viernes, 21 de noviembre de 2014

Está pasando

Qué supone la operación

Guía para los accionistas de Santander y Banesto

  • La absorción de Banesto por parte de Santander pone punto y final a casi dos décadas de convivencia de dos marcas dentro del grupo, concentradas ambas en la actividad de banca comercial en España. Los accionistas de Banesto que acudan al canje propuesto por Santander pasarán a tener títulos de un grupo diversificado a nivel internacional con mayor potencial, mientras que los accionistas de Santander apenas se verán influidos por la operación, que no requerirá ampliar capital y que comenzará a dar sus frutos vía sinergias al cabo de tres años.
Temas relacionados:

¿Cuál es el impacto de la operación para los accionistas de Santander?

El grupo ha propuesto una ecuación de canje de 0,633 acciones de Santander por cada acción de Banesto, en una operación que realizará a cuenta de las acciones de Santander en autocartera. Es decir, no ampliará capital para atender al canje, en una operación en la que en cualquier caso apenas tendrá que absorber el 10% de Banesto que cotiza libremente en Bolsa. De hecho, Santander ya posee el casi el 90% del capital de Banesto, cuyos beneficios consolida en su cuenta de resultados. "No tendrá un impacto significativo para los accionistas de Santander", explica Juan Pablo López, analista de Espirito Santo. Al menos, en lo que se refiere a los términos cuantitativos de la operación.

Sin embargo, los analistas también apuntan al escenario de debilidad de negocio para la banca en España que asume Santander al abordar esta integración. "El mensaje no es precisamente positivo. Santander está sacrificando la marca Banesto para conseguir sinergias, aunque sean sinergias razonables", resume Alejandro Ruyra, analista de Keppler Equities. La acción de Santander, que comenzó el día suspendida de cotización, reaccionó con una caída del 0,6% en su vuelta al parqué y cerró con un descenso del 1,19%.

¿Qué supone la operación para los accionistas de Banesto?

El valor ha sufrido en 2012 una caída de casi el 20%, en contraste con la evolución casi en tablas de Santander, de acuerdo con los datos de Bloomberg previos al regreso al parqué de ambos valores, suspendidos en Bolsa a primera hora de la mañana. "La prima que ofrece Santander es importante, aunque hay que tener en cuenta la caída registrada en el año", apunta San Félix. "Recuperar el valor perdido en Banesto será más fácil a través de los títulos de Santander. No tenía mucho sentido que Banesto siguiera independiente y cotizando", añade Nicolás López.

Los accionistas de Banesto reciben ahora títulos de Santander, un grupo con mucha menor exposición al negocio bancario español, que es el factor que más penaliza al conjunto del sector en Bolsa, y con una elevada rentabilidad por dividendo, cercana al 10% según las estimaciones que recoge Factset para 2013. El consenso de los analistas de Bloomberg arroja para Santander un 50% de recomendaciones de mantener; un 21,4% de compra y un 28,6% de venta.

¿Cómo influye la operación en el reparto de dividendos?

Santander recuerda que los titulares de acciones de Banesto que acudan al canje pasarán a recibir el dividendo que entrega Santander, que no sufre cambios. El banco se ha comprometido a repartir 0,6 euros por acción con cargo a los resultados de 2012 y prevé mantener su política, aunque sin cuantificarla. Es decir, seguirá retribuyendo a sus accionistas bajo la fórmula del script dividend. Los accionistas de Banesto tampoco verán cambios a efectos de dividendos, puesto que no está previsto ningún pago de aquí al mes de mayo, cuando se materializará el canje para la absorción.

¿Por qué se ha decidido ahora Santander a abordar la integración definitiva de Banesto y la desaparición de la marca? ¿Por qué no lo hizo antes?

La entidad, que ya reconoció hace meses que tenía la integración de Banesto como una de las opciones en estudio, ha terminado de decidirse a la vista de la profundidad de la crisis económica y de la vertiginosa concentración del negocio bancario en manos de unas pocas entidades, que Santander calcula serán diez una vez haya finalizado el profundo proceso de reestructuración del sistema financiero español. "Es un movimiento normal y entra dentro de lo previsible teniendo en cuenta la situación en España. La perspectiva para los próximos 2 ó 3 años es de caída del crédito, tipos de interés bajos y márgenes reducidos, lo que obliga a buscar beneficios vía ahorro de costes", apunta Nicolás López, analista de M&G Valores.

En un entorno de márgenes débiles, radicalmente distinto a los años en que la abundancia de negocio justificaba la competencia interna, la marca única es ahora "la mejor forma de aumentar la eficiencia e incrementar la cuota de mercado", defiende la entidad. Y con ello, Santander apuesta por una marca que la clientela asocia con la imagen de un banco internacional y con posición de fortaleza, un reclamo más poderoso a la hora de captar depósitos que el que ofrece la banca minorista tradicional.

¿Cuáles son los objetivos que se ha marcado Santander en la operación de absorción de Banesto?

El propósito fundamental es la mejora de la eficiencia, que no deja el recorrido que podría esperarse de una fusión habitual, donde todo el proceso de integración estuviera por hacer. Pero, aun así, hay margen de mejora, aunque sea a costa de la desparición de la marca Banesto. Así, Santander prevé sinergias totales antes de impuestos que se conseguirán al cabo de tres años por 520 millones de euros, de las que 420 millones serán sinergias de costes -183 millones en costes generales y 237 millones en gastos de personal- y otros 100 millones, sinergias de ingresos. El efecto ha de ser un aumento en el beneficio por acción del 3% en 2015 y que se desglosa en un impacto en el beneficio atribuido -gracias a las sinergias de ingresos y costes- de 201 millones en el primer año, de 336 millones en el segundo y de 434 milllones en el tercer año.

¿Qué papel prevé desempeñar Santander en el futuro mapa bancario español? ¿Cómo influirá ello en la acción?

Santander demuestra con la operación su vocación de sacar la máxima rentabilidad de su negocio en España. "Tiene sentido por sí sola, no es el paso previo de nada", señaló el director financiero de la entidad, José Antonio Álvarez, en alusión al interés del banco en participar en la subasta por Catalunya Banc, que requeriría en todo caso un proceso de integración mucho más profundo que el anunciado con Banesto. La creación de sinergias sería el gran reclamo que debería ofrecer Santander a sus accionistas en el caso de hacerse con Catalunya Banc, en una adquisición que se haría en cualquier caso a precio de saldo aunque sin esquema de protección de activos, según las instrucciones del rescate concedido por Bruselas.

LOS ESPECIALISTAS

Cuando Iberia perdió el vuelo

Idearium

ESADE Business & Law School

EXCESO DE AHORRO, ESCASA DEMANDA Y FALTA DE LIDERAZGO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Cinco Días "Dos décadas de defensa de las marcas europeas"

Talento en movimiento

Observatorio Internacional de Propiedad Intelectual

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00