viernes, 24 octubre 2014

Está pasando

Termina la primera fase de la ampliación de capital por 2.500 millones

Los inversores institucionales deciden hoy la suerte de Popular

  • Jornada clave para Banco Popular. El plazo de suscripción de nuevos títulos en su ampliación de capital termina hoy. Después de una buena campaña con clientes minoristas, llega el momento más delicado: la entrada de inversores institucionales.

Llega el momento de la verdad en la ampliación de Banco Popular. El grupo presidido por Ángel Ron necesita 2.500 millones de capital fresco para garantizar su independencia. El respaldo por parte de inversores minoristas ha sido potente, pero ahora la entidad debe atraer a los profesionales: los inversores institucionales.

Los últimos datos disponibles indican que el grupo había conseguido cubrir hasta el pasado viernes el 75% del importe que se había propuesto recabar en el mercado: 1.875 millones de euros.De esta cantidad, 420 millones de euros serán aportados por el núcleo duro de accionistas del consejo. El resto, 1.455 millones, ha sido captado fundamentalmente entre minoristas: antiguos accionistas y clientes del banco.

Fuentes cercanas a la entidad apuntaban ayer a última hora que "la percepción es muy buena, tanto a nivel minorista como institucional" y aseguraban que no habría problema para cubrir la ampliación.

BANCO POPULAR 5,013 1,807%

Segunda ronda

Aunque pocos analistas consideran que Banco Popular fracase en su intento de conseguir en los mercados los 2.500 millones que ha solicitado, algunos sí que hablan abiertamente de la posibilidad de que no se cubra todo en la primera fase y que el grupo tenga que ir a un periodo de asignación adicional.

"A diferencia de lo que ha ocurrido en otras ampliaciones de capital, aquí no ha habido comunicaciones oficiales sobre el nivel de suscripción", explica Nuria Álvarez, analista de Renta 4. "Este hecho podría sugerir que la entidad va a tener que ir a la segunda ronda".

En caso de que haya acciones sobrantes una vez que mañana concluya la primera fase de la ampliación de capital, los bancos colocadores dejarán dos días -4 y 5 de diciembre- para vender estos títulos. Las posibles acciones sobrantes se colocarían entre quienes ya han acudido a la primera ronda. En caso de haber exceso de demanda, se repartirían los nuevos títulos de forma prorrateada, teniendo en cuenta la solicitud previa de acciones.

En cualquier caso, los bancos aseguradores, como Deutsche y Santander garantizan que la ampliación se cubra en su totalidad.

En la víspera al cierre de la primera fase de la suscripción, tanto la cotización de las acciones antiguas de Banco Popular, como los derechos de suscripción de nuevas acciones registraron avances muy significativos.

En el caso de los derechos de suscripción de nuevas acciones (que dan la posibilidad de comprar tres títulos nuevos por cada título antiguo) repuntaron ayer un 34,21% y tuvieron un nivel de negociación que duplica al de la media de las sesiones previas.

Según explican fuentes del mercado, esto se debe a que, durante la ampliación, la forma más barata de entrar en Popular era comprando derechos para acudir a la operación. Una vez que esta opción va llegando a su punto final, los especuladores que habían comprado derechos para aprovecharse del arbitraje tienen que venderlos.

Además, a la vista del buen nivel de demanda que ha habido en la operación, en la segunda ronda apenas quedarán nuevas acciones en venta, con lo que los inversores que confíen en esta vía podrían no obtener todos los títulos que desean.

La cotización de Banco Popular también se disparó ayer, con una revalorización del 6,10%, convirtiéndose en la mayor subida del Ibex 35.

Una operación de blindaje para lograr dos años de tranquilidad

Si se materializa la ampliación de capital por 2.500 millones de euros, como todo parece indicar, Banco Popular podrá respirar tranquilo durante mucho tiempo. Dos años, al menos, según los cálculos del equipo de análisis de Bankia. En un reciente informe, los expertos del grupo nacionalizado consideran que "una vez finalizada la operación, Popular estará preparado para afrontar escenarios extremos (entre ellos el escenario adverso previsto por Oliver Wyman), con un nivel de provisiones que permita afrontar los dos próximos ejercicios con una sólida posición de liquidez y un nivel de solvencia adecuado a las exigencias regulatorias".

De acuerdo con el plan de negocio presentado por Banco Popular, la entidad confía en obtener un margen bruto agregado en 2013 y 2014 por importe de 8.100 millones de euros (el consenso de analistas cree que estos ingresos bancarios serán algo inferiores, por 7.537 millones). En beneficio, la entidad presidida por Ángel Ron confía en ganar 500 millones en 2013 y 1.400 millones en 2014.

Para los expertos de Bankia, el gran riesgo que afronta el grupo, y que comparte con el resto de la banca nacional, son las perspectivas de recuperación económica para España. Si la economía no tira, el negocio financiero seguirá estancado.

LOS ESPECIALISTAS

¿LES GUSTA EL ORO?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00