martes, 2 septiembre 2014

Está pasando

Mas debe recortar 8.000 millones entre 2013 y 2014

La dificultad para formar gobierno en Cataluña compromete los ajustes pactados

  • El día después del 25-N deja un panorama muy complejo para Cataluña en lo económico, ya que Artur Mas pactó con Hacienda recortes por 8.000 millones para los dos próximos años. Hasta ahora, los ajustes los había sacado adelante con el apoyo del PP. Ahora solo negociará con ERC y PSC, aunque la contraprestación puede ser retirar el euro por receta o recuperar Sucesiones.
Temas relacionados:

El presidente catalán en funciones y líder de CiU, Artur Mas, acompañado del secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida durante la rueda de prensa tras la reunión de la dirección de la federación del partido, para analizar los resultados electorales.

EFE

Cataluña es la comunidad autónoma que más dinero va a recibir del Fondo de Liquidez Autonómico (5.370 millones, un 30% del total) y es la que va a tener que acometer más ajustes para rebajar el déficit público. El plan económico-financiero que el Ejecutivo presidido por Artur Mas pactó en mayo con Hacienda contempla un ajuste global superior a los 12.000 millones de euros entre 2012 y 2014, a un ritmo de 4.000 millones al año. Para lograr esa cifra, Mas no dejó ningún cimiento sin remover este año. Por el lado del gasto menos inversión, recorte de una paga extraordinaria a los funcionarios o reducción de las ayudas a familias, mientras que por la de los ingresos creó una nueva tasa de un euro por receta farmacéutica u otra que oscila entre 0,5 y 2,5 euros por pernoctación hotelera.

Esos compromisos son los que atan de pies y manos al presidente catalán para formar un nuevo Ejecutivo que saque adelante los Presupuestos para 2013. Podría hacerlo con ERC, PP o PSC, ya que con cualquiera de los tres suma mayoría absoluta. El partido con el que más fácilmente podría pactarlos sería el PP, con el que ya lo hizo en la anterior legislatura a través de acuerdos en votaciones puntuales. La candidata popular, Alicia Sánchez Camacho, dejó claras sus condiciones. "El PP no prestará ningún apoyo a CiU mientras no se produzca una rectificación absoluta de sus planteamientos separatistas", dijo a mediodía. El candidato de CiU, Artur Mas, le respondió horas mas tarde al descartar que vaya a negociar con el PP y que tan sólo lo hará con ERC y PSC y con condiciones. "Queremos un gobierno fuerte. Nos da igual si a través de una coalición o acuerdos puntuales, pero con apoyos explícitos para la consulta soberanista y para la política económica", dijo Mas.

Descartada la opción del PP, la más plausible es ERC, quién se convirtió el domingo en la segunda fuerza más votada en Cataluña. El líder de ERC, Oriol Junqueras, confirmó ayer que su partido no se plantea estar en el próximo gobierno catalán (no está dispuesto a hacerse corresponsable de los ajustes de Mas), pero sí se mostró abierto a pactar una agenda de objetivos básicos con CiU. "Como la nueva primera fuerza de la izquierda catalana que es, ERC no avalará más recortes en servicios básicos, exigirá la supresión del euro por receta sanitaria porque lo considera profundamente injusto y como alternativas para conseguir más ingresos propondrá restaurar el impuesto de sucesiones para las rentas más altas e implantar un impuesto sobre transacciones financieras que paguen los bancos". El coste electoral que una medida como la recuperación de Sucesiones podría tener entre su electorado dejaría corto el desplome experimentado por CiU_en los comicios del pasado domingo

Una tercera vía sería un pacto con el PSC, aunque la incompatibilidad de los programas con los que concurrieron a las elecciones lo presenta muy difícil. Muchas de las medidas adoptadas en Cataluña desde 2010 han sido recurridas por el PSOE en las comunidades autónomas donde gobierna.

Rajoy y Rubalcaba piden moderación a CiU

"Desde el Gobierno de España, el PP va a seguir ayudando al Gobierno que resulte de estas elecciones, como lo ha hecho en el pasado e igual que lo está haciendo con los gobiernos del resto de comunidades autónomas". El presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, evitó hacer leña del árbol caído y tendió la mano al candidato de CiU tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP.

Ese mensaje de apoyo, refrendado en las ayudas contempladas en el Fondo de Liquidez Autonómico, no omite sin embargo el profundo enfado existente en las filas populares por la actitud del presidente catalán en funciones frente a la formación que le ha permitido sacar adelante sus controvertidas cuentas públicas.

"Ha sido desleal con quien le estaba apoyando", subrayó ayer Rajoy, quién calificó de "estrafalarias" algunas de las decisiones de Mas en campaña electoral, como los viajes a Moscú o Bruselas para vender la apuesta soberanista. Ante la debacle de CiU, Rajoy confió en que haya "más responsabilidad y prudencia" en el Gobierno catalán para trabajar hacia un mismo objetivo: salir cuanto antes de la crisis.

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, mandó un mensaje similar al candidato de CiU. "Creo que haría bien en recuperar las que han sido sus señas de identidad de defensa de la moderación y de la convivencia, porque sería bueno para la convivencia en Cataluña y de Cataluña con el resto de España", apuntó.

En su opinión, el fracaso electoral de CiU tan solo ha amortiguado el debate territorial a corto plazo, "porque existen tensiones de fondo que no se han resuelto y que deben afrontarse con brevedad".

LOS ESPECIALISTAS

¿Cómo afrontar septiembre en renta variable?

La ventana a los mercados

Cortal Consors

Sobre la intuición

De talentos y talantes

Antonio Pamos

UNA SEMANA ENFOCADA EN EL ECB

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Fiascos Van Rompuy

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00