jueves, 18 septiembre 2014

Está pasando

Prevén que España solicite el rescate en el primer trimestre, lo que abaratará la financiación

Los expertos esperan que el Ibex suba hasta un 15% en 2013

  • Los analistas esperan que 2013 sea un año mejor que el anterior para la Bolsa española y auguran una subida para el Ibex de hasta un 15%. La probable solicitud del rescate habilitará al BCE para comprar deuda española, lo que reducirá los costes de financiación. Sin embargo, creen que la recesión seguirá lastrando los resultados empresariales.
Temas relacionados:

Parqué de la Bolsa de Madrid

EFE

El Ibex 35 empezará a levantar cabeza en 2013, después de un año donde la Bolsa española ha tenido una de las peores evoluciones de la renta variable mundial. Esa es, al menos, la previsión de la mayor parte de analistas, que confían en que la solicitud formal de un rescate que active el programa de compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE) pueda compensar el impacto que la recesión tendrá sobre las empresas nacionales.

Eso sí, los expertos tampoco se muestran excesivamente entusiastas sobre las posibilidades del selectivo español, y prevén un crecimiento de entre el 5% y el 15% para el conjunto del ejercicio, frente a la caída del 4,66% registrada en 2012.

"Por primera vez en cuatro años, tenemos una visión del país algo más positiva que el ejercicio anterior", explica Rafael Ximénez de Embún, responsable de Merrill Lynch Wealth Management para España y Portugal. Este directivo considera que el Gobierno "ha hecho los deberes" al haber sentado las bases para que la reforma financiera esté encarrilada en 2013 y cree que el desplome de la Bolsa española "se puede descartar".

Los últimos años han sido especialmente negativos para el Ibex 35. A la alta volatilidad del pasado ejercicio se suman las caídas del 13% en 2011, del 17,4% en 2010 y del 39,4% en 2008. Tan solo el año 2009, el selectivo se salvó de la quema, con una subida del 29,8%.

El principal evento que citan todos los expertos en sus perspectivas sobre el Ibex es la probable solicitud del rescate país por parte del Gobierno de Mariano Rajoy. Una vez que se dé este paso, previsiblemente durante el primer trimestre, el BCE empezará a comprar deuda española. "Cuando se active el programa, el coste de financiación para el Estado se reducirá notablemente y también ocurrirá lo mismo con los costes de financiación de las empresas, explica Alex Fusté, economista jefe de Andbank.Ahora bien, la petición del rescate conllevará la asunción de nuevas exigencias económicas impuestas por parte de las autoridades comunitarias.

"Su impacto en el mercado de renta variable dependerá de la condicionalidad macroeconómica adicional a la que ya está incluida en el memorando de entendimiento firmado para el rescate de la banca", apuntan desde el departamento de análisis de Ahorro Corporación. Si la condicionalidad fuera muy exigente, eso podría lastrar la recuperación de la economía española y con ello la evolución de sus empresas.

Al margen del rescate, el nubarrón que más preocupa en todas las compañías es el de las perspectivas económicas. El Fondo Monetario Internacional (FMI), en su informe de octubre, fijó una previsión negativa de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) español en 2013, del -1,3%: el segundo peor dato de todo el mundo, tan sólo superado por Grecia (-4%).

La política de recortes de inversiones y gastos y de subidas de impuestos lastrará con fuerza el crecimiento. Y además, dificultará enormemente cumplir con los objetivos del ajuste, pues el FMI calcula que el déficit público no bajará del 3% hasta 2017,

En este contexto, "la recaída de la actividad económica va a retrasar nuevamente la recuperación de los niveles de beneficio previos a la crisis", comentan desde Ahorro Corporación. "Para el Ibex 35, podríamos estar ante la década perdida, no volviendo a los niveles de 2007 hasta dentro de diez años", advierten.

A pesar de este panorama macroeconómico tan sombrío, los expertos atisban algunas señales esperanzadoras, una de las más mencionadas, la mejora de las exportaciones. "Por primera vez en 26 años, la balanza comercial, excluyendo la energía, es positiva", recuerda Alex Fusté.

Además, con las medidas puestas en marcha por el Gobierno "España se ha convertido en un país más productivo y competitivo de lo que era hace cinco años, que va a contar con el sector financiero más saneado y transparente del continente, y con unos precios de la vivienda que empiezan a encontrar su suelo", añade Ximénez de Embún.

Estos factores, junto con la promesa de la compra de deuda por parte del BCE, constituyen un sostén que, previsiblemente, evitará un año catastrófico para la el Ibex 35. Ahora bien, estas circunstancias tampoco auguran un ejercicio espectacular.

