lunes, 22 septiembre 2014

Está pasando
Temas relacionados:

Ha sido la gran sorpresa los coletazos de la reestructuración financiera. Banco Popular suspendió el pasado 30 de septiembre los test de estrés realizados por Oliver Wyman. Esta entidad ha sido considerada tradicionalmente una de las más solventes de España y de Europa. La consultora cifró en 3.223 millones de euros el déficit de capital del banco en un escenario macroeconómico extremadamente adverso.

Para solventar esta deficiencia sin necesidad de recurrir a ayudas públicas, sin tener que perder su independencia y pese a que los mercados siguen cerrados a cal y canto, Popular decidió dos días después de hacerse público su déficit aprobar una macroampliación por 2.500 millones de euros, todo un récord para los tiempos que corren. Y la rapidez de la respuesta de su presidente, Ángel Ron, ha tenido inicialmente una acogida positiva. Aunque será a partir del martes 13 de noviembre cuando comience a comprobarse verdaderamente si los nuevos títulos de Popular atraen al mercado y sus accionistas están dispuestos a seguir confiando en este valor.

De momento, Popular celebra el sábado su junta general de accionistas, en la que se aprobará la ampliación de capital por 2.500 millones. En este acto se anunciará los plazos y el precio de descuento respecto a la cotización de los nuevos títulos. El lunes 12 o martes 13 de noviembre está previsto que la CNMV apruebe la operación, tras pasar ya los filtros del Banco de España y de la troika. El supervisor, de hecho, calificó la semana pasada a Popular como un banco sano, ya que considera que su plan de recapitalización "es realista".

1. ¿En qué consiste la ampliación de capital de Banco Popular?

La entidad financiera realizará una ampliación de capital de hasta 2.500 millones de euros a través de una right issue (ampliación de capital no liberada, es decir, que requiere un desembolso en efectivo). La operación es parte del plan de negocio que Popular ha presentado al Banco de España para cumplir con las exigencias de los test de estrés de Oliver Wyman. Al margen de esta ampliación el banco realizará un saneamiento acelerado de todos sus riesgos tanto inmobiliarios como de otros.

La inyección de fondos se hará mediante una ampliación de capital con derechos de suscripción preferente. Las variables que determinan el precio de la emisión de acciones son: el importe de la ampliación, la cotización de las acciones antiguas y el descuento con el que se va a efectuar en base al valor teórico de la acción descontado el derecho.

2. ¿Tras la junta de accionistas, cuáles son los siguientes pasos para llegar a la ampliación?

El sábado se celebra la junta general en la que, previsiblemente se aprobará la ampliación y se anunciarán los términos definitivos de la operación como el precio de descuento y los plazos. Dos o tres días después, el 12 o el 13 de noviembre se lanzará la ampliación, que durará 15 días, por lo que a finales de noviembre o antes del 6 de diciembre estará concluida.

3. ¿Cómo se va a ejecutar la ampliación de capital?

La operación está dirigida a todos los actuales accionistas del banco, que tienen derecho de suscripción preferente, como a los nuevos inversores y minoristas. La ampliación de capital se va a materializar mediante una ecuación de canje que determinará el número de derechos de suscripción preferente que le corresponden a cada accionista, lo que le permitirá acceder a un número determinado de nuevas acciones. La cantidad de derechos de suscripción preferente está determinado y se encuentra directamente relacionado con la cifra de acciones antiguas existentes en el momento en el que se determina en la ecuación de canje. Estos derechos cotizan en el mercado bursátil y lo hacen por un periodo determinado, que suele ser 15 días naturales. Una vez terminado el plazo se extinguen y pierden su valor.

La suscripción de cada nueva acción supondrá el abono de un importe denominado precio de suscripción junto con la entrega del correspondiente número de derechos. Los accionistas pueden acudir a la ampliación a través del ejercicio de los derechos de suscripción asignados, la compra de más derechos de suscripción o pueden solicitar acciones dentro del periodo de suscripción adicional. También pueden optar por no acudir a la ampliación y vender todos los derechos recibidos. El inversor que no sea accionista del banco tiene la opción de comprar derechos de suscripción.

4. ¿Qué inversores han confirmado que van a acudir a la operación?

Los accionistas de referencia de Popular ya han comunicado su intención de participar en la ampliación. Estos son: la Fundación Barrié de la Maza, Allianz, Crédit Mutuel, Americo Amorim y la Unión Europea de Inversiones. Entre todos controlan el 24% del capital, y el conjunto del consejo suma el 32%. Tras la ampliación este grupo de accionistas de referencia tendrá el 20% del capital. Crédit Mutue, con una participación del 4,24% en el banco, y Allianz, con el 5,91%, tienen la intención de controlar, tras la inyección de capital, el 4,24% cada uno. Ambos grupos mantienen acuerdos comerciales y comparten filiales. En total, el consejo se ha comprometido ya a alcanzar el 23% del capital.

El banco ha descartado por completo tener que acudir a ayudas públicas, algo que considera "amoral". También descarta la entrada de nuevos accionistas de referencia o tener que perder su independencia para acometer su fuerte saneamiento. Eso sí, cree que el inversor extranjero, con un 20% del capital, "responderá a la ampliación".

