a las novedades y han empezado a recortar las rentabilidades ofrecidas en sus productos. Algunos de los bancos sanos han sido los primeros en meter la tijera a sus tipos. Popular ha bajado la rentabilidad del Depósito Gasol a 12 meses hasta el 1,75% al igual que Sabadell y su banco por internet, Activobank, que han rebajado desde el 3,75% y el 4,10% al 1,75% en sus depósitos a un año.

Este techo a los tipos abre la puerta a otros productos de ahorro e inversión que, a juicio de los expertos consultados, se verán beneficiados por la medida puesta en marcha por el Banco de España.

Aunque habrá dinero que vaya a inversiones de más riesgo como la renta variable, los expertos consideran que los grandes beneficiados de esta nueva medida serán los fondos de inversión, penalizados desde hace tiempo por la agresiva guerra del pasivo.

De hecho, algunos gestores creen que algunos productos que tuvieron tirón comercial hace varios años pero que habían perdido atractivo por la crisis de los mercados, como los fondos de inversión garantizados de renta variable, volverán a ser reflotados por las entidades.

Bolsa: vía de escape para los más arriesgados

Frases como "2013 será el año de la renta variable" o "este año, las Bolsas comenzarán a subir adelantándose así a la recuperación económica que llegará en 2014" se han repetido en muchos informes de perspectivas para este ejercicio. Precisamente, la renta variable podría ser un destino del dinero de muchos ahorradores que opten por salir de los depósitos en busca de inversiones más rentables.

Sin embargo, esta alternativa de inversión es más aconsejable para perfiles menos conservadores debido al riesgo que supone invertir en Bolsa.

"Un señor que es conservador no se va a ir mañana corriendo a comprar Bolsa sino que tiene que tener un recorrido intermedio", explica Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonio.

Sin embargo, el mercado ofrece oportunidades para aquellos a los que no les importe asumir algo de riesgo en sus carteras. "Valores con alta rentabilidad por dividendo, balances sólidos y saneados, ingresos recurrentes y rentabilidad por dividendo pueden ser interesantes para invertir", explica Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4. Santander, Telefónica, Enagás y Duro Felguera, son algunos de los valores que, según Romero, de Unicorp, pueden cumplir con estos requisitos.

"Desde finales del 2012 estamos asistiendo a un giro de la inversión desde activos refugio a activos de riesgo. Bolsas castigadas en los últimos años como la japonesa o los índices periféricos Ibex o MIB, están siendo en los últimos meses y podrían ser durante 2013 buenas oportunidades de inversión, pero como siempre habrá que ser selectivos, buscar el timing o punto de entrada correcta, diversificar y gestionar el riesgo", explica David Galán, de Bolsa General.

Los fondos de renta fija ganarán adeptos

Con la guerra del pasivo llegando a su fin, los gestores de fondos de inversión se frotan las manos ya que, según los expertos, estos productos serán los grandes beneficiados por la nueva medida del Banco de España.

Dentro de la gran variedad de fondos que hay, el grado de riesgo que el cliente quiera correr será determinante a la hora de decantarse por una u otra categoría y hay para todos los gustos.

Los fondos de inversión de renta fija ganan atractivo, sobre todo para los inversores que no quieren correr riesgos. Dentro de esta categoría, Rafael Romero, director de inversión de Unicorp Patrimonio (grupo Unicaja), cree aconsejable decantarse por los fondos que invierten en bonos corporativos globales para que el gestor tenga oportunidad de seleccionar emisores en cualquier parte del mundo.

Por su parte, los fondos de renta fija pública también entran en las recomendaciones de los expertos.

Jorge Maestro, gestor de fondos y miembro de CFA_Spain, cree que una alternativa a los depósitos será la inversión en letras a 12 meses pero no en estos momentos. "Somos de la opinión que volveremos a vivir momentos de estrés en la curva de deuda española a lo largo del ejercicio y podríamos obtener en ese momento mejores rentabilidades. Hay que tener en cuenta que la rentabilidad de las letras a 12 meses hoy está en el 2,55%, con lo que no mejoraríamos la rentabilidad de los depósitos. Si se estresa la curva, como decía antes, podríamos ver rentabilidades de este producto por encima del 3%, siendo entonces una alternativa real a los depósitos bancarios", añade el gestor de fondos. En cualquier caso, los expertos se decantan por deuda pública de los países periféricos como España.

Monetarios, una rentabilidad en revisión

Partiendo de la premisa de que el cliente de depósitos se decantará por productos en los que su patrimonio no se ponga en juego, el monetario es el fondo de inversión indicado. Se trata de fondos con muy poca volatilidad y diseñados para aquellos inversores conservadores y que no quieren asumir mucho riesgo en los mercados financieros. Son también interesantes para momentos de incertidumbre y como refugio temporal ante la inestabilidad de los mercados.

