miércoles, 1 octubre 2014

Está pasando

El Foco

Es hora de industrializar España

  • La recuperación económica depende en gran parte del tejido industrial. El autor analiza el giro que debe dar el modelo productivo de España y las políticas que podrían impulsar el desarrollo industrial.

Manuel Fernádez López

30-11-2012 20:38

Temas relacionados:

La actual crisis económica ha puesto de manifiesto las carencias y debilidades del modelo de crecimiento español y los frágiles pilares sobre los que se ha sustentado nuestro modelo productivo. Incluso una de las causas de la crisis y de las consecuencias que estamos padeciendo todos los españoles radica en nuestro modelo económico, basado en la demanda interna y en la actividad inmobiliaria y la construcción.

A juicio de la federación de Metal, Construcción y Afines de UGT (MCA-UGT), la actual situación en España obliga a un cambio de modelo económico mediante un cambio de modelo productivo, en el que la industria, de igual manera que en Europa, debe jugar un papel fundamental y se convierta en el motor de la economía y la generación de empleo. Pero conseguir un sector industrial sólido, fuerte, diversificado y competitivo exige el establecimiento de una Política Industrial activa, coordinada entre las diferentes Administraciones Públicas, y basada en el diálogo social. La apuesta por la industria viene reforzada por la decisión de la Unión Europea de incorporar la Política Industrial a su agenda, con carácter de urgencia, evidenciando que debe ser este sector la base para la recuperación de la economía europea, así como para la creación de riqueza y empleo de calidad.

Y prácticamente todo el mundo parece coincidir desde hace cuatro años en que es necesario acometer un cambio de modelo productivo. Pues bien, desde entonces no se ha hecho nada en pro de ese objetivo por parte del Gobierno del Estado. Por el contrario, nuestro tejido industrial se ha ido deteriorando y no parece estar en las mejores condiciones para tomar el relevo de la construcción como motor de la economía y la generación de empleo. Y todo eso a pesar de que desde MCA-UGT no hemos parado de reclamar ese cambio (desde mucho antes de la crisis) y de advertir ese deterioro.

La debilidad de nuestra industria se manifiesta en la destrucción de 25% de su empleo, que ha ido disminuyendo de manera continuada desde el comienzo de la crisis. En el período 2008-2012 se han perdido más de ochocientos mil puestos de trabajo, de los que setecientos mil eran empleos asalariados. También es fruto de esta debilidad la desaparición de tejido empresarial, que es casi imposible de recuperar. Entre 2008 y 2012 desaparecieron 31.292 empresas, el 14% del total de empresas perdidas, que dadas las necesidades de capital que requiere la industria serán difícilmente recuperables en los próximos años. También es destacable la pérdida de participación en la economía, que nos aleja de los principales países industrializados. En la última década, este sector ha perdido 5 puntos de participación en el PIB, profundizando la caída que se venía produciendo con anterioridad.

En consecuencia, es necesario acabar con el progresivo debilitamiento de nuestra industria impulsando un cambio de modelo de crecimiento que la sitúe en el eje de todas las políticas de las distintas administraciones públicas. Por eso, las federaciones sindicales MCA-UGT, Industria de CCOO y FITAG-UGT hemos decidido impulsar una Plataforma por el crecimiento y desarrollo sostenible de la Industria y de su empleo en nuestro país y por la existencia de una verdadera Política Industrial. Esta plataforma pretende tener un carácter abierto y participativo, incorporando a todas aquellas instituciones, entidades y organizaciones, que consideren estratégico este sector y pretendan realizar una apuesta decidida por el mismo. Convencidos de que compartimos estas inquietudes y reflexiones, consideramos de interés la participación en la creación y diseño de esta Plataforma de todos esos agentes económicos y sociales.

Para ello hemos elaborado un documento base denominado "Plataforma por el crecimiento y desarrollo de la Industria" en el que se enuncian las principales líneas de reflexión y propuestas en defensa de la misma, como iniciativa que pretendemos contribuya a dotar al sector del papel estratégico que le corresponde. Estas propuestas para conseguir una industria fuerte se basan en desarrollar una política industrial expansiva en un contexto de política económica restrictiva; con instrumentos de apoyo a los sectores industriales; con medidas coherentes de carácter horizontal y sectorial; con inversión en I+D+i, infraestructuras, etc.; con marcos estables normativos; favoreciendo la internacionalización; generando una mayor competitividad mediante la calidad, el diseño, la innovación, la tecnología, la fiscalidad o una energía a precios competitivos y estables, y no mediante la reducción de derechos laborales.

Es necesaria una Política Industrial de Estado que pongan a la industria en el centro del crecimiento que necesita el país, que implique al conjunto del Gobierno, es decir, desde el Ministerio de Economía -con medidas fiscales, por ejemplo-, hasta el Ministerio de Medio Ambiente, pasando por el de Trabajo, Fomento -como impulsor de nuevas infraestructuras necesarias para el desarrollo productivo-, o Vivienda -como el mayor gestor de suelo industrial-, o al de Educación -con una formación profesional dirigida a las nuevas necesidades de los sectores industriales- y liderada, obviamente por el Ministerio de Industria. Una política que debe estar coordinada a su vez con las Comunidades Autónomas -dado que la mayoría tienen la competencia sobre estas materias- y las Administraciones Locales, que junto con la sociedad pública SEPES son los mayores promotores de polígonos industriales. Es necesario, también, la máxima aportación de los sindicatos, patronales, organismos, instituciones y personas implicadas en el desarrollo industrial para definir, entre todos, el modelo de país que queremos desde un punto de vista económico y ver la luz al final del túnel en las mejores condiciones posibles.

Ahora más que nunca es necesario que el Ejecutivo se preocupe por el modelo de industria necesario para nuestro país y recuperar el papel del Estado como dinamizador de la misma.

Esta es la verdadera reforma que necesita España. Una reforma que debe ser negociada y acordada con los agentes sociales. Es el momento de reindustrializar España.

Manuel Fernádez López, "Lito". Secretario general de Metal, Construcción y Afines de UGT (MCA-UGT)

LOS ESPECIALISTAS

El QE “a la europea” de Draghi

El color de los mercados

Renta 4

Cuatro pilares del nuevo curso académico

Escuelas de negocio

Juan Luis Manfredi

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00