jueves, 24 abril 2014

Está pasando

Ángel Ron Güimil. Presidente de Banco Popular

"No vamos a dejar de invertir en el país"

  • Nació en Santiago de Compostela hace 50 años. Su trayectoria profesional siempre ha estado vinculada a Banco Popular. Fue nombrado consejero delegado con 39 años de edad y presidente con 43 años.

Ángeles Gonzalo / Juande Portillo

15-12-2012 12:05

Temas relacionados:

Ángel Ron, presidente de Banco Popular

PABLO MONGE

Es uno de los banqueros más jóvenes del sector. Entró en Banco Popular en 1984, un año antes de licenciarse en Derecho. De trato fácil. Y pese a las dificultades, conserva la calma y no pierde la sonrisa. La consultora Oliver Wyman le ha hecho pasar uno de los peores ratos de su vida como banquero, pero reaccionó a tiempo y en un mes ha realizado la mayor ampliación de capital de los últimos años. Incluso prevé adelantar en seis meses su plan de negocio para finalizar el saneamiento este año, para lo que le restan 600 millones. Todo para evitar pedir ayudas públicas, algo que considera "amoral".

Pregunta. Desde que el grupo aprobó la fusión con Banco Pastor hace poco más de un año, han pasado muchas cosas tanto en el país como en el sistema financiero como en Popular...

Respuesta. De un año acá hemos tenido una evolución macroeconómica en España de clara vuelta a la recesión. Desde el punto de vista de la reestructuración financiera hemos vivido un entorno extraordinariamente turbulento, especialmente en la primera mitad del año. El Gobierno se decantó por pedir ayuda al Eurogrupo para recapitalizar el sector y los acreedores pusieron las reglas del juego. Eso llevó a exigir un test de estrés para recapitalizar a las entidades que lo requiriesen. Los test fueron especialmente duros para el negocio de pymes en el que Popular tiene una cuota muy alta y el liderazgo. Salieron unas necesidades de capital de 3.223 millones de euros en un escenario estresado que solo existe un 1% de probabilidades de que se produzca. Los déficit de que habla Oliver Wyman tienen muy diversos orígenes. Lo que se deduce de ese informe es que tiene necesidades de capital por tener una presencia muy superior al promedio en pymes y empresas no inmobiliarias con una pérdida esperada menor, pero que paradójicamente es mayor que la pérdida que se estima en las hipotecas de particulares. Lo que penaliza a Popular es tener negocio con pymes. Es un claro ejemplo de que cuando el acreedor pone las reglas se dan efectos no queridos.

P. ¿Pero al margen del resultado de los test de estrés, Popular va a seguir apostando por el crédito a pymes?

R. Evidentemente. Una cosa es la realidad y otra cosa lo que dice el test de estrés. ¿Qué vas a hacer? No vamos a dejar de invertir en el país. Lo haremos con prudencia porque es con lo que ganamos dinero y con lo que contribuimos al bien común.

P. Tras el rescate bancario, ¿cree necesario pedir el rescate del país?

R. La petición de una línea de crédito preventiva es un tema delicado. Es una decisión del Gobierno, el Ejecutivo tiene que considerar todos estos factores y estoy seguro de que al final la decisión que tomará será la que sea mejor para la economía española. Hoy por hoy, como no conocemos el detalle de las condiciones, me parece arriesgado avanzar que es lo mejor.

P. El Estado se financia, aunque sea caro. ¿Y la banca y las empresas?

R. Vivimos en una crisis donde hay varias crisis superpuestas. Una es la soberana. Tenemos una crisis económica en España y una financiera. La financiera, teóricamente, con la reestructuración bancaria deberíamos estar viendo la salida. Hay un efecto positivo en todo esto y es que desde esta semana vamos a aliviar las necesidades de financiación de las entidades con problemas con 100.000 millones de euros, 40.000 millones en recapitalización y 60.000 millones en liquidez a través de Sareb. Por tanto, deberíamos empezar a ver una menor tensión en la financiación. Lo que está por ver es qué pasa con Europa, de hecho, si no tenemos un claro acuerdo político de irreversibilidad del euro vamos a vivir en un mundo de inestabilidad. Y eso es lo que el mercado descuenta hoy. España lo que debe hacer es seguir con su plan de reformas y apostar por políticas de crecimiento. El crecimiento lo necesitamos como el comer. El Gobierno lo que está ahora ejecutando son medidas de reajuste porque son los deberes que tiene. Pero también deberíamos trabajar por crear condiciones en el país por las que el crecimiento económico sea una realidad en el corto espacio de tiempo.

