sábado, 30 agosto 2014

Está pasando

Asegura que rechaza la oferta de una doble escala salarial

Nissan denuncia que un sindicato impide la llegada a su planta de Barcelona de nuevo coche

  • El fabricante de automóviles Nissan denunció ayer en rueda de prensa que el desacuerdo con uno de los tres sindicatos presentes en su comité de empresa le impide por el momento garantizar la llegada a la planta de Barcelona de un nuevo modelo de coche. Nissan no quiso desvelar el nombre del sindicato en orden "a facilitar la posibilidad de poder llegar a un acuerdo mañana en una reunión al máximo nivel con el líder nacional de este sindicato".
Temas relacionados:

El vicepresidente de Operaciones Industriales de Nissan Europa, John Martin, aseguró ayer que se ha topado con la cerrazón de un sindicato "de escala nacional y presente en el comité intercentros de la planta del grupo en Barcelona", pero que no quiso identificar. Esa cerrazón impide, por el momento, un acuerdo de recorte de costes operativos en la planta de Barcelona y haría imposible que ese nuevo automóvil llegara a la línea de producción de la fábrica.

Explicó que el problema es que este sindicato se ha negado a aceptar la oferta de la empresa de contratar a 1.000 trabajadores nuevos, pero con una distinta escala salarial. La escala que se ha propuesto ocupa una horquilla situada entre 19.900 euros y 25.900 euros anuales. "Necesitamos recortar los costes operativos de la planta de Barcelona al mismo nivel que tienen los costes en nuestra planta de Reino Unido y con este oferta salarial lo conseguimos, y todavía estamos muy por encima de la media salarial de los trabajadores de nuestros competidores en la zona de Barcelona y España".

Nissan también pide a sus trabajadores, para poder presentar a Barcelona como candidata a llevarse este coche, una ampliación de la jornada laboral en 45 horas anuales. Esta propuesta se traduce en dos días más de jornada laboral anual y la ampliación de ocho minutos la jornada diaria. "En este punto sí estamos cerca a llegar a un acuerdo global".

Martin subrayó que en un contexto de grave situación económica como la que sufre España y especialmente Cataluña no es comprensible este bloqueo sindical que por el momento hace imposible la contratación de los 1.000 trabajadores adicionales, la inversión prevista en la fábrica de 130 millones de euros y la previsible creación de 3.000 puestos de trabajo adicionales en su red de proveedores. "Nunca en toda mi carrera trabajando en Europa, América y Asia en el sector del automóvil, me había encontrado con una posición sindical tan insostenible".

Martin quiso ser claro con las consecuencias que tendría el que finalmente no fuera posible mañana alcanzar un acuerdo. "El nuevo modelo no se haría en ningún caso en Barcelona y la planta entraría en un evidente periodo de declive ya que tiene una dependencia muy alta de la fabricación de vehículos comerciales. Un segmento especialmente destinada al sector de la construcción , hoy por hoy inmerso en una profunda recesión".

El ejecutivo de Nissan si explicó que si finalmente no es posible el acuerdo, la decisión de llevarse el nuevo modelo a otra planta, tendría efectos evidentes en los puestos de trabajo actuales de la planta de Barcelona, "pero ahora mismo prefiero no entrar en ese terreno y concentrarme al 100% en conseguir alcanzar un acuerdo que haga posible la llegada del nuevo coche a la fábrica", matizó.

LOS ESPECIALISTAS

Fiascos Van Rompuy

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

El altavoz del Marketing de Escucha Activa: 7 claves de éxito

Tu ADN Digital

Luis Ferrándiz, Nicolás Infer y Nacho Prada

Amazon y el videojuego en directo. ¿El nuevo El Dorado?

Convertir la novedad en valor

Francisco González Bree

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00