sábado, 20 de diciembre de 2014

Está pasando

De acuerdo a documentación incautada en domicilios de la familia Ruiz-Mateos

La policía detecta la misma estrategia del caso Marsans en Nueva Rumasa

  • En informes elaborados por la policía basados en documentación incautada en domicilios de la familia Ruiz-Mateos se detecta la misma estrategia de traspaso de compañías en Nueva Rumasa que la que llevó a la detención este mes de Díaz Ferrán, Ángel de Cabo y colaboradores de este.
Temas relacionados:

Ángel de Cabo a su salida de la Audiencia Nacional.

PABLO MORENO

En el auto dictado el 4 de diciembre por el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, el juez Eloy Velasco explica que de "la investigación policial se desprenden numerosos y marcados indicios" de que Díaz Ferrán y su socio en Marsans, Gonzalo Pascual, fallecido este año, "acordaron con De Cabo Sanz una estrategia para alzarse con sus bienes y eludir las responsabilidades de una serie de procesos en las que su grupo empresarial se hallaba inmerso".

En el mismo auto en el que se imponía a Ángel de Cabo la mayor fianza de la historia judicial española, 50 millones de euros, el juez explicaba que dicha estrategia pasaba por ceder el control de Marsans a De Cabo, quien se comprometía "a realizar una serie de pagos a los empresarios". El juez afirma que Díaz Ferrán "habría recibido varios de los pagos pactados con De Cabo".

En septiembre de 2011 De Cabo anunció la adquisición de las empresas que componían el grupo Nueva Rumasa, de la familia Ruiz-Mateos. Al igual que en Marsans -De Cabo comunicó la supuesta adquisición del grupo de viajes con Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual en mayo de 2010- el empresario valenciano se hacía cargo de las compañías prácticamente al mismo tiempo que estas se declaraban en concurso de acreedores.

El 25 de enero de este año la policía registró varios domicilios de la familia Ruiz-Mateos en la urbanización de Somosaguas, en Madrid. Tras ordenar la documentación incautada, la policía dibuja en informes a los que ha accedido este diario la misma estrategia acordada por De Cabo y Ruiz-Mateos que el juez Velasco explicaba en su informe sobre el caso Marsans.

"Todas estas anotaciones y dentro de este contexto conducen a la idea, ya expuesta en informes anteriores, de que Ángel de Cabo Sanz y José María Ruiz Mateos y Jiménez de Tejada podrían haber firmado un documento" en el que se repartirían los beneficios que pudiera obtener Ángel de Cabo de la liquidación de las empresas del grupo, dicen informes policiales.

Entre la documentación recabada se encuentran anotaciones manuscritas de miembros de la familia Ruiz-Mateos sobre reuniones mantenidas en Valencia con De Cabo. Entre otras la policía destaca frases como: "propiedad última es posible seguir teniéndola"; "Tema patrimonial, ver si colocan hombres de paja o las mujeres. Lo tiene que decidir dependiendo de si las mujeres tienen algún problema"; "Lo que va a quedar. Estimación a lo que a empresas se refiere".

"La estrategia" apuntada por la policía en dichos informes iría encaminada a "la protección de la familia Ruiz-Mateos ante posibles embargos o ante la acción de la justicia, de manera que pusiera en peligro el patrimonio familiar". De hecho la anotación "Lo que va a quedar. Estimación a lo que a empresas se refiere", parece indicar, en opinión de la policía, "la existencia de un acuerdo de reparto de beneficios entre Ángel de Cabo y la familia Ruiz-Mateos, una vez se hubiesen liquidado las empresas del grupo".

Entre las notas manuscritas incauatadas figura otra frase reveladora sobre la estrategia de los Ruiz-Mateos a la hora de culpar a la banca de los males de sus empresas: "Botín-Seguir atacando. Autor de todo lo que está pasando".

