viernes, 29 agosto 2014

Está pasando

El consenso apuesta por los bonos periféricos y desconfía de los alemanes

La gran ganga es la deuda pública española

  • Las opciones de inversión en renta fija para 2013 pasan por la deuda soberana nacional, las cédulas y algunas emisiones de los bancos.
Temas relacionados:

Billetes y monedas de euro

THINKSTOCK

La gran oportunidad de inversión en renta fija es... La deuda pública española. Curiosamente, pese a la que ha caído, y pese a las advertencias sobre el déficit público nacional lanzadas por el FMI, la OCDE y la Comisión Europea, la mayoría de los expertos confían en los títulos del Tesoro. Es más, reconocidas gestoras, como BlackRock, alertan de que "hay peligro en la seguridad". La burbuja de la renta fija germana comienza a ser un secreto a voces.

La rentabilidad del bund germano a 10 años -en el entorno del 1,3%- paga prácticamente lo mismo que las letras españolas a tres meses: un 1,2% en la última subasta. "Los precios de la deuda pública refugio y activos similares podrían hundirse cuando los rendimientos comiencen a subir", alerta BlackRock. "En Europa, preferimos los bonos italianos y españoles a la deuda de otros países debilitados del núcleo de la región", añade.

"El consenso de mercado es positivo hacia la deuda periférica europea de gobiernos, financiera y corporativa", afirma César Fernández, gestor de renta fija de DWS, de Deutsche Bank. Eso sí, este experto advierte que hay tener presente los peligros de esta estrategia: problemas políticos, bajadas de calificación en la zona... "Si estos riesgos se mitigan, los inversores sacarán partido de esa sobreprima que ofrece la zona", sentencia.

La deuda española a 10 años paga alrededor del 5,2%. Pero no hay que olvidar que si la rentabilidad se modera el precio del activo sube. Los inversores que compraron deuda española a una década en el punto máximo de estrés, allá por el mes de julio, disfrutan de plusvalías superiores al 17%. La prima rozó entonces los 650 puntos básicos y previsiblemente cerrará el año por debajo de los 400.

Si finalmente se solicita el rescate, lo lógico es que el rendimiento de la deuda soberana descienda más, especialmente en el plazo corto de la curva. "La baja volatilidad hará atractiva la deuda española en los plazos cortos", aseveran en Inversis Banco.

La renta fija privada seguirá siendo una inversión interesante. DWS apuesta por las cédulas hipotecarias, deuda bancaria pero separada del riesgo de liquidación de la entidad y con una prima atractiva. Las cédulas de Santander a 24 años ofrecen una rentabilidad que ronda el 3,5% pero las de BFA-Bankia pagan más del 6%; eso sí, vencen en el año 2036. En cuanto a la deuda de empresas no financieras, Alberto Viarengo, director de originación de mercado de capitales corporativo de RBS para España y Portugal, señala que "los inversores internacionales ven en los bonos corporativos el tipo de activo con mejor perfil de riesgo respecto a rentabilidad y están saliendo de los bonos gubernamentales".

Hay mucho movimiento en el secundario y es previsible que a comienzos de 2013, cuando se determinen los objetivos, muchas compañías se lancen a sacar deuda, explica Fernando García, director de mercado de capitales de Société Générale. La mala noticia es que el acceso a estos activos es complicado para el inversor minorista. La fórmula más sencilla son los fondos de inversión. DWS Rentas Semestrales 2014, de la gestora de Deutsche Bank, por ejemplo, invierte en cédulas y ofrece una rentabilidad anual alrededor del 3,5%.

Las particulares más arriesgados pueden atreverse con productos de más peligro que han ido lanzando los bancos. Por ejemplo, en el SEND -la plataforma de renta fija especializada en emisiones minoristas de BME- cotizan las obligaciones subordinadas de CaixaBank que vencen en 2017 y que pagan en torno al 7% anual. Las subordinadas de Popular con vencimiento en julio de 2021 prometen, por su parte, alrededor de un 9%.