P. ¿España tiene futuro?

R. Desde luego el país tiene palancas de crecimiento. No toda la información del país es mala. España empieza a ofrecer algunos datos positivos. Tiene datos negativos como la evolución del desempleo, pero estamos corrigiendo el déficit por cuenta corriente, que es uno de los problemas que hemos tenido durante el boom, por tanto estamos reduciendo un déficit que nos atrapa en términos de financiación, y estamos mejorando las exportaciones. Estamos ganando competitividad. Se está ganando sobre todo a base de ajustes en los costes laborales unitarios lo cual no es la mejor noticia, pero a un país que no puede ni tocar la política de tipos de interés, ni devaluar su moneda, lo único que le queda es devaluar los costes laborales. Y es ahí donde hay que tener especial cuidado porque no hay experiencia en el manejo de procesos de ajuste a través de devaluaciones internas.

P. ¿Cómo ha logrado llevar a cabo con éxito una macroampliación de 2.500 millones en tiempos tan negativos para acudir al mercado?

R. La ampliación ha sido un éxito fundamentalmente por el respaldo internacional. Hemos tenido un apoyo tremendo de los accionistas institucionales internacionales y de los tradicionales del banco que están en el consejo, que han puesto 520 millones de euros. Hemos tenido un respaldo internacional tremendo y eso es muy bueno para el banco y para el país. En los últimos años la operación española donde más dinero institucional internacional ha entrado ha sido esta. Para hacerse una idea, el peso institucional exterior en el banco ha subido siete puntos sin contar el consejo.

P. ¿Por qué ha reducido su participación Allianz y la Fundación Barrié de la Maza?

R. Alemania ha puesto dinero, ha acudido a la ampliación. Lo que ha ocurrido es que Allianz dijo que quería tener la misma participación que el primer accionista institucional extranjero, por eso Credit Mutuel y Allianz tienen la misma participación del 4,5% cada uno. Estamos en un momento en el que a las compañías de seguros les valoran muy positivamente las desinversiones en el sur de Europa, pese a ello Allianz ha decidido invertir en Popular. La única disminución más significativa ha sido la de la Fundación, pero su estatus no le permite obtener liquidez para invertir al ser una sociedad sin ánimo de lucro.

P. Con la ampliación la participación del consejo pasa del 29% al 24%, ¿qué consecuencias tiene este recorte, el mayor de la historia de Popular?

R. No hay ningún banco cotizado que tenga una participación tan alta del consejo en su capital. Es un respaldo máximo del consejo. Hay que tener en cuenta que la actualidad es una situación completa para el sistema y para el país, por eso es una participación muy razonable. Ya quisieran muchas entidades tener un consejo con el 24% del capital y de los inversores institucionales del 26%. Del cual el 22% es extranjero y el 4% es nacional.

P. ¿Se va a producir una redistribución de los sillones en el consejo de administración tras haberse alterado el peso de las participaciones del núcleo estable del banco?

R. Ya lo veremos, no hay prisa. El origen de las participaciones son muy diferentes. Unos tienen negocios compartidos, otros son producto de los acuerdos de fusión con Banco Pastor. Es una de las cosas que tenemos que ver.

P. ¿Popular va a hacer más compras?

R. Queremos ser a medio plazo el banco español más solvente, más eficiente y más rentable. Somos el banco más eficiente de Europa. No necesitamos compras para mantener nuestro modelo de negocio. Las compras no nos tienen que suponer un esfuerzo de capital, ni nos tienen que penalizar el negocio. No tenemos ninguna obsesión por comprar. A medio plazo sí que el banco se planteará una expansión internacional siempre que pueda trasladar su modelo de negocio. Tenemos una buena experiencia en Miami, pequeña pero buena. Estamos viendo posibilidades de crecimiento.

P. ¿Popular va a crecer en créditos el próximo año?

R. La demanda de crédito está bajo mínimos y, además, lo que se percibe es que hay menos actores dispuestos a dar crédito. Si tienes al 40% del sistema con unas necesidades de racionalización del 60% eso está expulsando al cliente. Lo que ves es que hay gente con necesidades de crédito solvente que tú no puedes atender, por qué, porque somos muy pocos actores prestando dinero. Para el año que viene esperamos un crecimiento del crédito prudente y seguiremos apostando por el crédito a pymes.

