viernes, 18 abril 2014

Está pasando

Se convertirá en fundación el próximo martes

Bancaja acaba con 134 años de historia

  • La conversión de Bancaja en fundación el próximo martes cierra la historia de una caja de ahorros de 134 años de historia que llegó a convertirse en el núcleo financiero de la Comunitat Valenciana y que, desde su fusión con Caja Madrid, no ha dejado de ser protagonista de malas noticias.
Temas relacionados:

En los últimos dos años la caja ha formado parte de un gran grupo financiero tras la fusión con Caja Madrid y otras cinco entidades menores, que ha devenido en una entidad nacionalizada por el Estado y cuyos responsables ya han comenzado a responder ante la Justicia de los hechos que desencadenaron la nacionalización.

Pero la historia de una caja tan importante como ha sido Bancaja para la Comunitat Valenciana no puede circunscribirse a su última etapa.

Nacida en 1878 como Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Valencia, fue fundada por la Real Sociedad Económica de Amigos del País, y en su primer año de actividad solo los domingos se prestaba atención al público. En ese año se abrieron también 449 libretas, y al año siguiente se puso en marcha la caja de ahorros escolar.

En sus primeros años sufrió pérdidas en todos sus ejercicios y en 1885 estableció su primera sucursal en Alzira, que fue seguida cuatro años después por una oficina en Valencia capital.

En 1931 acordó la implantación de una obra social propia que, sesenta años después, tenía un presupuesto de 4.000 millones de pesetas (unos 24 millones de euros) para actuaciones en la sociedad.

En la década de los cuarenta comenzó la expansión por la provincia de Valencia, y en la siguiente década este ritmo fue creciente hasta que en 1969 el número de libretas se acercó a las 800.000.

En 1978, coincidiendo con su primer centenario, la caja estaba plenamente informatizada y el presupuesto de la obra social alcanzaba un hito histórico para la época: 400 millones de pesetas (2,4 millones de euros aproximadamente), frente a las 352.000 (unos 2.000 euros) que se distribuyeron en 1940.

En los años siguientes Bancaja puso en marcha por primera vez oficinas de cambio de divisas en la costa y acentuó su expansión en Alicante.

En 1983 se inició la expansión a Castilla-La Mancha con una sucursal en Albacete, y el número de oficinas ascendió al concluir el año a más de 400.

A finales de esa década se nombró un nuevo consejo de administración que se preocupó por avivar la imagen pública de la caja e impulsar las relaciones institucionales de la caja, que inició en los años 1990 un periodo de fortalecimiento plasmado en fusiones.

En los años 1990 se crearon oficinas especializadas en empresas y la caja se fusionó con la Caja de Castellón, operación que dio como resultado la marca comercial Bancaja. Posteriormente se fusionó también con la Caja de Ahorros de Sagunto y compró el Banco de Murcia, convirtiéndose en el líder financiero de la Comunitat Valenciana.

En ese mismo periodo, Bancaja compró una participación accionarial del 24 % del Banco de Valencia e inició una etapa de incremento de sus cifras de negocio y resultados crecientes.

La segunda expansión de la entidad se produjo en 1997 con la entrada en Canarias y la apertura de oficinas en Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña y Madrid, además de en Miami, lo que convirtió a Bancaja en la primera caja de ahorros española autorizada para operar en Estados Unidos.

La potenciación en el exterior llegó con una segunda oficina en Miami y un convenio con el Banco Popular Dominicano, que se reflejó en la emisión de deuda en los mercados internacionales.

Los buenos resultados continuaron en 2000, y realizó su última fusión, esta vez con Caja Carlet, dentro de la tendencia de concentración del sector financiero.

Fuera de España, amplió los acuerdos con la unión de bancos de Noruega y continuó con el de Banorte de México, por el cual abrió una oficina en Cancún.

Bancaja se convirtió en algo más de un siglo en la cuarta caja más importante de España por su gran implantación comercial, una cartera superior a dos millones de clientes y más de 4.500 empleados.

LOS ESPECIALISTAS

El asno y el buey

El GEFE

María Graciani

Legislatura desaprovechada

La UE, del revés

Bernardo de Miguel

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00