miércoles, 16 abril 2014

Está pasando

La rentabilidad gana atractivo

Valores con dividendos por los que apostar sobre seguro

  • La rentabilidad por dividendo ofrece ganancias cercanas al 10%, según las previsiones para 2013. Los valores defensivos y con poca deuda ofrecen las mayores garantías de pago a sus accionistas. En un mercado marcado por la incertidumbre, la apuesta por las compañías comprometidas con el dividendo gana atractivo, si bien los analistas advierten de posibles cambios en la política de retribución en el sector de la construcción y en las eléctricas.
Temas relacionados:

La incertidumbre es la máxima que define en los últimos tiempos la inversión en renta variable y, a veces, ni siquiera el compromiso de cobro de dividendo es una garantía infalible. La crudeza de la crisis deja inservibles las previsiones económicas y, en consecuencia, también las empresariales y, en tiempos de escasez de beneficios, las compañías terminan en ocasiones por prescindir de la retribución a los accionistas. Pero en medio del caos también hay valores seguros que, aunque estén sujetos a las oscilaciones inevitables de los mercados bursátiles, sí ofrecen credibilidad y garantías fiables en cuanto al pago de dividendo. La expectativa de cobro de esa retribución es por tanto un criterio atractivo a la hora de asomarse a la Bolsa, aunque exija una cuidada selección de los valores con más posibilidades de asegurar el pago de dividendos.

La inversión en función de la rentabilidad por dividendo es así una fórmula propicia para tiempos de incertidumbre bursátil y para aquellos que no tengan excesiva prisa en sacar rendimiento a su dinero. Las estimaciones de los analistas apuntan a valores del Ibex que en 2013 podrán ofrecer rentabilidades por dividendo de hasta el 10%, un cupón que poco tiene que envidiar a la renta fija y que puede equiparar por tanto la inversión en Bolsa con la deuda. Y a menos que la empresa en cuestión incumpla los compromisos con sus accionistas o defraude las expectativas de los analistas, se trata de contar con que se cobrará el dividendo, aunque la acción pierda valor.

"La rentabilidad por dividendo es ahora un criterio de inversión más interesante. Las previsiones para 2013 son más realistas que las que se hicieron para 2012 y es de esperar que, después de tres años devastadores, la evolución en Bolsa mejore", explica Nicolás López, director de análisis de M&G Valores. En todo caso, el inversor no debe perder de vista las dos variables que componen la rentabilidad por dividendo, que es el resultado de dividir la retribución esperada por el precio de la acción. Así, la rentabilidad de la inversión, el cociente, resulta mayor si el valor está más castigado en Bolsa. En definitiva, la inversión óptima es aquella en la que no solo se cobra el dividendo sino en la que también sube el precio de la acción. Y en la dinámica del mercado, la expectativa de retribución al accionista es también el alimento para los avances bursátiles.

La clave está por tanto en apostar por las compañías que ofrezcan mayor fiabilidad en el pago de dividendo. Y en este sentido, los valores defensivos, los menos apegados al ciclo económico, son de nuevo la principal opción. "Conviene apostar por las compañías con un historial de pagos recurrente y de generación de beneficios igualmente recurrente", explica Juan Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities. En su opinión, un criterio interesante es apostar por compañías que ofrecen una rentabilidad por dividendo estimada de entre el 6% y el 7% y que, teniendo en cuenta los ratios a los que cotizan y su última trayectoria bursátil, tienen margen de revalorización. Y en este listado aparecen compañías como Santander, BME, FCC, Duro Felguera, ACS, Iberdrola o Enagás, con rentabilidades por dividendo previstas para 2013, a cuenta de los beneficios de ese ejercicio, que oscilan entre el 10% máximo de la entidad que preside Emilio Botín al 7,4% de la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán. Son las estimaciones que recoge FactSet, de acuerdo con las previsiones de generación de beneficios en 2013. Pero una elección minuciosa debe considerar también si las previsiones de resultados -y por tanto de pago de dividendo- son excesivamente optimistas o deben someterse.

De entrada, hay opiniones que no confían en que las compañías cotizadas españolas vayan a registrar un año de beneficios precisamente brillante. "A pesar de que numerosas compañías han reducido la remuneración a los accionistas a lo largo de 2012 ya sea mediante la introducción de dividendos con la fórmula del script o mediante la supresión de los mismos, de cara a 2013 volveremos a asistir a un escenario similar", señalan desde Ahorro Corporación. Así, el año que termina ha sido el de la congelación de dividendo de Telefónica, cuyo pago se reanudará en 2013, y de Popular, que suprimió el suyo del mes de octubre después de detectarse un déficit de capital superior a los 3.000 millones.

Para Ahorro Corporación, lo sucedido en Telefónica o Popular puede tener continuidad en otros sectores como la construcción o el eléctrico, que hasta ahora han abonado puntualmente sus dividendos. La firma explica que son sectores que no han acometido enérgicamente ni el pago con la fórmula del script dividend -que da al accionista la opción de elegir entre el cobro en metálico o en títulos de la compañía- ni la congelación del dividendo. "A esto se une el hecho de que se trata de las compañías más afectadas por las nuevas normas de deducibilidad de las amortizaciones en España al ser compañías intensivas en capital y con la mayor parte de su negocio en el territorio nacional", añade la firma. Así, por ejemplo, el esfuerzo de Red Eléctrica -compañía de claro perfil defensivo y para la que FactSet prevé una rentabilidad por dividendo del 6,8% en 2013- para pagar dividendo supone un desembolso equivalente al 147% de su flujo de caja neto, un porcentaje que se dispara al 351,6% para Acciona, calculan en Ahorro Corporación.

Victoria Torre, directora de análisis de Selfbank, advierte en la misma línea que "hay que ser cuidadosos con las constructoras puesto que tienen niveles de deuda muy elevados, lo que añade incertidumbre al pago de sus dividendos". Un aviso que apuntaría a FCC, que no ha recurrido aún a la fórmula del script dividend, o ACS, con rentabilidades por dividendo estimadas para 2013 del 8% y 7,8%, respectivamente.

El próximo ejercicio también promete ser difícil para la banca, que si bien ha encajado la gran parte del esfuerzo en saneamientos, seguirá sufriendo el impacto de la crisis. Puestos a apostar por la rentabilidad por dividendo, los analistas apuntan tan solo a Santander y BBVA, que siguen disfrutando de una mayoritaria base de accionistas que prefiere cobrar el dividendo en acciones, con el consiguiente alivio para el capital del banco. Y a nivel europeo, y con la excepción del sector financiero, Fidelity considera que "habrá crecimientos de beneficios y dividendos entre el 4% y 5% en 2013, en especial en grandes empresas". Así, si se combinan los dividendos con el crecimiento de beneficios se pueden esperar rentabilidades totales de entre el 7% y el 8%. Un nivel prometedor, siempre que la generación de resultados lo permita.

LOS ESPECIALISTAS

Legislatura desaprovechada

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00