Desde Inversis Banco, optan por un análisis "de abajo hacia arriba", empresa por empresa, para concluir que el potencial máximo de revalorización del Ibex respecto a los precios actuales está entre un 6% y un 7%. "Los grandes bancos han recuperado mucho terreno desde los mínimos de julio, y consideramos que ahora están bien valorados", explica Fernando Hernández, director de gestión de Inversis. "Entre el resto de grandes valores, Inditex, Telefónica, Iberdrola, Repsol podrían aún tener un cierto recorrido, pero no esperamos crecimientos espectaculares". Su recomendación pasa por aprovechar posibles bajadas del selectivo para comprar. "El Ibex volvería a ser atractivo para el inversor a un nivel de 7.000 puntos".

Otro de los puntos de coincidencia de todos los expertos es que la evolución de la economía y la Bolsa española está vinculada más que nunca a lo que pase en el extranjero. "Si el mundo crece entre el 3% y el 3,5%, Europa y también España, solucionarán muchos de sus problemas", apunta Fusté.

Escaso margen de recorrido para los bancos

La reestructuración del sector financiero español (con un interminable proceso de fusiones, un ejercicio de trasparencia sin precedentes y, sobre todo, una inyección de 40.000 millones de euros procedente de los socios del Eurogrupo) permite despejar uno de los principales factores de distorsión que pesaban sobre la economía española. Sin embargo, estas mejoras no se traducen en un especial atractivo bursátil para los bancos españoles. "BBVA y Santander han recuperado mucho desde los mínimos del verano. Ahora deberán demostrar si pueden ser tan rentables con lo eran en 2002 ó 2003", explican desde Inversis Banco.

Incertidumbre en el sector energético

La reforma del sector eléctrico que ha anunciado el Gobierno se concretará, a lo largo de 2013, en el incremento de varios impuestos que repercuten sobre la energía eléctrica y los combustibles. En términos generales, es positiva en términos de caja para las compañías eléctricas, al subir las tarifas, "aunque con un impacto en beneficio del 25-35% al no poder trasladar parte de los impuestos al consumidor", explican desde Ahorro Corporación. La compañía más afectada en términos de beneficios será Iberdrola. Además, la atonía de la demanda y la mayor producción de renovables "continuará presionando los ingresos del sector".

Filiales en el extranjero: la gran esperanza

La desaceleración del consumo en España ha obligado a gran parte de las empresas cotizadas a centrar su expansión en mercados con mayor potencial de crecimiento. De hecho, la facturación en España del conjunto de compañías del mercado continuo va a cerrar el ejercicio estancado, mientras que los ingresos de sus filiales registran tasas de crecimiento que rondan el 15%. Para el cierre de 2012 se espera que el 60% de las ventas de las empresas de la Bolsa española provengan del extranjero. Por regiones, el 20% de sus ingresos proceden de la Unión Europea, mientras que cerca del 40% restante lo obtienen en otros países.

Telefónica, en manos de Latinoamérica

Una de las compañías del Ibex 35 que más depende de las ventas en el exterior es Telefónica, especialmente por sus filiales en América Latina. Los negocios internacionales aportarán el 70% del Ebitda previsto para la teleco en 2013. Brasil se ha configurado en el segundo país que más aporta a las cuentas de grupo y las perspectivas de recuperación económica son una muy buena noticia para Telefónica. Además, también podría beneficiarse de la apreciación del real brasileño frente al euro. En cambio, la amenaza latente en esta región es el riesgo de depreciación de las divisas de Argentina y Venezuela, que podría producirse en 2013.

Constructoras, condenadas a salir fuera

La elevada exposición del sector de la construcción a España le seguirá pasando factura. Primero, porque está previsto que la obra pública se contraiga un 15% en los dos próximos ejercicios. Segundo, porque la edificación y el negocio promotor seguirán bajo mínimos. Tercero, porque la presión presupuestaria en la administración local y autonómica podría llevarles a renegociar a la baja contratos de servicios. Cuarto, porque el conjunto de la administración parece que está volviendo a retrasarse en sus pagos. Las compañías con mayor exposición a España son Sacyr y Acciona, mientras que las más internacionalizadas son Ferrovial y ACS.

La hora de los valores medianos

Las casas de análisis coinciden en que los grandes valores del Ibex 35 presentan un margen de recorrido muy estrecho, por lo que apuestan por compras selectivas en compañías de tamaño pequeño y medio, que presenten ventajas competitivas claramente identificadas y negocios de nicho específico que coticen a precios atractivos. Así, el equipo de Ahorro Corporación es muy optimista sobre el potencial de OHL (construcción), Miquel y Costas (papel), CAF (construcción de ferrocarriles), Almirall (farmacéutica) o Tubacex (fabricación de tubos). En Inversis coinciden en el atractivo de CAF y añaden a Tubos Reunidos y Vidrala.

LOS ESPECIALISTAS

Los más influyentes en la red en Perú

El Pulso de LatAm

d+i Llorente & Cuenca

LA FED PREPARA EL CAMINO PARA LA NORMALIZACION

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00