miércoles, 17 septiembre 2014

Está pasando

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, lo ha notificado al Congreso

Estados Unidos supera su límite de endeudamiento autorizado

  • El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, ha notificado al Congreso que Estados Unidos ha superado el límite de endeudamiento autorizado por los legisladores en 16,39 billones de dólares.
Temas relacionados:

El responsable gubernamental, en una carta enviada hoy al Congreso, ha indicado que ha puesto en marcha una serie de medidas de emergencia que mantendrán financiadas las actividades del gobierno a corto plazo y evitarán que Estados Unidos caiga, en los próximos dos meses, en una cesación de pagos. Las medidas han creado una "amortiguación" de unos 200.000 millones de dólares, según el Gobierno.

El aviso de Geithner se difundió mientras EE UU se encuentra, técnicamente, dentro del "precipicio fiscal", a la espera de que la Cámara de Representantes debata y apruebe un acuerdo negociado entre el Senado y la Casa Blanca que pretende evitar recortes en todos los gastos del Gobierno y el fin de las exenciones impositivas que datan de una década.

El presidente de EE UU, Barack Obama, ha procurado separar las disputas en torno al presupuesto deficitario del país y las que rodean al techo del endeudamiento nacional, pero los republicanos insisten en vincularlas, señalando que no se resolverá la deuda si no se ajusta el presupuesto. La deuda nacional de EE UU es ahora más grande que el producto interior bruto del país.

El "precipicio fiscal" es consecuencia, precisamente, de un acuerdo "in extremis" en el Congreso en 2011 que siguió a otra disputa sobre el incremento del límite del endeudamiento de Estados Unidos y que trajo la primera degradación de la calificación del crédito del país.

En julio de 2011, animados por una facción conservadora muy militante en su bancada de la Cámara de Representantes, los republicanos se negaron a incrementar el límite de endeudamiento exigiendo que el Gobierno de Obama aceptara a cambio recortes equivalentes en los gastos, especialmente los de los servicios sociales, educación y salud.

Al final, el Congreso autorizó una subida del endeudamiento, pero postergó la solución más amplia al problema de la deuda y del déficit fiscal -de un billón de dólares anuales- hasta después de la elección presidencial de noviembre de 2012. Los republicanos calcularon que, si ganaban esa elección y fortalecían su mayoría en el Congreso, sacarían adelante su plan de reducción de gastos sin aumento de impuestos.

El Gobierno de Obama -que heredó un déficit generado durante una década de guerras financiadas con deuda- propuso una reducción selectiva de gastos y aumentos de impuestos para balancear las cuentas del gobierno federal.

El arreglo de 2011 estipuló que, si no se llegaba a un compromiso bipartidista sobre la reducción equilibrada del déficit a fin de 2012, el 1 de enero entrarían en vigencia drásticos recortes en todas las áreas de gastos del gobierno, terminarían las exenciones impositivas que datan de hace una década, y se acabaría el subsidio por desempleo que ahora perciben unos 2,3 millones de personas.

LOS ESPECIALISTAS

¿QUE LE FALTA A JAPON?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00