sábado, 20 de diciembre de 2014

Está pasando
Temas relacionados:

Los estrategas de IAG en Londres han diseñado la opa sobre Vueling sorteando todo un posible conflicto laboral. Y lo han hecho con una declaración de intenciones que deja poco margen a la duda: Vueling va a operar desde Barcelona con vocación de crecimiento hacia Europa; IAG apuesta por mantener al equipo directivo que hoy lidera el consejero delegado Alex Cruz, y la empresa catalana será una low cost con modelo de negocio "distinto" al del resto de sociedades del grupo. Ni una sola palabra sobre un posible plan de fusión con la otra compañía de bajo coste de Iberia, Iberia Express, que es lo que abriría una nueva vía de conflicto. Es más, la opción queda descartada, según apuntaron fuentes oficiales a este periódico.

Express y la propia Vueling disfrutan de clara complementariedad. Mediante una integración de ambas se reforzarían mutuamente en el corto y medio radio; una opera desde Madrid y la otra desde Barcelona, y vuelan A320 de Airbus.

Habrá sido difícil no pensar en términos de integración, pero es que el matrimonio presenta serios problemas en estos momentos. La reciente anulación del laudo obligatorio, que puso paz en mayo entre Iberia y sus pilotos y dio legitimidad a la creación de Iberia Express, podría haber dejado en el limbo legal a la low cost de Iberia. Al menos así lo argumentan los pilotos de las compañía.

El convenio de la aerolínea española va contra la segregación de actividad de la matriz a sus filiales, una barrera que frena a Express y que fue levantada por el citado fallo arbitral. Además, el mismo convenio pone trabas a la participada Vueling para operar desde Madrid con código compartido de Iberia. Sólo la restauración del laudo, en términos semejantes a los del arbitraje anterior, podría allanar una posible integración entre ambas low cost, dando luz verde a la compañía resultante para operar desde Madrid-Barajas.

El Sepla recordaba ayer que Iberia Express "es ilegal" y que Vueling tiene limitado el uso de Madrid-Barajas como hub. Todo un aviso a navegantes si es que alguien en IAG piensa en un plan B a medio plazo.

Precisamente fue la creación de Express la que encendió el conflicto de Iberia y sus pilotos en diciembre de 2011, volviendo las aguas a su cauce en mayo de este año con el citado laudo dictado por Jaime Montalvo. En ese arbitraje se dejó sentado que en Iberia Express debía adoptar el escalafón único de Iberia, como concesión a los pilotos. Pero también se daba legitimidad al arranque de operaciones de la filial 100% Iberia, anulándose el anexo 10 del convenio.

Una vez que la Audiencia Nacional ha tumbado el propio laudo, ordenando su repetición por no haberse escuchado los argumentos de una de las partes afectadas, Iberia Express, el futuro de la low cost queda en el aire. "Sin laudo, Iberia Express es una segregación de actividad contraria al convenio", explican fuentes sindicales. Iberia niega la mayor y se siente con toda legitimidad para que su filial opere, con o sin laudo.

¿Tiene sentido que Express, en pleno lanzamiento, sobreviva si IAG se hace con el control del 100% de Vueling? Hay opiniones para todos los gustos, pero desde la propia Iberia se argumenta que a día de hoy ambas empresas tienen poco que ver. Es verdad que Vueling viene huyendo del apelativo low cost, el mismo que ayer le atribuyó IAG.

LOS ESPECIALISTAS

¿SE ACUERDAN DE LOS TIEMPOS COMPLICADOS?

Una visión desde los mercados

José Luis Martínez Campuzano

Ver

Asociados
© ESTRUCTURA GRUPO DE ESTUDIOS ECONÓMICOS S.A.- Miguel Yuste, 42 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 538 61 00