P. ¿Cómo valora la reestructuración financiera?

R. Hemos pasado en dos años de 54 entidades a 12. Es una reestructuración brutal. Es la mayor de la historia y posiblemente sea la mayor que se haya hecho jamás en el mundo. La reestructuración, no obstante, era necesaria porque venimos de un modelo muy apalancado con una gran dependencia de la financiación mayorista, y con un modelo corporativo de las cajas muy discutible, que he criticado desde mucho antes de 2007.

"En 2013 volveremos a dar dividendo"

Una de las principales inquietudes de los accionistas de Banco Popular es conocer cuándo volverá la entidad a repartir dividendos. El presidente de la entidad, Ángel Ron, se muestra taxativo. "En cuanto podamos volveremos a nuestra política de pay-out del 50% en dinero", asegura, avanzando que "el plan de negocio contempla la vuelta al beneficio el año que viene", pero sin querer entrar a valorar en qué momento del año. La estimación más reciente, la que dio en la última presentación de resultados, adelantaba que la previsión de la entidad es repartirlo de nuevo al concluir el segundo trimestre del año. Más allá de eso, Ron se muestra esquivo ante la cuestión de si podría darse antes. Por otra parte, el presidente de la entidad se muestra confiado en la fortaleza del banco, tras la exitosa ampliación de capital celebrada, para salir adelante en solitario, sin ayudas, e inmune al interés que pueda despertar en terceros. "Tenemos un accionariado muy cohesionado y la ampliación de capital lo ha demostrado. Por lo tanto, no pienso que una operación hostil pueda tener éxito. No creo que ninguna entidad española vaya a hacer una operación hostil", remarca. Finalmente, sobre una eventual recuperación de la figura del consejero delegado, Ron defiende que la entidad ha pasado por todos los modelos y ha ido "adaptando la estructura de la dirección a cada momento". "Tener tres directores generales al mando de las diferentes áreas no es muy distinto a tener un consejero delegado. Pero no significa que en algún momento no se recupere la figura".

"Sareb tiene más tiempo para vender que la banca"

P. ¿Han entrado en el banco malo por el bien del país?

R. Entre los objetivos de Sareb está estabilizar el mercado inmobiliario y cuidar de que el impacto en las cuentas públicas y el contribuyente sean mínimos. Objetivos, desde un punto de vista de país, muy relevantes. Por eso decidimos estar ahí. Desde el punto de vista financiero, tiene un negocio razonable. Es posible que cuando se discuta ese plan de negocio en el seno de la compañía haya ajustes pero pensamos que estar dentro es positivo para una entidad financiera española porque Sareb ayudará a estabilizar el mercado inmobiliario y no dañará a la banca.

P. Popular creará su propia sociedad de gestión. ¿Sareb será su competencia?

R. No es apropiado hacer comparaciones. Si todo el mundo desinvierte a la vez, la situación se complica. Prefiero que haya una entidad sistémica como Sareb, que agrupa los activos y cuya política es ir administrando su salida, que tener 60 actores en el mercado que quieren vender a la vez a toda velocidad.

P. Pero la banca sana y Sareb querrán vender a la vez, ¿no?

R. Uno de los objetivos de Sareb es no perjudicar a la banca. Ellos tienen más tiempo que nosotros para vender. Nosotros trataremos de hacerlo en el más corto espacio de tiempo posible, mientras que ellos tienen un calendario temporal mucho más amplio.

P. ¿Están bajando mucho los precios para vender?

R. Vamos a pasar a nuestra sociedad de gestión el suelo con un descuento del 80% sobre el préstamo, el descuento sobre el valor inicial es muy superior. Y estamos aplicando a todo el suelo el mismo descuento, da lo mismo que esté en una gran ciudad que en la costa... A las promociones les aplicamos un descuento del 55% sobre préstamo.

P. ¿Cuándo se estabilizará el sector inmobiliario?

R. Con la demanda latente existente y una vez estabilizada la situación económica en España lo lógico es que el stock de vivienda salga en tres años, con previsiones muy conservadoras.

LOS ESPECIALISTAS

TIEMPO DE REFLEXION...PASADO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00