domingo, 21 septiembre 2014

Está pasando

La inflación baja seis décimas, la mayor caída desde 2009

El IPC cierra noviembre en el 2,9% y subirá la pensión media 18 euros

  • La inflación cayó seis décimas en noviembre debido a la caída del precio de los combustibles. Si el dato se confirma en la publicación definitiva del IPC y el Gobierno mantiene la promesa de actualizar las pensiones con esta cifra, la pensión media de jubilación, actualmente en 953,7 euros, subirá en 18 euros. El coste para el Estado será de 1.900 millones, casi dos décimas de déficit.

N. Rodrigo / R. Pascual

30-11-2012 09:01

Temas relacionados:

Los expertos piden bajar las pensiones a cambio de más ayudas a los jóvenes

CINCO DÍAS

La inflación registró en noviembre un abultado descenso de seis décimas que, además de aliviar el bolsillo, supondrá una menor alza de las pensiones. El dato de IPC adelantado correspondiente a noviembre ha quedado en el 2,9%, seis décimas menos que el IPC de octubre, un 3,5% que era máximo desde abril de 2011. Es el mayor descenso de la inflación desde mayo de 2009.

El descenso en los precios de los combustibles es, con toda probabilidad, el principal componente que lleva a este mayor control del IPC, si bien el INE no detalla las cifras hasta que publique el dato definitivo el día 13. Aunque los precios internaciones de la energía se han mantenido más o menos estables, el Gobierno ha presionado al sector petrolero para contener las alzas de la gasolina. De septiembre a noviembre, el precio de la gasolina y el gasóleo ha pasado de 1,52 euros y 1,44 euros por litro a 1,36 y 1,35 euros, respectivamente.

Este dato será, además, el que se use como base para actualizar las pensiones. Dado que el IPC definitivo se suele desviar una décima como máximo, el dato adelantado permite conocer cómo serán las pensiones del año que viene, si el Gobierno mantiene la promesa de que se revalorizarán con el IPC.

La cuantía media de una pensión de jubilación alcanzó los 953,7 euros en noviembre. Como en enero todas las pensiones subieron un 1%, debe actualizarse con la diferencia entre el IPC real y este 1%, es decir, debe aumentar en un 1,9%. El resultado son 18 euros más al mes. La actualización también supondrá que estos pensionistas recibirán en enero una extra a cargo de la desviación del IPC durante todo el año, lo que significa multiplicar el aumento mensual por 14 pagas: unos 254 euros, correspondiente a ese aumento multiplicado por 14 pagas.

La pensión mínima de jubilación con un cónyuge a cargo, 763,6 euros, subirá 14,5 euros, y la paga extra de enero será de 203 euros. La pensión máxima, 2.522,8 euros, pasará a 2.570 euros, 48 más, y la paga de enero será de 671 euros. Por su parte, la pensión mínima de viudedad para menores de 60 años, 468,5 euros, sube apenas nueve euros, con una paga de enero de 124. La pensión media de orfandad, que está en 365,48 euros, sube siete euros al mes y la actualización de las 14 pagas equivale a 97 euros.

Hasta el momento, y tras varios meses de dudas, el Ejecutivo ha insistido en que las pensiones se actualizarán a cuenta del IPC. En algún momento ha surgido la duda de si el Gobierno utilizaría un cómputo diferente del IPC, como por ejemplo el que no tiene en cuenta los impuestos. La novedad es relevante, dado que las alzas del IVA y el medicamentazo han ampliado la diferencia entre estas dos medidas de la inflación. En octubre estaba en el 1,5%, dos puntos menos que la inflación general. Si se utilizase esta cifra, la actualización de las pensiones sería mínima.

Actualizar las pensiones con el IPC actual supondrá una factura elevada sobre el déficit público. Los datos que maneja empleo indican que, aproximadamente, cada décima de desviación sobre el 1% actualizado en enero supone 100 millones de euros de gasto. Por tanto, con el IPC al 2,9%, la revalorización de las pensiones costará 1.900 millones por la actualización correspondiente a 2012 (la paga extra de enero), más otros 1.900 millones a pagar durante todo 2013 con la nueva referencia.

Es por ello que el Banco de España ha advertido que pagar las pensiones conforme al IPC supone poner el peligro el objetivo de déficit. Los 1.900 millones que costaría la revalorización correspondiente a 2012 son aproximadamente casi dos décimas de déficit público. No es una cantidad excesiva (especialmente si se compara con el coste de los rescates bancarios), pero quizá la UE lo no vea con buenos ojos teniendo en cuenta que España no va a cumplir el objetivo de déficit.

Fuentes oficiales han señalado, en todo caso, que la actualización de las pensiones conforme al IPC real es un empeño personal del presidente del Gobierno. Pero la decisión final todavía no está tomada.

El Gobierno tiene hasta el 31 de marzo para abonar la paga extra por la desviación del IPC. De momento, lo que ya ha hecho el Ejecutivo es presupuestar un incremento del 1% de las pensiones para 2013, con lo que la nómina total de este gasto ascenderá a 121.557 millones, casi un 5% más que en 2012 (al aumento de la cuantía hay que sumar el aumento del número de pensiones y el efecto sustitución, ya que las nuevas pensiones son casi un 40% más altas que las de quienes fallecen.

LOS ESPECIALISTAS

EL FUTURO QUE TENEMOS POR DELANTE

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

GameStop se va de España.

USS Enterprise

Carlos Rosales

Los más influyentes en la red en Perú

El Pulso de LatAm

d+i Llorente & Cuenca

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00