Mantenimiento de la estructura

En la documentación en manos de la policía se encuentran también notas sobre el coste que supone para la familia el mantenimiento del servicio doméstico tanto en Somosaguas, como en Jerez de la Frontera (Cádiz), incluyendo el del personal de secretaría, administración, pagarés (referido probablemente a su gestión), prensa, abogados, inmobiliarias y sueldos a la familia.

"Puede observarse que el presupuesto para el mantenimiento de esta estructura familiar ha variado aproximadamente entre los 1,6 millones de euros y los 950.000 euros anuales", dice el informe policial.

Ruiz-Mateos y De Cabo, marzo de 2011

El 17 de febrero de 2011 José María Ruiz-Mateos, acompañado de sus hijos varones, ofreció su primera rueda de prensa en 17 años. Lo hizo para anunciar que la mayor parte de sus empresas que formaban el conglomerado Nueva Rumasa se habían acogido al preconcurso. El patriarca de la familia cargó ese día contra la banca por no refinanciar la deuda de sus compañías; también aseguró que negociaba con un inversor para que se convirtiera en socio del grupo, y que el valor de los activos de las empresas ascendía a 6.000 millones de euros, frente a un pasivo de 700 millones.

La familia disponía entonces de tres meses para hacerlo y evitar el concurso de acreedores de sus empresas. Sin embargo, un mes después de aquella rueda de prensa, la familia Ruiz-Mateos contactaría con Ángel de Cabo.

La policía considera que la relación entre Ángel de Cabo y la familia Ruiz Mateos "se inició en el mes de marzo de 2011, sustanciándose en septiembre de 2011 cuando se realizó la venta de Nueva Rumasa", según los informes policiales a los que se ha accedido.

Entre junio y agosto de 2011 las empresas de Nueva Rumasa, entre ellas algunas con marcas tan conocidas como Dhul, Clesa, Cacaolat o Elgorriaga, o el equipo de fútbol Rayo Vallecano se declaraban en concurso de acreedores con deudas mucho mayores a los 700 millones en los que Ruiz-Mateos cifró el pasivo del grupo (solo el de Clesa superaba los 1.100 millones de euros).

En septiembre de 2011 el equipo de Ángel de Cabo anunció la supuesta adquisición de empresas de Nueva Rumasa. Para ello el empresario valenciano empleó una sociedad denominada Back in Business.

José María Ruiz-Mateos, 'El jefe'

Los hijos de José María Ruiz-Mateos se refieren a su padre como 'El jefe', según las anotaciones encontradas por la policía en domicilios de la familia, y a su madre, Teresa Rivero, como 'La jefa'. Pero no está claro que dicha designación vaya más allá del tono cariñoso con el que pudiera emplearse. Es decir, que en la estrategia planteada para traspasar Nueva Rumasa a Ángel de Cabo, el fundador de Rumasa no sería el cabecilla, sino que pudieran haber sido los hijos los que tejieran dicha estrategia.

"Por el momento, no se ha observado ninguno [documento] que apunte directamente hacia José María Ruiz-Mateos y Jiménez de Tejada como responsable de los hechos investigados, más allá de las anotaciones realizadas por sus propios hijos relacionadas con sus declaraciones ante la Autoridad Judicial en relación con estas Diligencias Previas", dice la policía en uno de sus informes. Francisco Javier Ruiz-Mateos Rivero parece desempeñar las funciones de financiero" en Nueva Rumasa, "de ahí que se le interviniera documentación relacionada con las situaciones de riesgo de Nueva Rumasa respecto de diferentes entidades financieras, fundamentalmente con el Banco Santander y Banesto, riesgo que supera los 283 millones de euros", dice la policía.

No obstante los hijos de Ruiz-Mateos en declaraciones en sede judicial han asegurado que las decisiones empresariales las tomaba José María Ruiz-Mateos. La policía señala que salvo esas declaraciones y las anotaciones con el referido 'El Jefe' "en el resto de documentos y de notas analizadas no se ha encontrado ninguna otra que señale a su padre como la persona que realmente tomaba las decisiones".

LOS ESPECIALISTAS

¿SE ACUERDAN DE LOS TIEMPOS COMPLICADOS?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00