jueves, 28 agosto 2014

Está pasando

Los retos de las nuevas relaciones en la UE

La pareja 'Merkameron' atenaza al club europeo

  • La crisis económica devora gobiernos europeos a tal velocidad que los supervivientes olvidan a los caídos en muy poco tiempo. Y la silla del presidente o del primer ministro saliente ni siquiera se ha enfriado cuando otro ocupa su lugar. Pero el heredero no siempre tiene derecho a los mismos privilegios que el anterior. Al menos, en su trato con el resto de socios europeos en Bruselas.
Temas relacionados:

El primer ministro británico, David Cameron, y la canciller alemana, Angela Merkel, en Berlín.

REUTERS

Así ha ocurrido con el famoso eje franco-alemán. Solo hace seis meses que las urnas barrieron de la faz comunitaria al hiperpresidente Nicolas Sarkozy, y su antigua pareja geoestratégica, Angela Merkel, ya ha encontrado nuevo galán. Más joven y liberal que el anterior. Pero también más euroescéptico y sin ningún acento francés.

Se llama David Cameron, claro. Y en su calidad de primer ministro británico parece llamado a cubrir el espacio que está dejando François Hollande. El nuevo presidente francés se ha distanciado de la canciller alemana desde que llegó al poder el pasado mes de mayo.

Pero Angela Merkel no parece dispuesta a afrontar en solitario a nivel europeo la recta final de su legislatura, que concluirá con las elecciones generales del otoño de 2013. Y ante la imposibilidad de forjar una alianza con Hollande, la canciller parece apostar por un eje Merkameron que sirva de relevo, al menos temporal, al extinguido Merkozy.

La creciente connivencia entre Berlín y Londres se ha afianzado en las últimas semanas. Y algunos analistas en Bruselas pronostican que será la pareja europea del próximo año.

El gesto de "cariño" más reciente, y uno de los que ha hecho saltar las alarmas entre el resto de socios comunitarios, tuvo lugar durante la negociación del supervisor financiero de la zona euro, pactado en la madrugada del 13 de diciembre. El acuerdo incluyó una reforma de la Autoridad Bancaria Europea (organismo encargado de la regulación) que, en contra de la propuesta de la Comisión Europea, concede a Londres una desproporcionada capacidad de influencia. El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, abogó abiertamente por esa solución, aunque Bruselas insistió en que puede perjudicar al conjunto de la zona euro.

No era la primera vez que Alemania socorría a un Reino Unido cada vez más aislado dentro de la UE. En la negociación sobre los presupuestos comunitarios para 2014-2020, Merkel también frenó cualquier intento que pasase por acorralar a Cameron. La canciller prefirió retrasar el acuerdo hasta 2013 aun a riesgo de que el debate acabe solapándose con su campaña electoral.

Ambos ejemplos muestran que el eje Merkameron tiene un carácter más defensivo que constructivo. Y que si llega a cuajar, será más por interés personal de ambos líderes que por vocación de sus respectivas familias políticas. Fuentes del Partido Popular Europeo aseguran que a nivel institucional los lazos con los tories británicos siguen rotos desde que el partido de Cameron abandonó la formación europea.

Pero Cameron afronta ahora una revuelta euroescéptica en su propio partido y la mano tendida de Merkel supone un alivio en un momento en que se ha llegado a plantear la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. A la canciller, el apoyo coyuntural de Londres le sirve de contrapeso ante el creciente malestar entre otros socios por la gestión alemana de la crisis del euro, en particular, en Francia, Italia y España.

Hollande, en concreto, parece dispuesto a dar la espalda a Merkel, con la esperanza de que las elecciones alemanes le deparen un canciller socialista (aunque los sondeos no apuntan por ahora en esa dirección).

La relación de Berlín y París se ha deteriorado hasta el punto de que ni siquiera han logrado pactar la presidencia del Eurogrupo (consejo de ministros de Economía de la zona euro), que tras la próxima salida de Jean-Claude Juncker parecía reservada para el ministro alemán o el francés.

LOS ESPECIALISTAS

¿PRIVI o PRIMO?

El GEFE

María Graciani

SIEMPRE POSITIVOS...NUNCA NEGATIVOS

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Desde Rusia sin amor

Liberalismo social

Alexandre Muns

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00