martes, 30 septiembre 2014

Está pasando

La start-up monta un 'marketplace' de píldoras formativas

Floqq, el 'eBay' español de la formación 2.0

  • La start-up española Floqq.com ha lanzado una plataforma que ofrece cursos "breves y prácticos" sobre habilidades que demanda el mercado laboral. La compañía, que ha recibido una inyección de capital de 405.000 euros, conecta a través de su marketplace a quien necesita aprender una habilidad con alguien que la domina y está dispuesto a enseñarla.

La idea de negocio que hay detrás de Floqq es tan sencilla como ambiciosa. La joven start-up, creada por cuatro emprendedores españoles, ha puesto en marcha una plataforma de formación a la carta, que busca conectar a gente que necesita aprender una habilidad con alguien que la domina y está dispuesto a enseñarla. "Queremos resolver un problema que cada vez preocupa a más gente, la necesidad de generar empleo a través de una formación práctica y útil, la que demanda el mercado", cuenta a CincoDías Álvaro Sanmartín, uno de sus fundadores.

Frente a un mercado de formación que evoluciona muy lentamente, Floqq.com quiere ser "el eBay de la formación", según confiesa el directivo. Una especie de marketplace de formación libre, donde lo que se vende y se compra son píldoras formativas. "Cursos breves y muy prácticos pensados para enseñar aquellas habilidades que demanda el mercado laboral y que no cubre la formación tradicional".

Sanmartín explica que cualquier persona con una habilidad puede ser profesor en floqq y vender un curso. "Los profesores se valoran al final del mismo, de modo que cualquier usuario puede ver lo que dicen sobre ellos antes de comprar una de nuestras píldoras formativas", añade. Actualmente, más de 2.600 personas han tomado cursos en Floqq, y hay anécdotas que muestran la filosofía que hay detrás de este proyecto de formación 2.0. "Hay chavales con 16 años que al ser menores de edad han tenido que pedir permiso a sus padres para poder impartir cursos en nuestra plataforma", continúa Sanmartín, que advierte que "hay mucha gente experta en algunos temas, que al no tener un título no podían enseñarlo; eso aquí no es un problema".

En su opinión, las empresas hoy buscan profesionales que les resuelvan problemas concretos, no solo títulos. En Floqq, cualquier persona puede a través de Twitter, Facebook o email solicitar lo que quiere aprender y ellos le buscan quien se lo puede enseñar. "La persona que imparte el curso es la que decide el lugar, la hora y el precio del mismo", continúa Sanmartín.

Floqq, con sede en un garaje en Torrejón de Ardoz (una localidad en el Este de Madrid), cobra un 15% por cada ticket que se venda de un curso y el resto se lo lleva la persona que lo imparte. Aunque también hay cursos gratuitos. Sanmartín confía en el éxito del proyecto y pone como ejemplo Udemy, el Floqq estadounidense. Esta compañía ha crecido en el último año un 700% y, según la información que cuelga en su web, los diez mejores profesores del sitio han ganado más de un millón y medio de dólares vendiendo sus cursos.

El arranque de la Floqq ha tenido buena acogida. En menos de un año desde su nacimiento, el portal ha recibido financiación privada y pública. Así, ha obtenido unos 75.000 euros del Gobierno español a través de Enisa, y acaban de cerrar una ronda de inversión privada de 405.000 euros, liderada por Cabiedes & Partners. "También han participado inversores más minoritarios que tenían interés en estar en este sector y algunos del entorno audiovisual, porque el siguiente paso será dar cursos a través de vídeos que puedan consumirse en cualquier momento y dispositivo", dice Sanmartín, que relata que la inversión inicial de Floqq fue de 100.000 euros.

Premio de la Nasa

Ahora con el dinero obtenido en la ronda de financiación, Floqq pretende impulsar su internacionalización, pero sobre todo hacer crecer la comunidad, porque "nuestro proyecto tiene un componente muy importante de comunidad, para que todo lo que alguien busque en formación lo encuentre aquí". El otro gran reto es divulgar el proyecto. "Queremos que Floqq se popularice como solución rápida y fácil para aprender todo lo que necesitas hoy, a un precio que puedas permitirte", insiste.

Floqq también recibió en septiembre el premio Call to Innovation de Singularity University, una institución impulsada por la Nasa en San Francisco. El premio le permitió recibir 12.000 euros para su internacionalización. También la joven empresa española ha recibido ayuda del gobierno de Chile a través de su programa Start-up Chile. "Estamos muy contentos porque esto, además de reportarnos 40.000 euros, nos ha dado un espacio físico, una pequeña oficina en una incubadora de ese país".

De EE UU a Torrejón

1. Los fundadores de Floqq se conocieron en EE UU, pero decidieron desarrollar el negocio desde un garaje en Torrejón de Ardoz (Madrid). Hoy cuentan con un equipo de ingeniería de cinco personas y otro de igual número de ventas y marketing.

2. Los cursos que ofrece la plataforma pueden ser online y presenciales. Y hay múltiples píldoras de formación. Entre otras, cursos de redes sociales, de cómo hablar mejor en público, de cómo programar aplicaciones móviles, o cómo gestionar un blog de Wordpress.

LOS ESPECIALISTAS

¿Qué mira el BCE?

La ventana a los mercados

Cortal Consors

JAPON: ECONOMIA REAL Y ECONOMIA FINANCIERA

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

¿Corre peligro Cañete?

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00