sábado, 19 abril 2014

Está pasando

Montoro recalca que el objetivo del 1,5% para final de año "no está asegurado"

El déficit autonómico cae al 1,14% hasta septiembre

  • Las comunidades autónomas registraron hasta el tercer trimestre un déficit del 1,14% del PIB frente al 2,20% registrado un año antes. Pese a la mejoría, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, reconoció que el objetivo del 1,5% para final de año "no está asegurado". De hecho, cinco comunidades ya han superado este nivel, por lo que Hacienda remitirá una carta a cada una de las autonomías para pedir un último esfuerzo en lo que queda de año para recortar el déficit.
Temas relacionados:

El ministro de Hacienda Cristóbal Montoro elogió ayer el esfuerzo realizado por las comunidades para recortar su déficit, que entre enero y septiembre, alcanzó el 1,14% del PIB en términos homogéneos frente al 2,20% registrado hace un año. Si se tienen en cuenta los anticipos del Gobierno para dotar de liquidez a los Ejecutivos autonómicos, los números rojos descienden hasta el 0,93%. Sin embargo, Montoro reconoció que con esos datos no puede asegurarse que las comunidades cumplirán. De hecho, las cifras de ejecución de las autonomías sugieren que difícilmente cerrarán el año por debajo del umbral del 1,5% que exige Hacienda.

Hasta cinco comunidades -Cataluña, Andalucía, Murcia, Extremadura y Navarra- ya superaron en septiembre el límite del 1,5%. Además, resulta más que improbable que otras comunidades como Castilla-La Mancha, que actualmente se encuentra por debajo del 1,5%, cumpla el objetivo si se tiene en cuenta que en 2011 registró un déficit del 7,3%. La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) sugirió en un reciente informe que algunas comunidades como Castilla-La Mancha están retrasando la contabilización de gastos, lo que explicaría este descenso tan drástico de su déficit.

Por otra parte, la experiencia de años recientes indica que es en la última parte del año cuando las comunidades generan un mayor volumen de déficit público. Montoro salió al paso de estas interpretaciones y señaló que ello no se repetirá. Además, fuentes de Hacienda recuerdan que los recortes en educación y sanidad o la supresión de la paga extra de Navidad a los funcionarios tendrá efecto en los últimos meses del año.

En cualquier caso, el temor del Gobierno ante un posible incumplimiento del objetivo por parte de las comunidades es palpable. En las próximas semanas, Hacienda remitirá una carta individualizada a todas las autonomías para instar a realizar un último esfuerzo para reducir los números rojos. Desde Cataluña o Andalucía, ya han advertido que incumplirán el objetivo de déficit del 1,5%.

Montoro, que censuró la postura de ambas comunidades, recordó que la Ley de Estabilidad Presupuestaria dota al Gobierno de instrumentos para evitar desviaciones. La normativa vigente contempla que Hacienda pueda obligar a las comunidades a aplicar recortes adicionales bajo la amenaza de sanciones. Y, en último término, la Ley de Estabilidad permite que el Gobierno central intervenga una comunidad, un escenario inédito en la historia de la España autonómica. El ministro de Hacienda apuntó que cuando se tengan los resultados del año cerrados, se decidirá si se adoptan medidas más expeditivas contra las comunidades que incumplen el límite de déficit.

Con los datos hasta septiembre, Murcia presenta el mayor déficit, que es del 2,23%. Le sigue Comunidad Valenciana (1,6%), Andalucía (1,63%) y Cataluña (1,56%). El caso de Navarra, que registró un déficit del 2,04% hasta el tercer trimestre, no puede compararse con el resto ya que se debe a un criterio diferente en el registro de las devoluciones de impuestos. País Vasco es el único territorio que logró cerrar septiembre con superávit. Asturias, La Rioja o Baleares también presentan unos números rojos muy bajos. Aunque estos datos resultan indicativos, pueden variar notablemente cuando en febrero se presenten las cifras de cierre.

Más allá de si las comunidades cumplen o no el objetivo, la realidad muestra que están realizando un esfuerzo importante. Entre enero y septiembre, los Gobiernos autonómicos recortaron los gastos un 4,9% y elevaron los ingresos un 2,13%. En 2011, el déficit autonómico alcanzó el 3,3% y resulta improbable rebajar esa cifra al 1,5% en un año. Fedea prevé que los números rojos alcanzarán el 2,2%. Para el conjunto de la Administración Pública, el objetivo de déficit es del 6,3% y ningún organismo internacional confía en que se cumpla. El propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya sugiere esta posibilidad.

Incluso Montoro, el ministro que con más vehemencia ha defendido que la prioridad del Gobierno es cumplir el objetivo de déficit, viró ayer ligeramente su discurso. "La cuestión no es ese guarismo mágico del 6,3%, sino la importancia de la reducción del déficit estructural de forma rápida sin ahondar en la recesión económica", apuntó. Y recordó que el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, indicó que España cerrará el actual ejercicio en torno al 7%. El ministro de Hacienda negó que el Gobierno ya contemple esa desviación. Sin embargo, apuntó que el Ejecutivo no se plantea adoptar medidas de ajuste adicionales en lo que queda de año.

El mercado da por descontado que España no cumplirá el objetivo del 6,3%, aunque previsiblemente daría por bueno cerrar el ejercicio en torno al 7%. Hay que tener en cuenta que, en 2011, los números rojos alcanzaron el 8,9%. Además, en septiembre, el Gobierno informó a Eurostat que la Seguridad Social cerraría con un déficit de 10.500 millones este año en lugar del equilibrio presupuestado. La negativa a actualizar las pensiones no impedirá que la Seguridad Social registre unos abultados números rojos. La Administración central, por su parte, registró hasta octubre un déficit del 4,13% y su objetivo es acabar el año con el 3,5%. Los ayuntamientos son entes públicos con más posibilidades de cumplir su objetivo de cerrar el ejercicio con unos números rojos del 0,3%.

Y, para el próximo año, el déficit del conjunto de la Administración Pública (Estado central, comunidades, ayuntamientos y Seguridad Social) debe bajar hasta el 4,5%, un objetivo muy exigente que permite augurar nuevos recortes y más incrementos impositivos. En este sentido, incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI) recomienda suavizar la senda de consolidación fiscal ante el temor de que los ajustes para sanear las cuentas públicas dañen una economía que este año y el siguiente registrará caídas en la actividad.

LOS ESPECIALISTAS

El asno y el buey

El GEFE

María Graciani

Legislatura desaprovechada

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00