Según cálculos internos del banco, la ampliación esta prácticamente suscrita, aunque como dicen algunos analistas "aún hay que hacerla". "La sensación de los bancos de inversión colocadores es muy buena, con una gran acogida y con casi 8.000 millones de euros asegurados", destacan fuentes de Popular.

Así, en el banco consideran que un 60% del capital se venderá en su red de oficinas -1.500 millones de euros- y será suscrito por inversores minoristas, sobre todo, empresas que ya son clientes de la entidad. El otro 40% restante -1.000 millones de euros- será captado entre inversores institucionales, entre los que están los 575 millones del consejo. Solo faltarían 425 millones que son en los que se centrarán los bancos colocadores contratados para ello. Entre ellos destaca Santander, que asegurará unos 500 millones, y Deutsche Bank coordinador de la operación, función por la que también ha negociado el banco que preside Emilio Botín. Y es que Santander ha apostado muy fuerte por esta operación. Las comisiones que está dispuesto a pagar Popular por estos servicios se encuentran entre un 2% para el sindicato de bancos y un 3% si se suma la operación de éxito. Santander venderá estos títulos en sus oficinas. BBVA también participará en la colocación, pero solo con 60 millones de euros.

Para atraer accionistas entre sus clientes, el banco ha comenzado a comercializar un depósito puente con una remuneración del 8% TAE vinculada a la suscripción de acciones.

5. ¿A qué precio se colocarán las nuevas acciones?

El mercado baraja un descuento de entre el 30% y el 35% sobre el valor teórico de la acción descontado el derecho, fórmula que se conoce como Theoretical Exright Price (TERP). Así, el precio de la acción más el derecho estaría en unos 0,8 euros. Descontado el derecho, las acciones nuevas podrían venderse en 0,5 euros o algo menos, precio muy cercano al límite mínimo de 0,40 euros fijados para emitir hasta 6.250 millones de acciones nuevas y que suponía un recorte de más del 70% sobre el precio en Bolsa anterior al anuncio de su ampliación. Desde que se conoció la operación los títulos de la entidad acumulan una caída de más del 30%. Y desde comienzos de año el descenso es del 68%. La acción está en mínimos históricos. El éxito de la operación es "cuestión de precio", coinciden varios analistas. Pese a ello, casi todos los expertos aseguran que la colocación cuenta ya con un salvavidas. "Esta asegurada por 14 bancos que casi hace imposible el fracaso de la operación", coinciden en sus declaraciones dos directivos de dos bancos que prefieren mantener el anonimato.

6. ¿Cuál es el plan de negocio y de recapitalización del banco tras suspender los test de estrés de Oliver Wyman?

Popular ha iniciado un estricto plan de saneamiento por 9.300 millones de euros -3.300 millones contra capital y 6.000 millones contra resultados- este mismo año. Es aquí donde se incluye su ampliación de capital por 2.500 millones, cifra que es superior a su capitalización actual. Este saneamiento le llevará a presentar a finales del presente ejercicio unas pérdidas de 2.300 millones de euros. El plan de negocio se extiende hasta 2014 e incluye la generación de unas plusvalías por la venta de activos de 545 millones.

En 2013 el banco prevé beneficios de 500 millones y saneamientos extra de 2.200 millones. Un año después las ganancias ascenderán a 1.400 millones. La cobertura de su riesgo inmobiliario se situará en 2013 en el 35% para el crédito promotor y en el 56% para los activos adjudicados. Según explica el banco "Popular remontará su senda de crecimiento y generará valor para el accionista sin recurrir a fondos públicos en 2013. Y alcanzará la mayor cobertura de la banca en su exposición inmobiliaria".

Sin dividendo hasta julio de 2013

Uno de los puntos más negativos para el accionista incluido en el plan de negocio es la suspensión del dividendo, decisión que anunció en octubre. Su previsión inicial es no volver a remunerar al inversor hasta la segunda mitad de 2013, aunque se puede retrasar. Y es que el reparto del dividendo está condicionado a si la situación económica no empeora y se cumple el plan de negocio previsto. La política del banco sobre la remuneración al accionista ha sido en los últimos años repartir un pay-out del 50%. La ampliación de capital actual tendrá como consecuencia negativa para los accionistas su enorme efecto dilutivo. Popular cuenta con 230.000 accionistas y ocho millones de clientes. El banco, que se encuentra en plena digestión de su fusión con Pastor, tiene su principal lacra en el riesgo inmobiliario. Pero asegura que con los saneamientos que está llevando a cabo soportaría una escalada de la mora de promotores hasta el 78%, en empresas hasta el 15% desde el 9% actual, y que en particulares que se dupliquen en 2013. Su tasa de morosidad asciende al 7,81%. Popular es, hasta el momento, uno de los bancos más reacios a participar en el banco malo una vez que el Banco de España le ha incluido en la lista de sanos. De cualquier forma, su proyecto pasa por crear su propio banco malo, donde aglutinará 13.000 millones de euros en inmuebles.

LOS ESPECIALISTAS

¿TIRAR LA TOALLA ANTE EL FUTURO PRÓXIMO?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00