martes, 2 septiembre 2014

Está pasando

Editorial

Cuando la presión no es proporcional

Temas relacionados:

Los sindicatos de los colectivos de vuelo y tierra de Iberia, con la excepción del de los pilotos, han llamado a los trabajadores a una huelga para el 14, 17, 18, 19,20 y 21 de diciembre, justo las fechas de mayor tráfico aéreo en Navidad, para tratar de neutralizar la intención de la compañía de despedir a 4.500 trabajadores. La reacción de los hoteleros, a los que no les falta razón, ha sido inmediata: el conflicto en Iberia es un mazazo para el turismo, que remontaba posiciones aprovechando la agitación política y social de los países árabes de la costa mediterránea.

Iberia está obligada por las circunstancias a aplicar un intenso ajuste para mantener sus posiciones en la aviación comercial, en una dura pugna con el bajo coste. Y los sindicatos deben ser sensibles a esta necesidad. Y sobre todo, las medidas de presión deben ser ajustadas a la política de la compañia, pero sin pasar los límites de la proporcionalidad, puesto que podrían causar más daño del que pretenden evitar, y que iría más allá de la actividad estricta de la empresa. La ministra de Fomento, Ana Pastor, lo ha recordado hace bien poco, pidiendo mesura a sindicatos y empresa: preservar el futuro de la compañía, de la marca de España y de las actividades capitales que se mueven alrededor de la aviación civil.

LOS ESPECIALISTAS

¿SUBIRAN ALGUNA VEZ LOS TIPOS DE INTERES?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00