Los bancos lanzarán productos para particulares

La deuda pública española está al alcance de los particulares en las subastas del mercado primario que efectúa el Tesoro. Es más, Economía y BME están en conversaciones para que comprar y vender deuda pública -letras (con un plazo de hasta 24 meses), bonos (a partir de dos y hasta 10 años- y obligaciones (a más de 10 años)- sea tan sencillo como comprar y vender acciones en la Bolsa. La fórmula es el SEND, como publicó CincoDías el pasado 22 de octubre, aunque la fórmula todavía está en estudio.

Los expertos auguran que las entidades financieras continuarán utilizando sus poderosas redes comerciales para reforzar sus balances. Es cierto que la tercera reforma financiera de Guindos, aprobada el pasado 31 de agosto, deroga la penalización a los depósitos de alta remuneración, lo que abre la puerta a que el furor por los pagarés y las emisiones pierdan fuerza. Pero no quiere decir que desaparezcan. "Los bonos senior o incluso las cédulas hipotecarias dirigidas a pequeños inversores, como han hecho en los últimos tiempos Caja España y Caja Duero -unidas ahora en una única entidad- son una opción más para obtener recursos.

La emisión de pagarés para particulares se ha frenado, aunque ni mucho menos se han anulado. En julio de 2012, se emitió un récord de casi 17.500 millones de este producto. En noviembre, fueron 8.207 millones. Obviamente, las participaciones preferentes, después del estallido de los problemas, están condenadas al ostracismo. También los bonos necesariamente convertibles y la deuda subordinada, debido a las restricciones impuestas a su comercialización entre el gran público, con un mínimo de suscripción de hasta 100.000 euros.

Opciones más exóticas

Emergentes

A la gestora Loomis Sayles le gustan los mercados de renta fija con rating de inversión de Estados Unidos y Europa pero consideran que "las empresas de mercados emergentes que emiten en dólares y euros conseguirán los mejores resultados". Así, los fondos de renta fija emergente han subido de media más del 14% en el presente ejercicio, según el ranking de Morningstar. De este segmento, los mejores productos han sido el Templeton Global Return, con alrededor de un 34% y el Templeton Global Bond, cuyas participaciones se revalorizan en torno a un 30%.

México

Algunos bonos soberanos cuidadosamente seleccionados de México, Italia, Polonia, Turquía, Malasia, Tailandia y Filipinas podrían generar rentabilidades competitivas en 2013, según Loomis Sayles. Eso sí, advierte que los inversores tienen que analizar las divisas ya que en 2012 se produjeron algunos desplomes de divisas de países emergentes de perfil alto, en Brasil, Sudáfrica e Indonesia.

EE UU

El informe Compass de la división de Wealth and Investment Management de Barclays advierte que el potencial de la deuda pública estadounidense aparece "extremadamente limitado". Es la misma situación que se produce con Alemania: la deuda soberana de Estados Unidos es un activo refugio por excelencia. Desde el punto de vista de percepción de rentas, a BlackRock le gustan "los bonos de alto rendimiento y los bonos municipales de Estados Unidos", aunque añade que "no cabe esperar grandes

plusvalías".

Noruega

En Dexia AM consideran que la deuda noruega denominada en coronas es una buena opción para diversificar la cartera. "Con buenos fundamentales y un crecimiento más sólido que en Europa, creemos que es el momento adecuado para comprar", afirman. Los bonos noruegos se pueden beneficiar además de una subida de la corona frente al euro ante una eventual compra de deuda del BCE.

LOS ESPECIALISTAS

El altavoz del Marketing de Escucha Activa: 7 claves de éxito

Tu ADN Digital

Luis Ferrándiz, Nicolás Infer y Nacho Prada

Amazon y el videojuego en directo. ¿El nuevo El Dorado?

Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

¿QUE EUROPA QUEREMOS?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00