viernes, 24 octubre 2014

Está pasando

El plan de Aplazado el voto de plan republicano sobre déficit fiscal por falta de apoyos

El tiempo se agota en EE UU: republicanos y demócratas fracasan en su intento de lograr un pacto fiscal

  • La Cámara de Representantes de EE UU ha aplazado esta madrugada el voto previsto sobre el plan republicano para evitar el "abismo fiscal", por falta de los votos necesarios. Ante la ruptura de las negociaciones entre republicanos y demócratas surgen dudas sobre cuál será el próximo paso para intentar lograr un pacto.
Temas relacionados:

En un breve comunicado, el presidente de la Cámara baja, el republicano John Boehner, indicó que el plan, que incluye recortes de impuestos para las rentas de hasta un millón de dólares y al que se oponen los demócratas, "no tenía suficientes apoyos de nuestros miembros para ser aprobada".

Esta medida deja en suspenso cuál será el próximo paso en las negociaciones sobre el "abismo fiscal", una subida generalizada de impuestos y masivos recortes al gasto público pactados en 2011 para reducir el déficit, que entrarán en vigor en enero próximo si republicanos y demócratas no llegan a un acuerdo.

El líder de la mayoría republicana de la Cámara de Representantes de EE UU, Eric Cantor, aseguró en una rueda de prensa previa a la votación que obtendrían los votos necesarios para la aprobación del conocido como "Plan B".

"Vamos a tener los votos para aprobar tanto el proyecto de ley para un alivio tributario permanente, como el Acta para la Reducción del Gasto público", aseguró Cantor.

No obstante, Bohener suspendió la votación después de que la Cámara aprobase una medida para evitar los cortes automáticos en los gastos de Defensa, uno de los departamentos que se pueden ver más afectados, y que ahora tendrá que ser revalidada por el Senado.

El "plan B" republicano incluye la extensión de las exenciones fiscales para aquellos contribuyentes que ganen hasta un millón de dólares al año.

Sin embargo, el "Plan B" republicano afronta la amenaza del veto del presidente Obama, quien insiste en que las rentas por encima de los 400.000 dólares anuales paguen más impuestos.

Los recortes tributarios que han provocado la discordia entre el Congreso y la Casa Blanca fueron instituidos en 2001 y 2003 durante la presidencia de George W. Bush y vencen el próximo 31 de diciembre.

De no llegarse a un acuerdo antes de fin de año se calcula que kas familias de clase media afrontarían un aumento promedio de impuestos de 2.200 dólares anuales en 2013.

Los republicanos quieren que el pacto para reducir el déficit se centre en la reducción del gasto público, especialmente en programas sociales cuyo coste se dispara como Medicare, el programa médico para jubilados, que consideran insostenible.

El Senado, bajo control demócrata, ya había aprobado su propia medida que prorrogaría los recortes de impuestos con un tope de 250.000 dólares de ingresos anuales y se esperaba que rechazara el "Plan B".

LOS ESPECIALISTAS

¿LES GUSTA EL ORO?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00