miércoles, 3 septiembre 2014

Está pasando

Las fábricas de coches se trasladan

Norte contra Sur de Europa

  • Las marcas de automóvil están perdiendo ventas en el Viejo Continente y sus fábricas peligran , todas menos las españolas, que reciben nuevos modelos y producción.
Temas relacionados:

Recortes, despidos, cierres. Son los tristes anuncios más habituales de las marcas automovilísticas en Europa. Sus ventas caen y su capacidad de fabricación está sobredimensionada para una demanda que cae en picado en el Viejo Continente. Y no es un sector baladí. La industria del automóvil es una de las mayores de Europa, con más de "700.000 millones de euros de volumen de negocio y un fuerte efecto multiplicador sobre el conjunto de la economía", detallaron desde la Unión Europea el pasado mes de noviembre.

Pese a que en los dos últimos años se han cerrado 87 fábricas de coches en toda la Unión Europea, según datos de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea), en estos momentos hay 180 factorías, con más de 12 millones de empleos directos e indirectos. Sin embargo, al menos 15 de estas instalaciones trabajan por debajo del 50% de su capacidad, según la UE. Además, el sector tiene una fuerte vinculación con otras industrias como la siderúrgica, la química y la textil.

En 2011 sus resultados económicos fueron de más de 90.000 millones de euros. Sin embargo, este año las ventas se han reducido en un 6,8% en la primera mitad de 2012 para turismos y un 10,8% para vehículos industriales. A cierre del año y según los datos recopilados por la propia Unión Europea, las ventas serán de 12,1 millones de unidades. El año pasado, las matriculaciones europeas superaron los 15 millones de unidades. El problema no es el desplome puntual, sino que este será el quinto año consecutivo de declive.

Ante esto, las marcas reaccionan replanteando sus estrategias productivas y, en la mayor parte de los casos, esto supone cierres de fábricas y despidos. De hecho, ayer mismo, la francesa PSA Peugeot Citroen anunció que incrementará en 1.500 empleos el número de despidos que tenía previsto, que se añaden a los 8.000 anunciados en julio. La compañía perdió 819 millones hasta junio, y sus ventas están en el punto mínimo desde 1995.

Además, la multinacional cerrará a su vez una factoría en las afueras de París, venderá activos y negociará una alianza estratégica con General Motors para reducir los costes de desarrollo. La plantilla de la empresa en Francia caerá un 17% hasta 55.900 en 2014 después de estos cortes. En principio, estos recortes nuevos recortes no afectarán a España, país en el que PSA tiene dos plantas (Vigo y Villaverde, en Madrid). La empresa ya anunció en julio una reestrucuración que afectaría a 8.000 personas en Francia y otros 6.000 más en Europa el pasado año.

Es la tendencia generalizada. General Motors anunció esta semana que cierra una planta de Opel en Bochum (Alemania) en 2016, dejando en el aire 3.100 empleos. De este modo, intenta frenar sus pérdidas en Europa, que ya prevén de 1.800 millones de euros en 2012. La propia Renault está negociando con los sindicatos de sus fábricas recortes en las condiciones laborales para mantener la producción.

También Ford sigue ese camino. La compañía pretende cerrar tres fábricas, dos en Reino Unido y una en Genk (Bélgica), que sumarán más de 5.000 despidos. Pero es aquí donde se percibe la diferencia. Mientras estas dos enseñas plantean despidos o cierres en Europa, amplían su producción en España. En el caso de Ford, la marca anunció el año pasado inversiones superiores a 1.100 millones de euros en su planta de Almussafes (Valencia) para traer la producción de los nuevo Kuga y Transit Connect. Además, la planta valenciana tiene muchas posibilidades de atraer la producción de Genk a sus instalaciones una vez se materialice el cierre en 2014.

Renault, por su parte, acaba de anunciar un nuevo Plan Industrial que que incrementará un 40% su producción en Palencia y alrededor de un 30% en Valladolid y Sevilla. Aunque no se han hecho públicas las inversiones que necesitará, la iniciativa supondrá crear 1.300 empleos. En el caso de Peugeot, no está claro si la producción de su fábrica de Aunly (Francia), que acaba de confirmar su cierre, no terminará recalando en las instalaciones españolas de la enseña.

Los expertos señalan que la "flexibilización de los convenios laborales y el incremento de la competitividad en las fábricas españolas, así como su modernización", han hecho posible este traslado de la producción. Ayer, sin embargo, se hizo público que Renault producirá 500.000 coches anuales en Marruecos. La producción de vehículos se traslada al sur de Europa ¿o al Norte de África?

LOS ESPECIALISTAS

Escocia remueve el mosaico europeo

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

El traje beige de Obama

Vistiendo a Gatsby

Elitista

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00