lunes, 22 de diciembre de 2014

Está pasando

Editorial

Cuando la presión no es proporcional

Temas relacionados:

Los sindicatos de los colectivos de vuelo y tierra de Iberia, con la excepción del de los pilotos, han llamado a los trabajadores a una huelga para el 14, 17, 18, 19,20 y 21 de diciembre, justo las fechas de mayor tráfico aéreo en Navidad, para tratar de neutralizar la intención de la compañía de despedir a 4.500 trabajadores. La reacción de los hoteleros, a los que no les falta razón, ha sido inmediata: el conflicto en Iberia es un mazazo para el turismo, que remontaba posiciones aprovechando la agitación política y social de los países árabes de la costa mediterránea.

Iberia está obligada por las circunstancias a aplicar un intenso ajuste para mantener sus posiciones en la aviación comercial, en una dura pugna con el bajo coste. Y los sindicatos deben ser sensibles a esta necesidad. Y sobre todo, las medidas de presión deben ser ajustadas a la política de la compañia, pero sin pasar los límites de la proporcionalidad, puesto que podrían causar más daño del que pretenden evitar, y que iría más allá de la actividad estricta de la empresa. La ministra de Fomento, Ana Pastor, lo ha recordado hace bien poco, pidiendo mesura a sindicatos y empresa: preservar el futuro de la compañía, de la marca de España y de las actividades capitales que se mueven alrededor de la aviación civil.

LOS ESPECIALISTAS

¿SE ACUERDAN DE LOS TIEMPOS COMPLICADOS?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00