martes, 30 septiembre 2014

Está pasando

A los encierros en Novagalicia ayer les siguen protestas en Bankia hoy y futuras huelgas

La nueva oleada de EREs quiebra la tradicional paz social de la banca

  • Trabajadores de Novagalicia se encerraron ayer en su principal oficina de Barcelona, empleados de Bankia protestan hoy ante sus sedes en varias provincias y los sindicatos empiezan a convocar paros en algunas entidades. La inminente ola de EREs de la banca, bajo el signo de la nueva reforma laboral, ha quebrado la tradicional paz social del sector.
Temas relacionados:

Las movilizaciones van a ir in crescendo", advertía ayer, por vía telefónica, uno de los 17 delegados sindicales que se encerraron en la sede de Novagalicia en Barcelona en protesta por el expediente de regulación de empleo (ERE) que la empresa planteará oficialmente la próxima semana.

"Será el cuarto ERE que suframos en apenas dos años, pero en los otros casos hemos tenido dos o tres meses de negociación previa con la empresa y el proceso se ha abierto ya con preacuerdo", expone el delegado, argumentando que ahora la entidad ofrece poco margen de diálogo y busca "resolverlo todo en cuatro semanas".

Su caso no es excepcional. Buena parte del sector financiero español ultima estos días planes de despidos colectivos similares que están despertando movilizaciones inauditas en un sector que se ha caracterizado por mantener la paz social aun en los ajustes más duros.

La principal diferencia es que, mientras en otros procesos se ha paliado la conflictividad con indemnizaciones muy superiores a la media, la actual oleada de EREs está siendo fraguada en el yunque de la nueva reforma laboral.

Esta establece una indemnización por despido de 20 días de salario por año trabajado, y un tope de 12 mensualidades, frente a los 46 días de sueldo más primas adicionales que venían pagando entidades como Bankia. Bruselas está instando a optar por la nueva vía, más austera, a las entidades nacionalizadas y a aquellas que reciban apoyos públicos para reestructurarse.

Es en esta línea en la que Novagalicia tiene previsto ejecutar su ERE, según dejó caer ayer la dirección a las centrales sindicales en una reunión previa para mostrarles la documentación, "únicamente en inglés", del proceso. Este contempla la salida escalonada de 2.508 empleados hasta 2017 (930 despidos este año, 877 en 2014, 508 en 2015, 91 en 2016 y 102 en el último ejercicio) y el cierre de unas 330 oficinas.

El grueso de estos se daría fuera de su área de influencia natural (Galicia, Asturias y León) lo que llevó a un centenar de sus empleados en Cataluña a concentrarse en la sede barcelonesa y a los delegados sindicales a encerrarse 24 horas en dicho edificio.

Es solo el principio. Los sindicatos mayoritarios han convocado manifestaciones el sábado en Santiago de Compostela y paros de media hora para el lunes 14 -que podría retrasarse si los plazos legales no lo permiten- y el día 15.

En Bankia, donde está previsto que se abra hoy el plazo de 30 días para organizar la salida de 6.000 empleados (5.000 vía ERE y el resto recolocados), se plantean 22 días de indemnización con límite en 24 mensualidades. Como primera reacción, Comfia-CC OO, Fes-UGT, Accam, Sate, Csica y CGT han convocado manifestaciones de protesta durante esta tarde en Ávila, Barcelona, Las Palmas, Logroño, Madrid, Segovia y Valencia.

En Banco Ceiss, donde se prevé la salida de 1.500 trabajadores y el cierre de 263 oficinas, los sindicatos amenazan con paros indefinidos.

Protestas nunca vistas, reconocen los propios sindicatos, que amenazan con repetirse en otras tantas firmas. Solo las 3.000 salidas de Santander, donde aun hay margen para prejubilaciones y la presión de Bruselas es menor, parecen restar margen para llegar a un acuerdo.

Los procesos abiertos

Novagalicia

La entidad mostró ayer a los sindicatos la documentación de un ajuste, sobre 2.508 empleados y 330 oficinas, que Novagalicia prevé presentar oficialmente la próxima semana.

Bankia

La entidad que preside Ignacio Goirigolzarri prevé citarse hoy mismo con los representantes de sus trabajadores para iniciar el plazo de 30 días de negociación de un ajuste que afectará a 6.000 empleados y 1.100 oficinas.

Banco de Valencia

La entidad, que será absorbida por CaixaBank este mismo trimestre, informó el lunes a su plantilla de que prescindirá de más de la mitad del personal, unos 890 empleados.

Caja 3

La entidad tiene pendiente un ERE sobre 592 trabajadores que relanzará en las próximas semanas. Los sindicatos han solicitado una negociación previa.

Banco Santander

Tras absorber Banesto, Santander tiene previsto prescindir de unos 3.000 empleados. La entidad ha convocado a los sindicatos hoy para plantearles los primeros detalles del proceso que se abrirá.

Otros

Banco Ceiss y BMN también preparan procesos de despidos colectivos.

LOS ESPECIALISTAS

¿Qué mira el BCE?

La ventana a los mercados

Cortal Consors

JAPON: ECONOMIA REAL Y ECONOMIA FINANCIERA

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

¿Corre peligro Cañete?

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00