"La rentabilidad de estos fondos está muy relacionada con los tipos de interés a corto plazo. Si, por ejemplo, los tipos de interés en el corto plazo se sitúan en el 5%, la rentabilidad anual esperada para este tipo de fondos se sitúa entre 4% y el 6%", explican desde SelfBank.

Sin embargo, tal y como señala Cristina Gavín, gestora de Ibercaja Gestión, "los monetarios pierden algo de atractivo por la propia evolucion de mercado porque los tipos a corto están muy bajos. La rentabilidad potencial de estos fondos baja".

Algunos de estos productos de inversión han ofrecido rentabilidades atractivas en los últimos doce meses. Un ejemplo es el fondo de March Gestión, March Premier Tesorería FI, que en un año ha dado una rentabilidad de 3,45%, según Morningstar. Por su parte, el Renta 4 Monetario también ha registrado una rentabilidad en un año del 3,8%. Sin embargo, ocho de cada diez euros que invierte el fondo está en depósitos, por tanto paradójicamente, este producto y los monetarios que tengan gran parte de su cartera invertida en depósitos verán limitada su rentabilidad. Este será un motivo para que sea difícil que estos productos conservadores consigan repetir en 2013 las atractivas rentabilidades pasadas.

Los garantizados, un producto que volverá a estar de moda

Los fondos de inversión garantizados se convirtieron en el producto estrella de las entidades financieras hace varios años y los expertos creen que podrían volver a ponerse de moda teniendo en cuenta el resurgir de la renta variable. "Es posible que las redes comerciales de los bancos comiencen a comercializar masivamente los fondos estructurados garantizados, donde se garantiza el capital o un gran porcentaje del capital, (yo recomendaría exigir siempre el 100% garantizado) y la hipotética rentabilidad se juega a través de uno o varios activos bursátiles", explica David Galán, de Bolsa General. Sin embargo, el experto advierte que hay que tener en cuenta que si no se cumplen las condiciones para acceder a la rentabilidad ofrecida en el producto solo se garantiza el capital inicial, con lo que perdemos poder adquisitivo frente al alza del IPC.

Cristina Gavín, de Ibercaja Gestión, también llama la atención sobre los fondos de retorno objetivo, un producto que ha ganado popularidad en los últimos años. Estos fondos construyen la cartera al inicio y no se mueve a lo largo de la vida del producto fijando la rentabilidad que se va a dar al principio. "Se asemeja mucho al depósito porque te permite saber cuál será la rentabilidad. Los hay de varios plazos. Los primeros que surgieron eran anuales y ahora los hay de varios años. Uno de los factores a tener en cuenta antes de suscribir estos fondos es la comisión de reembolso que suele rondar el 1%", explica Gavín. La entidad tiene ahora un producto que se puede suscribir solo en enero. Se trata del Ibercaja BP High Yield 2015-2, FI con un plazo de inversión recomendado hasta diciembre de 2015, inclusive. KutxaBank, Banco Madrid, BBVA AM o DWS Investments también ofrecen este tipo de fondo.

El atractivo del ahorro a través del seguro

El mundo del seguro ofrece alternativa para los ahorradores adeptos a los depósitos bancarios, tal y como explica Miguel Ángel Bernal, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB). Los PIAS (Planes Individuales de Ahorro Sistemático) son seguros de vida que permiten canalizar un ahorro a largo plazo con el objetivo de que el titular pueda constituir un capital, normalmente con rentabilidad garantizada y siempre con un buen tratamiento fiscal, destinado a convertirse al vencimiento en forma de renta vitalicia, con lo cual no tendrá que tributar nada en su IRPF por el rendimiento obtenido. De esta manera, la aseguradora ofrece un instrumento de ahorro con coste fiscal cero, al tiempo que se garantizan rentas mensuales a futuro.

Frente a otras fórmulas del mundo del seguro, el beneficio fiscal de los PIAS no aparece en el momento de la aportación sino del cobro. Si el inversor retira su ahorro al cabo de al menos diez años y lo hace en forma de renta vitalicia, la plusvalía queda libre de impuestos. Eso sí, no podrá aportar más de 8.000 euros al año y el importe total acumulado de las primas no podrá superar los 240.000 euros.

Por otro lado, los inversores en seguros de ahorro (como los PIAS) o de vida, de entrada, no tienen nada que temer a priori en caso de quiebra de la entidad financiera. Estos vehículos suponen patrimonios independientes del banco. Es decir, los PIAS están fuera del balance de las entidades. Teóricamente, no deberían correr peligro ni siquiera en caso de resolución ordenada de la entidad, puesto que podrían sobrevivir a una eventual liquidación de esta. Sin embargo, hay que tener en cuenta que este tipo de productos tampoco está cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

LOS ESPECIALISTAS

TIEMPO DE REFLEXION...PASADO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00