domingo, 21 septiembre 2014

Está pasando

El sol y el viento se ponen a prueba en Navarra

Temas relacionados:

En el Centro Nacional de Energías Renovables (Cener) todo es vanguardia. Sus laboratorios, en Navarra, una de las cunas de esta joven industria de apenas 20 años de edad, albergan el secreto del éxito de las energías limpias: la tecnología. Estas paredes están llenas de las últimas novedades para abaratar la energía renovable y hacerla competitiva, en una apuesta del Gobierno regional y del Estado en el año 2000 por mantener vivo el liderazgo mundial de la industria española. Tarea que resulta algo más complicada ahora, "cuando casi está prohibido hablar de renovables en España", según coinciden en el sector.

A las continuas moratorias a las ayudas que recibe la generación de electricidad a partir de fuentes limpias se suma el mantra inoculado de que las renovables son más caras que las energías convencionales para el consumidor y casi únicas responsables de la deuda de 24.000 millones de euros que ha acumulado el Estado con las compañías eléctricas en los últimos años.

Pero si algo puede empujar a las energías limpias dentro del sistema eléctrico es la tecnología. Por ejemplo, en solar fotovoltaica, que ahora apuesta todo al autoconsumo sin primas por el parón que ha sufrido el sector a causa de la suspensión de las ayudas. El precio de los paneles se ha reducido un 80% en los últimos cuatro años gracias a los avances en los materiales para su fabricación. "Ahora mismo estamos persiguiendo la reducción de todos los costes de generación, estamos convencidos de que la fotovoltaica va a tener un momento muy interesante", según el director del Cener, José Javier Armendáriz. En este laboratorio, reconocido como uno de los más importantes del mundo para el sector, se está probando cómo mejorar la eficiencia de las células de silicio, el material que sirve para fabricar los paneles solares. La investigación persigue lograr que el silicio absorba mayor radiación del sol para producir más energía, incrementando la eficiencia, que repercutirá en un menor coste.

80% es la caída del coste de fabricación de los paneles solares fotovoltaicos en los últimos cuatro años

Este centro de pruebas a escala gigante alberga un laboratorio de ensayo de aerogeneradores único en el mundo al que acuden universidades y centros de investigación de un buen número países para seguir de cerca las últimas novedades. China, un competidor imbatible en la fabricación de materiales por sus bajos precios, ha incluido al Cener como asesor de su política de renovables. "El Gobierno chino no solo quiere instalar muchos megavatios, sino conocer la tecnología", prosigue Armendáriz.

Fuera, España sigue considerándose líder en renovables y este centro busca aprovechar ese empuje para tejer alianzas con otros países. En Estados Unidos ya colabora en el desarrollo de un software para el diseño de palas de aerogenerador; forma parte de un comité asesor de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) para promover la solar térmica de concentración que integran 15 países, y ha ganado un contrato con el Gobierno de Botsuana para suministrar 200 MW de solar termoeléctrica dentro de un proyecto del Banco Mundial.

"La coyuntura nacional tendrá sus efectos en la implantación del Plan de Energías Renovables, que irá más lento de lo previsto. Es necesario que entre todos se pongan de acuerdo por mantener el liderazgo en renovables para trasladarlo al mundo", concluye el director del centro.

Una ciudad levantada para innovar

El Centro Nacional de Energías Renovables se instaló en la Ciudad de la Innovación, en la localidad navarra de Sarriguren, junto a algunas de las empresas más potentes del sector. El operador de parques eólicos Acciona, el fabricante de aerogeneradores Gamesa o el fabricante de equipos eléctricos Ingeteam comparten este espacio único y cabeza visible de la energía limpia en España.

Desde el Cener se insiste en que la alianza entre la investigación aplicada y las empresas será vital para el desarrollo del sector, más en este momento de incertidumbre económica y regulatoria que tiene atenazada la inversión y financiación de nuevos proyectos en nuestro país.

Más puntos de distribución de energía

Una de las bazas de las energías limpias es que abren la puerta a generar múltiples puntos de distribución de la energía eléctrica, tantos como usuarios. Ya se puede imaginar que en un futuro no muy lejano el consumidor sea su propio generador de energía y punto de distribución, saliendo de la dependencia de las subestaciones eléctricas actuales.

En este sentido, el Centro Nacional de Energías Renovables ha abierto una línea de investigación en su laboratorio de ensayo de aerogeneradores donde una instalación intercambia todo tipo de energías renovables de forma interna, que a su vez interactúa con la red eléctrica convencional. Se trata de un software de control capaz de gestionar la generación y el almacenamiento de energía eléctrica, cuyo excedente se vierte a la red.

El laboratorio y el alumbrado público del polígono donde se encuentra el Cener ya se nutren de este sistema, un paso importante "para potenciar la generación distribuida, dando suministro a un conjunto de cargas y con un sistema que pueda interactuar con la red", cuentan desde el centro.

LOS ESPECIALISTAS

EL FUTURO QUE TENEMOS POR DELANTE

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

GameStop se va de España.

USS Enterprise

Carlos Rosales

Los más influyentes en la red en Perú

El Pulso de LatAm

d+i Llorente & Cuenca

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00