jueves, 31 julio 2014

Está pasando

La conducción sabe de sexo

  • Los varones compran coches más potentes y arriesgan más en carretera

Paloma García Moreno

13-12-2012 06:00

Temas relacionados:

No existen coches inseguros, sino conductores inexpertos. Salvando esta consideración, los coches compactos, de corte deportivo, de dos puertas, cupé y una potencia de más de 150 caballos podrían ser, a grandes rasgos, el rostro de los vehículos que más accidentes sufren en España, según un sondeo entre concesionarios, buscadores y expertos en automoción. En este retrato robot se encuadran, entre otras, las versiones con más prestaciones del Peugeot 206, el Renault Clio, el Opel Corsa o el Ford Fiesta. Modelos que con frecuencia son el dolor de cabeza de las compañías de seguros porque son los preferidos de los conductores noveles.

Pero, ¿cuáles son los defectos de estos coches pequeños de gran cilindrada? Juan Carlos Zazo, técnico especialista en automoción, que colabora con el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) y con Kia Postventa, insiste: "Actualmente ningún vehículo es inseguro". Puntualiza que los modelos citados han incrementado su potencia al incorporar sistemas de alimentación como el turbo, el turbo diésel o más válvulas, lo que los hace más inseguros en manos de los conductores más inexpertos, especialmente en las curvas, en caso de frenada, cuando hay lluvia, nieve u otras condiciones adversas. Su exceso de potencia respecto al peso y el tamaño del auto, así como una menor separación entre las ruedas del mismo eje, les resta estabilidad frente a otros vehículos más grandes con las mismas prestaciones, pero que cuentan con sistemas de frenado electrónicos más preparados para absorber esa potencia, asegura este experto.

Una de las razones por las que los más jóvenes son los principales fans de estos modelos potentes, además del diseño, es su precio. Pueden costar unos 6.000 euros menos que los automóviles más grandes con iguales prestaciones. Pero ningún vehículo es perverso por sí mismo. Luis Ramos, portavoz del buscador Coches.com, afirma: "Detrás de un modelo, siempre hay un perfil de conductor, que es quien lo hace peligroso".

Por ello las compañías de seguros perfilan las pólizas, además de por las características del vehículo, por la experiencia, edad y, hasta ahora, del sexo de su piloto. Una variable que podía incrementar la póliza de los hombres frente a las mujeres hasta en un 33%, como desvela un estudio del comparador de seguros en la red, Rastreador. Discriminación que desaparecerá obligatoriamente este mes de diciembre, debido a una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE.

Aunque es una realidad que los varones menores de 30 años tienen un 25% más de accidentes, que las féminas, de acuerdo con un informe de la Fundación Mutua Madrileña; corren un 30% más que las mujeres y, además, conducen coches con 50 caballos más. La adopción de conductas más arriesgadas explica por qué el número de muertes en accidentes de tráfico es cinco veces superior entre los varones (menores de 40 años), y las infracciones con retiradas de puntos es del 79% en el colectivo masculino frente al 21% de las mujeres, según otro estudio del catedrático de Psicología Social de la Universidad de Málaga, Luis Gómez Jacinto.

Pero no solo las características técnicas son importantes para definir si un coche es más o menos susceptible de sufrir un siniestro. El color también influye y, de hecho, algunas aseguradoras estudian esta variable como una prima de la póliza. Eugenio de Dobrynine, director general de la Fundación CEA, señala que está demostrado que los vehículos de color blanco tienen un 50% menos de accidentes, mientras que los más oscuros (negro, azul oscuro o gris oscuro) tienden a sufrir más siniestros porque son menos visibles al integrarse más en el paisaje. Precisamente el negro, junto al rojo, más agresivo, suelen ser también los colores preferidos por los más jóvenes, principalmente varones, frente a los tonos más claros, que son los predilectos de las mujeres.

A pesar de que son bastantes seguros, los modelos de gama más alta también pasan por el taller a causa de los accidentes. De hecho, un análisis elaborado por la consultora Audatex revela que los vehículos de alta gama concentran el 18% de las reparaciones de siniestros que se producen en España anualmente. En este segmento de vehículos muy potentes es donde se enmarca la serie 3 de BMW y Audi y la Clase C de Mercedes. La principal causa de los accidentes suele ser la relajación de la atención por parte de los conductores, destaca Zazo. El cambio automático, el ordenador de a bordo que programa la velocidad o el sistema que avisa cuando un coche te va a adelantar, entre otros pluses, hacen bajar la guardia a los pilotos.

Lo mismo ocurre con los vehículos de segmentos medianos. Compactos como el Volkwagen Golf, el Seat León, el Peugeot 307 o el Citroën C4, o berlinas como el Citroën C5, Renault Laguna, Ford Mondeo, Peugeot 407 o el Opel Insignia, más populares entre las familias, también sufren daños pese a su alta seguridad. Los excesos de velocidad y las distracciones provocan más de la mitad de los accidentes de tráfico en España, que en 2011 causaron 2.060 muertos (balance final de la Dirección General de Tráfico).

Equiparables a la gama media, los monovolúmenes también tienen sus puntos débiles. Aunque son bastante seguros, su altura, que eleva el centro de gravedad, y su peso provocan una mayor inercia en las curvas. En cuanto a los todoterrenos presentan un 7% más de siniestralidad, apostillan en Direct Seguros. Su tonelaje también representa un problema añadido porque en caso de vuelco el aplastamiento de los ocupantes suele ser mortal. Pese a que llevan tracción en las cuatro ruedas el deslizamiento en la nieve se produce, aunque tarde más que en el resto de los turismos, pero tiene el agravante de que su mayor peso dificulta la frenada. "Es un mito que el todoterrenos es más seguro", recuerda Zazo.

Para este experto, los coches japoneses son los más seguros del mercado. Marcas como Toyota, Honda o Nissan pasan estándares de calidad más elevados que los europeos. Son más equilibrados, no destacan por un exceso de potencia y tienen menos defectos de diseño. Además la vida útil de estos vehículos es más larga, concluye.

LOS ESPECIALISTAS

Bruselas golpea a Rusia (con cuidado)

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

INVERSION Y CONSUMO

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Sin trampa ni cartón

El color de los mercados

Renta 4

Donde no hay análisis hay errores o la importancia de la inteligencia (una vez más)

Inteligencia competitiva

Cátedra de Servicios de Inteligencia y Sistemas Democráticos

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00